Mastín Napolitano

Mastín Napolitano

El Mastín Napolitano es una de las razas italianas más grandes que existen hoy en día. Su origen se remonta a la época de los romanos, los cuales los utilizaban como gladiadores y guardianes. Sin embargo, a pesar de su oscuro pasado, son unos excelentes animales de compañía. En esta guía del Mastín Napolitano conoceréis un poco mejor a este colosal canino. Además de su historia os enseñaremos cómo se comportan, su temperamento, enfermedades y cuidados.

Definición y origen

El Mastín Napolitano o «Mastino Napoletano» es una raza canina cuyo origen es Italia. Este can es descendiente directo de los antiguos perros molosos italianos de tipo dogo. El término de «mastín» viene del latín «massivus», cuyo significado es «macizo».

Estos molosos se originaron en la península Salentina o también conocida como península de Salento. Esta península está situada en el suroeste de Italia y pertenece a la región de Apulia.

Historia del Mastín Napolitano

El Mastín Napolitano, al igual que todos los mastines europeos, desciende del Mastín Tibetano o Dogo del Tíbet. Considerado como la raza más antigua de Asia y uno de los mayores exponentes de los mastines asiáticos. Además se considera el precursor o antepasado de todos los perros molosos que existen en la actualidad. Ya que reúnen todas las características y cualidades propias de estas razas. Estos mastines tienen más de 2000 años de antigüedad y posiblemente tengan sus raíces en Asia.

Origen sumerioOrigen griegoOrigen fenicio

Origen Sumerio

Estos antiguos mastines podrían tener como antepasados unos perros utilizados por la civilización Sumeria. Los sumerios criaban perros grandes, fuertes y muy poderosos. Muchos expertos e historiadores consideran estos perros como los antiguos descendientes del Mastín Tibetano. Los utilizaban para las batallas y para la caza de osos, leones y otras fieras. Eran altos, pesados, robustos, musculosos y tenían unas mandíbulas muy poderosas y una gran cabeza.

Los Sumerios expandieron estos perros por toda Mesopotamia alrededor del año 2000 a. C. Durante esa época, estos grandes molosos se utilizaron para proteger el ganado de las fieras y defender las propiedades.

Origen Griego

Existen varias teoría de cómo llegaron estos grandes molosos a Europa. Unos defienden que los primeros mastines asiáticos llegaron a Grecia desde la India alrededor del año 300 a. C. Probablemente fue a raíz de la victoria de Alejandro Magno sobre el Rey Poros en el Norte de la India. Alejandro recibió dos 2 ejemplares de esos molosos tras vencerle en el 326 a. C.

Se quedó fascinado por la capacidad que tenían para luchar y defender a su dueño. De ahí que a su regreso a Grecia se los trajo con él. Cuando Alejandro Magno viajó a Roma se los llevó y se conocieron y expandieron por toda Europa.

Origen fenicio

Numerosos expertos ingles en cinología defienden la teoría de que los introdujeron en Europa los fenicios. Cuando los sumerios los llevaron a Mesopotamia, estos molosos se expandieron por el norte, este y oeste hasta llegar a los fenicios. Y estos los llevaron a Britania en el año 500 a. C. y desde allí se expandieron por el continente europeo.

Esta teoría se basa en la presencia de unos grandes y feroces molosos en Gran Bretaña cuando llegaron los romanos. En siglo V a. C., Julio César, durante la campaña en las islas británicas, los encontró y se quedó impresionado de ellos. A su regreso a Roma se llevó varios ejemplares y los denominó «Pugnaces Brittaniae«. De ahí que sea posible que gracias a los fenicios, los romanos expandieran estos «molossus» por el Mediterráneo y resto de Europa.

Al caer el Imperio Romano y formarse los diferentes países en Europa, estos molosos quedaron distribuidos por todo el Continente. Los descendientes de ellos se desarrollaron y se criaron en distintas zonas adoptando el nombre de sus lugares de residencia. Los ejemplares de la región de Nápoles, cerca del Vesubio, se denominaron con el nombre de «Mastín Napolitano».

Referencias históricas

Existen piezas de terracota de origen mesopotámico con un gran parecido al Mastín Napolitano que conocemos en la actualidad. Estas piezas las podemos encontrar en el:

  • Museo Metropolitano de Arte de Nueva York: Se trata de un perro sentado con las orejas amputadas. Presenta unos pliegues en la piel muy parecido al actual y se puede apreciar una mandíbula y un hocico poderoso.
  • Museo de Arte de Chicago: Se trata de un ejemplar hembra cuidando de cuatro cachorros. Se puede apreciar una cabeza y un cuerpo poderoso similar al Mastín Napolitano que conocemos.

También podemos encontrar en el Museo Británico una pieza de terracota de origen asirio datada del siglo IX a. C. En este objeto aparece un perro al lado de su dueño el cual lo sostiene de un collar. Se puede apreciar muchos rasgos físicos similares al actual como las arrugas de la cabeza. Además da la sensación de ser bastante grande ya que la altura de su cruz llega al cinturón de su dueño.

Columela

Lucius Junius Moderatus, conocido por «Columela» fue un escritor agrónomo romano del sigo I d. C. En su obra «De re rustica» (Los trabajos del campo), escrita en el año 42, habla sobre la agricultura romana. En ella describe a los grandes molosos romanos y tienen mucha similitud con el Mastín Napolitano actual.

Los describe como unos excelentes perros guardianes de casas. Se criaban para ser grandes y que fueran animales pesados capaces de derribar a cualquier animal e incluso a personas. Estaban diseñados para cumplir su misión en lugares reducidos, de ahí que no destaquen por su velocidad. Su impresionante y terrorífica apariencia, consigue asustar a cualquier ser vivo que invada su territorio. Durante la noche, cuenta Columela, que se camuflaban en la oscuridad y atacaban sin verlos venir.

El temperamento de estos molosos era ni demasiado nobles ni demasiados violentos. Se comportaban ferozmente con los ladrones y mostraban lealtad a los miembros de la casa. En ocasiones los dueños les cortaban un dedo para convertirlos en minusválido de manera intencionada.

Establecimiento de la raza

Tal y como los describió Columela, estos perros estuvieron durante siglos por los campos italianos. Conservando su temperamento y sus rasgos físicos característicos. Puesto que se criaron en «Campania» en la región napolitana sin salir de allí. De ahí que también reciban el nombre de «Mastín de Nápoles«.

No fue hasta finales de la década de los 40 cuando se dio a conocer esta magnífica raza. Que por supuesto no existían documentos escritos que pudieran definir sus líneas de sangre. Fue en 1949 cuando aparecieron públicamente en una exposición canina en Nápoles. Allí, el escritor y periodista suizo Piero Scanziani se fijó en ellos y los bautizó como «Mastín Napolitano». De ahí que muchos le considere el padre de la raza.

mastino napoletano

Se interesó por ellos y trabajó duro para que se conocieran en todo el mundo. Él junto a varios aficionados y amantes de los perros redactaron en 1949 el primer estándar de la raza. A partir de ahí todos los ejemplares examinados se registraron. También ellos seleccionaban y decidían los ejemplares para la cría.

La asociación canina italiana (ENCI «Ente Nazionale della Cinofilia Italiana») lo reconoció como raza con el nombre de «Mastino Napoletano«. En honor a los habitantes de la región de Nápoles que lo mantuvieron con vida hasta hoy. Aunque hubo enfrentamientos ya que algunos fundadores querían llamarlos «Moloso Romano«. En honor a aquellos molosos antiguos que reinaron durante el apogeo de su Imperio. En 1949 la FCI la reconoció como una raza. A principios de la década de 1970 estos mastines alcanzaron una gran popularidad.

El primer ejemplar campeón de esta raza en Italia fue «Guaglione«, un perro de Scanziani.

Líneas de sangre

Entre 1947 y 1960 se realizaron diferentes crías fijando un tipo de raza diferente al actual. Poseían la piel mucho más apretada y con menos arrugas. A partir de 1970 salieron muchos de los mejores perros de esta raza. Como «Sansone I di Ponzano«, «Leone«, «Socrates di Ponzano«, «Madigam della Grotta Azzurra» y «Falco della Grotta Azzurra«. Todos ellos influyeron en los mastines tanto italianos como en los europeos.

Para ello se utilizaron importantes líneas de sangre. Como «di ponzano«, «del Gheno«, «del Vittoriale«, «di Fossombrone«, «del Castellaccio«, «Dello Stradone«, «Dell’Illimani«, «di ponzo» y «del sole«.

Expansión por Alemania

A finales de los años 70 se llevaron a Alemania 16 ejemplares de mastines, 10 machos y 6 hembras. De los 10 machos 2 eran del Norte de Italia y se llamaban «Enea di Ponzano» y «Aronne«. Y los 8 restantes procedían del Sur. Eran: «Mason della Grotta Azzurra«, «Attila della Grotta Azzurra«, «Unno«, «Sarno«, «Oro«, «Ur«, «Nerone» y «Califf della Dea Partenopea«.

De las 6 hembras 2 eran del Sur de Italia y eran «Teresina della Casa Lazzarone» y «Gilda di Ponzano«. Y las otras 4 procedían del Norte. Eran: «Bundessiegerin Romana della Grotta Azzurra«, «Europasiegerin Medea della Grotta Azzurra«, «Valeria della Grotta Azzurra» y «Europasiegerin Pacchiana«.

Por alguna extraña razón, que aún se desconoce, nacieron muy pocos perros de estos magníficos ejemplares.

Expansión por América

Es posible que durante la década de 1880 los inmigrantes italianos hubieran introducido estos perros en Estados Unidos. Pero no fue hasta 1973 cuando se ven por primera vez estos ejemplares. Fue a través de la señora Jane Pampalone que importó el primer Mastín Napolitano.

No obstante el principal importador de esta raza que Estados Unidos fue Michael Sottile. Fue presidente y fundador en 1973 del «Neapolitan Mastiff Club of America (IMCA)«. Mantuvo el registro de pedigríes y linaje de la mayoría de ejemplares estadounidenses. Además se dedicó a difundir todo lo necesario acerca de la raza. Hay quien dice que su abuelo, en 1902, introdujo 4 cachorros de manera ilegal en el país.

El Sr. Michael y la Sra. Jane Pampalone junto a la Sra. Joan (Moran) White, dieron a conocer esta raza. La promocionaron en exposiciones caninas y consiguieron que se conociera por todo el país alcanzando una gran popularidad. Salieron numerosos perros magníficos durante esos años. Como «Gavilan della Altafiumara«, «Mosé«, «Squarcione«, «Zimbo della Zacchera«, «Hatrim» y «Frazier della Grotta Azzurra«.

Durante la década de 1990 se fundaron la «American Neapolitan Mastiff Association» y el «United States Neapolitan Mastiff Club«. Y en el año 2004 la «American Kennel Club (AKC)« la reconoció como raza.

Utilización

Los romanos los utilizaban como perros gladiadores en espectáculos que se realizaban en los coliseos y anfiteatros de Roma. En estos combates o luchas en la arena peleaban con diversas fieras salvajes como leones, osos y tigres. Incluso también luchaban contra gladiadores.

Además se utilizaron como perros guardianes protegiendo las haciendas romanas. Estos estaban sueltos por los alrededores de las villas y sabían perfectamente cuales eran sus límites. También se utilizaban como bestias de carga y por las legiones romanas como perros de guerra combatiendo en las guerras.

A partir del Renacimiento su comenzaron a utilizar como perros de caza y perros de guarda. Y actualmente se utilizan como perros de compañía, guardián de granjas y propiedades, defensa personal y arrastre de trineos. Además son unos excelentes perros auxiliares de policía.

A menudo la mayoría de los propietarios se preguntan si ¿Es un perro de trabajo o de compañía?

Realmente es difícil separar ambas funciones ya que su función principal es la de perro guardián. Y mientras está desempeñando esta función le está haciendo compañía a su dueño y al mismo tiempo realizando su trabajo. El cual se lo toma muy en serio y le gusta cumplirlo a la perfección. Por eso es imposible decidir si es más un perro de trabajo o un perro de compañía.

Características del Mastín Napolitano

La principal característica de estos caninos es su apariencia de gran volumen, tamaño y peso. Además son bastante macizos, término que los describen a la perfección y con toda claridad. La longitud del cuerpo es un 15% más largo que la altura a la cruz. La proporción del cráneo con respecto al hocico es de 2 a 1. La longitud total de la cabeza es de 3,8/10 de la altura a la cruz.

Posee un movimiento muy característico de esta raza debido a su gran volumen. Tienen un movimiento ondulado y pesado. No es elegante ni llamativo ni tampoco hermoso. Sus pasos son muy parecidos a los de un felino, como puede ser los de un león. Además también son lentos y son muy parecidos a los de un oso.

Cuando van al trote se caracterizan por su gran empuje de sus miembros traseros y su gran extensión de los delanteros. No obstante no suelen galopar, sino que su marcha habitual es andando o al trote. Se tolera el movimiento apoyando en el suelo los miembros de un mismo lado a la vez.

Está clasificado de la siguiente manera:

  • Clasificación General: Se clasifican como una raza de Perros Gigantes.
  • AKC: Grupo 3: como perros de trabajo.
  • FCI: Grupo 2: Perros de tipo Pinscher y Schnauzer, Molosoides, Perros de tipo montaña y Boyeros suizos. Sección 2: Molosoides.
CabezaCuerpoColaPelaje

Cabeza

La cabeza es sólida, corta y masiva. Es ligeramente más ancha entre las mejillas que la longitud total de la cabeza. La piel de la cabeza es abundante y presenta arrugas y pliegues, sobretodo en la zona desde los párpados hasta los labios. Estas típicas arrugas nacen de los lados de los ojos y llegan hasta las comisuras de los labios.

El cráneo es ancho, plano entre las orejas en particular y ligeramente convexo por delante. Visto de perfil la parte superior del cráneo y la caña nasal parece que están paralelas. Los arcos cigomáticos sobresalen aunque sus músculos son planos. El stop o depresión naso-frontal está bien definido y pronunciado. El surco medio-central es claro y el occipucio es evidente.

Las orejas tienen forma triangular, son planas y pequeñas en comparación con el cuerpo. Cuelgan de forma natural a ambos lados de la cara pegadas a las mejillas. Cuando están cortadas tienen casi la forma de un triángulo equilátero y tiene una expresión de estar más alerta. No obstante no es un requisito ni influye en las calificaciones de los jueces en las exposiciones. Por lo que pueden participar con las orejas cortadas o sin cortar.

Rasgos faciales

Los ojos son más o menos redondos, aunque parecen pequeños y ovalados por los pliegues de la piel de encima. Se encuentra bien separados vistos en un nivel frontal. Su implantación no debe ser ni muy profunda ni muy sobresaliente. Sus ojos tienen una expresión penetrante. El color del iris de los ojos generalmente suele ser más oscuro que el color del manto. Excepto en los ejemplares que presentan en el pelaje un tono diluido, donde el color de los ojos es más claro. La piel en esta zona no debe presentar arrugas para no impedir su visión. Los párpados deben estar muy pegados al globo ocular.

El hocico es amplio, profundo y es aproximadamente igual el ancho que el largo. Su longitud debe ser igual a 1/3 de la longitud total de la cabeza. Los laterales de la nariz están paralelos y vistos desde el frente casi tiene forma de cuadrado. La profundidad del hocico es aproximadamente 2 veces su longitud. La trufa es grande y no debe salir de la línea de los labios. El color dependerá del color del manto. En ejemplares de color negro tienen la trufa de color negra. En los ejemplares marrones debe ser de color castaño. Y en el resto de ejemplares con otros colores la trufa es de color gris oscuro. Las ventanas nasales son amplias y están bien abiertas.

Mandíbulas

Los labios son gruesos, colgantes, pesados y carnosos. Vistos de frente se aprecia que las comisuras de los labios son el punto más bajo de los labios. En ellos se puede apreciar mucosas situadas en la vertical del ángulo externo del ojo. El labio superior tiene forma de una «V» invertida en su punto de unión. Las mandíbulas son potentes, fuertes y está bien desarrollada.

Los arcos dentales están adaptados perfectamente. Los dientes son blancos, están bien desarrollados, alineados regularmente y completos en número. La dentadura tiene la mordida en forma de tijera 0 en forma de pinza. También se admite la mordida de tijera invertida.

Cuerpo

El cuerpo es poderoso, rústico con músculos bien marcados. La línea superior es recta. La cruz es larga, amplia y no debe sobresalir demasiado. El dorso es ancho y su longitud es aproximadamente 1/3 de la altura a la cruz. La zona lumbar está bien desarrollada y se une armoniosamente con la espalda.

La grupa es amplia, robusta, musculosa y su longitud es igual a 3/10 de la altura a la cruz. El lomo es ancho, fuerte y musculoso. El pecho es amplio y los músculos pectorales están bien desarrollados. Las costillas son largas y están bien arqueadas. El tórax es bastante amplio.

El cuello es corto, bastante musculoso y tiene forma cónica. La parte superior del cuello es ligeramente convexo. Y la parte inferior está formada por una piel suelta formando una doble papada bien separada y marcada, pero no exagerada. Este pliegue comienza desde la mandíbula inferior y no llega hasta debajo de la mitad del cuello.

Extremidades

Los miembros anteriores desde el suelo hasta la punta del codo son verticales con unos huesos fuertes. Los hombros son largos y están bien inclinados con músculos largos, bien definidos y desarrollados. Los codos son paralelos y no deben estar girados ni hacia dentro ni hacia afuera. Los pies anteriores son grandes y están de forma redondeada. Los dedos están bien unidos y arqueados. Las almohadillas están bien pigmentadas y son muy duras. Las uñas son fuertes, tienen un color oscuro y están curvadas.

Los miembros posteriores son muy potentes y robustos. Los muslos son amplios, gruesos y claramente marcados. El hueso del muslo (fémur) con la cadera forma un ángulo de 90 grados. El corvejón es largo en comparación a la longitud de la pierna. Los pies posteriores son ligeramente más pequeños que los anteriores y los dedos están bien unidos. Las almohadillas son secas, duras y están bien pigmentadas. Las uñas también son fuertes, oscuras y están curvadas.

Cola

La cola es fuerte, gruesa en la raíz, ancha en su base y se va estrechando ligeramente hacia la punta. Debe llegar hasta la articulación del corvejón. Cuando el perro está en reposo la lleva colgando y curvada en forma de sable. En movimiento la lleva levantada horizontalmente o un poco más arriba sobre la línea superior. En algunos países es habitual que se amputen a 2/3 de su longitud.

Pelaje

El manto de un Mastín Napolitano es suave y su pelo es corto, espeso y fino. Debe tener el mismo largo en todas las partes de su cuerpo con un máximo de 1,5 cm de largo. No deben presentar ningún rastro de pelo largo.

Color del pelo

El más habitual es el gris azulado aunque se prefieren los colores gris, gris plomizo o plomo y negro. También podemos encontrar ejemplares con mantos de color castaño o pardo, caoba o rojizo y rojo o rojizo intenso. Todos ellos pueden ser atigrados.

Algunos ejemplares pueden presentar pequeñas manchas de color blanco en el antepecho y en la punta de los dedos. Se admiten colores como el avellana, marrón, amarillo o amarillo intenso (ciervo), leonado, gris suave o tortuga y el isabela.

Fotos de Mastín Napolitano

¿Cuánto mide y pesa?

Los ejemplares macho tienen una alzada de 65 a 75 cm. Las hembras son un poco más pequeñas y su altura oscila entre 60 y 68 cm. Suelen alcanzar su altura completamente alrededor del año de vida. Aunque algunos ejemplares, después de cumplir el año, pueden crecer unos pocos centímetros.

El peso de los machos está entre los 60 y 70 kg. Y las hembras pesan aproximadamente entre 50 y 60 kg. Este peso lo adquieren a partir de los 3 o 3 años y medio de edad.

¿Cuánto o cuántos años viven?

La esperanza de vida de un Mastín de Nápoles oscila entre los 8 y 10 años.

Temperamento del Mastín Napolitano

Estos ejemplares suelen tener un temperamento bastante tranquilo, apacible, sosegado y mentalmente muy equilibrado. No obstante cuando se ven obligados a pasar a la acción, reaccionan sorprendentemente muy rápidos.

Son valientes, duros, firmes y están seguros de sí mismos. No son perros fáciles ni tolerantes ya que son bastante dominantes, especialmente los machos. En ocasiones pueden ser obstinados, testarudos y si no reciben una buena socialización pueden ser tímidos. Y un Mastín Napolitano que sea tímido no debe utilizarse para la cría.

Los mastines napolitanos son muy inteligentes con cierta tendencia a pensar y son independientes. Son bastante obedientes y únicamente atacaran si se les ordena o si les provocan. Destacan por su nobleza y por ser majestuosos.

Comportamiento

Son amistosos, cariñosos con los suyos y sensible al ambiente del hogar. No son perros que les guste vivir en perreras ni en soledad. Ya que prefieren y necesitan estar continuamente en contacto con la unidad familiar dentro del hogar. Dentro de casa suelen tener un comportamiento bastante tranquilo e incluso a veces indolente.

Por naturaleza tienen un gran instinto de protección y defenderán su territorio. Saben detectar perfectamente quien tiene buenas y quien tiene malas intenciones. De ahí que se considere un excelente perro guardián, que protegerá a su familia y hogar con efectividad. Como buenos perros guardianes les gusta vigilar permanentemente su entorno.

También tienen la capacidad de posesión y de hacer suyo todo lo que está dentro de su hogar. Por eso si lo apartamos de nuestro lado a un rincón fuera de lo que considera su casa pueden coger ansiedad. Y esta ansiedad por la separación puede llegar a que adopten comportamientos destructivos.

Son cautelosos y no son demasiado ruidosos. Además no suelen ladrar mucho y únicamente lo harán si lo provocan. A lo largo de su historia han destacado por no alertar su presencia con sus ladridos a los intrusos y atacar sigilosamente. A pesar de su temible aspecto no son agresivos y no tienen tendencia a morder. Sólo morderán si existe una buena razón para hacerlo. No obstante si lo provocan puede ser muy violento.

Relación con otras mascotas

Los ejemplares machos pueden ser dominantes con otros perros del mismo sexo más que con las hembras. Ya que normalmente ellas toman el control y los machos, si lo aceptan, le cederán esa jerarquía. Si por el contrario no lo aceptan se pelearan por conseguir la autoridad dentro del grupo.

En cambio dos mastines napolitanos del mismo sexo, si nos puede ocasionar graves incidentes. De hecho necesitarán que los separemos continuamente porque intentarán dominarse el uno al otro. Y especialmente debemos separarlos mientras estén solos en casa para no encontrarnos heridas importantes en ellos.

Por lo general se mostrarán dominantes tanto con los perros que convivan en el hogar como con los de fuera. Aunque si han convivido desde una temprana edad cono otros animales se adaptarán sin problemas. Incluso con los gatos se mostrarán tolerantes. De hecho se creará un clima tan amistoso que los defenderá de cualquier peligro que puedan sufrir.

Relación con los extraños

Con los extraños se mostrará inicialmente desconfiado, reservado y defensivo. Sólo los aceptarán cunado ellos mismos decidan si pueden hacerlo. Ante un extraño o presencia de alguna visita indeseable reaccionarán rápidamente si detecta que son una amenaza para su familia. A los amigos de la familia los recibirá cariñosamente.

Relación con la familia

Les gusta estar fuertemente unidos a su familia y con su amo son muy fieles, leales, serviciales y complacientes. Son extremadamente protectores y no permitirán que nadie les haga daño. Tampoco les gusta que entre cualquier otra persona en la unidad familiar. La gran mayoría son muy caseros y familiares y estos cambios los llevan bastante mal.

Siente verdadero amor hacia su amo y prefieren estar con él antes que con cualquier cosa, persona o animal. Les seguirá a todas partes y su vida girará en torno suyo. Con unos pequeños gestos de cariño se convertirán en unos perfectos compañeros y amigos.

Relación con los niños

Con los niños se suelen llevar bien siempre y cuando se haya socializado desde cachorros. Serán bondadosos y dulces con ellos aunque tendrán que aprender ellos también a respetarlos. No obstante, por su gran tamaño, se recomienda vigilarlos especialmente si tenemos niños muy pequeños. Podrían tirarlos y lastimarlos sin querer.

mastiff napolitain

Con los amigos de nuestros hijos sí que debemos tener más cuidado. Ya que cualquier acción durante el juego puede interpretar que intentan dañarlos y los defenderá sin pensarlo ni un segundo. Tampoco debemos permitir que realicen juegos en los que pongan a prueba la fuerza de nuestro Mastín. Con juegos de forcejeo como luchas o intentar tumbarlos aprenderán rápidamente que ellos son más fuertes. Y por lo tanto, llegará un momento que no prestarán atención a nuestras órdenes.

Además de supervisar los juegos con los niños, debemos vigilarlos ante cualquier persona desconocida.

Enfermedades del Mastín Napolitano

Esta raza de Mastín es bastante resistente. No obstante, como sucede en todas las raza grandes, pueden sufrir enfermedades a causa de su tamaño. Como por ejemplo la displasia de cadera y codo, torsión de estómago, artritis, etc… El Mastín Napolitano es la raza de perro más afectada por la displasia de cadera según un estudio polaco. Este estudio se llevó a cabo en ejemplares displásicos de diferentes razas entre 1997 y 2006.

También puede padecer otras patologías como:

  • Cardiomiopatía dilatada. Es una enfermedad que afecta al músculo del corazón. En la mayoría de los casos se hereda y se comporta de manera diferente dependiendo la raza de perro.
  • Demodicosis o sarna demodética. Es una enfermedad hereditaria de la piel producida por el ácaro «Demodex Cani». Todos aquellos ejemplares infectados por este ácaro no deben utilizarse para la reproducción. De Hecho se deben castrar o esterilizar.
  • Golpes de calor e insolaciones. Aguantan mejor el frío que las altas temperaturas. Por eso que debemos proporcionarles espacios techados para resguardarlos de las horas fuertes de sol. Además de, por supuesto, darles abundante agua para mantenerlos frescos e hidratados.
  • Entropión (cuando el párpado se gira hacia dentro) y ectropión (cuando el párpado se gira hacia fuera). Se produce por el exceso de pliegues en la zona de la cabeza y cuello. Puede aparecer en algunos ejemplares aunque no es muy común en esta raza. Tienen solución quirúrgica si se coge a tiempo.
  • Panosteítis o cojera errante. Normalmente suele aparecer en cachorros en los 4 y 18 meses de edad. Es un dolor que va pasando de una pata a otra y produce cojera y dificultada para saltar y levantarse. Requiere de reposo y de antiinflamatorios.

Otras enfermedades

Además de las enfermedades expuestas anteriormente estos caninos pueden padecer otras patologías como por ejemplo:

  • Hipotiroidismo: Es una enfermedad endocrina en la que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas. Los síntomas son letargo, depresión, aumento de peso y tendencia a buscar lugares calientes. Puede afectar en la caída del pelo y la aparición de excesiva caspa.
  • Ojo cereza: Es una enfermedad genética y no es exclusivo de esta raza. Es cuando el tercer párpado y los tejidos que lo envuelven se debilitan. Cuando se produce un prolapso el tejido de color rojo (cereza) sale hacia fuera por el rabillo del ojo. Puede salir en mayor o menor medida. La glándula produce lágrimas y se corrige con cirugía. Algunos veterinarios cosen de nuevo la glándula bajo el tercer párpado, aunque este procedimiento no suele tener éxito. La mejor solución es extirparla dejando intacto el tercer párpado. Si se realiza correctamente no producirá el «ojo seco» o recurrencia.
  • Pioderma: Es la principal infección cutánea y se produce debido a sus pliegues. Si se mantienen limpios y libres de parásitos no será un problema que deba preocuparnos.
  • Traumas: Sobretodo traumas en las rodillas (lesión de los futbolistas). Es la ruptura del ligamento anterior que sostiene la rodilla. Se produce durante el movimiento del animal o al realizar un giro brusco. Requiere de intervención quirúrgica y posteriormente deben permanecer en reposo.
  • Adenitis sebácea.
  • Atrofia progresiva de la retina.
  • Sensibilidad a la anestesia y a los tranquilizantes.
  • Etc…

Estos mastines aguantan mucho el dolor y en ocasiones es difícil detectar que se resienten por algo. De hecho si tienen alguna molestia o lesión, se comportarán de igual manera durante las actividades diarias. Por eso es importante acudir al veterinario con frecuencia y le realice un examen completo.

Cuidados del Mastín Napolitano

Antes de adoptar uno de estos perros debemos tener en cuenta que necesitarán ciertos requisitos. Como por ejemplo tener el tiempo suficiente para poder atender todas las necesidades que requieren. Además la adopción de un ejemplar de este volumen nos costará un gran esfuerzo y desembolso económico.

Es importante disponer de un gran jardín o patio para que puedan estirarse y ejercitarse sin problemas. Por eso no se adaptan bien a vivir en pisos o departamentos reducidos. Para que puedan descansar plácidamente debemos habilitar un colchón blando o cualquier otra superficie cómoda. Tienen bastante peso y si duermen directamente sobre el suelo pueden aparecer marcas en la piel. También evitaremos la aparición de callosidades en sus codos y rodillas. Además se recomienda que tengan su espacio alejado de las corrientes de aire.

También debemos saber que tienden a babear excesivamente sobre todo los ejemplares machos más que las hembras. Esto se debe a que las comisuras de los labios quedan muy abiertas y colgantes. No obstante la mayoría de los ejemplares no suelen babear todo el tiempo. Normalmente lo suelen hacer cuando están nerviosos y en época de verano. Con lo que tendremos que emplearnos a fondo en casa para retirar todos estos restos de babas.

Un inconveniente de esta raza es, al igual que la mayoría de los mastines, que roncan bastante. Por eso no se recomienda para aquellas personas que tengan un sueño ligero.

Alimentación del Mastín Napolitano

Estos caninos se caracterizan por ser una de las razas más sucias para comer. Poseen unos grandes mofletes y unos labios muy gruesos que les hace esparcir la comida. Por eso es necesario limpiarles la boca unas cuantas veces durante el día. Además retienen comida después de haber terminado de comer. Suelen ser bastante desordenados con la comida y el agua. Una buena alimentación es fundamental para mantenerlo fuerte y poder lucir un pelaje brillante.

¿Qué come un Mastín Napolitano? Como todos los perros de raza gigantes poseen un apetito descomunal. Además estos caninos tienen tendencia a coger sobrepeso (obesidad) ya que de adultos no son muy activos. Por eso debemos proporcionarles alimentos bajos en grasas y variedades. Su dieta estará lo más equilibrada y balanceada posible y nunca debemos aliemtnarlos a base de sopas o alimentos ligeros.

mastiff napolitain

Si la dieta es artificial deberá basarse en un pienso seco de alta gama especial para perros de raza grande. Si optamos por comida casera deberá contener los carbohidratos y proteínas necesarias como el pollo, pavo o atún. También podemos acompañarlos con pasta, pan, croquetas, etc… Para fortalecer sus articulaciones podemos incluir en su dieta aceites esenciales como el pescado, linaza o semillas de lino.

¿Cuánto come? Estos grandes ejemplares necesitan grandes cantidades de comida y de agua. Suelen comer alrededor de 1 kg de alimento completo seco al día.

¿Cuántas veces hay que darles de comer? Se recomienda repartir la dosis diaria en 2 o 3 veces al día. Por su gran tamaño, si comen grandes cantidades de golpe, puede sufrir problemas estomacales. Como por ejemplo y el más común en estas razas es la torsión gástrica.

Higiene del Mastín Napolitano

La higiene de un Mastín Napolitano no requiere demasiado esfuerzo pero si debemos tener cuidado con ciertos aspectos. Es imprescindible llevar a cabo una buena limpieza para que la convivencia sea agradable. Además de mantener su manto brillante evitaremos que cojan infecciones que puedan derivar en enfermedades.

Baño y secado

Aunque el manto no requiere de muchos cuidados es importante mantenerlo limpio. Una de las cosas más valoradas en estos caninos es el brillo del pelo y el color azul intenso.

¿Cada cuánto tiempo hay que bañarlo? Se recomienda bañarlo 1 vez al mes. No obstante si está muy sucio y creemos que lo necesita podemos bañarlo sin problemas. Durante la época de muda es conveniente darles baños con más frecuencia. Ayudaremos a soltar el pelo muerto y prepararemos la piel para la salida del nuevo acelerando el proceso.

¿Dónde podemos realizar el baño? Podemos realizarlo en el interior de casa en una bañera adecuada a su tamaño. O en el exterior, en un jardín o patio amplio, con una manguera si es época de verano o hace mucho calor.

¿Cómo hay que bañarlo? Para bañarlo utilizaremos agua caliente y un champú de hidratación intensa especial para perros. Este debe contener un PH similar al de la piel para no dañarla. Durante el baño debemos prestar atención a la limpieza del interior de los pliegues de la cara. El champú debe penetrar hasta el fondo. Después enjuagaremos con abundante agua retirando todo el jabón.

Una vez terminado el baño comenzaremos con el secado. Para ello necesitaremos una toalla o un secador eléctrico a media temperatura. Lo secaremos con paciencia retirando el agua especialmente dentro de cada uno de los pliegues. No debemos dejar nada humedad en estas zonas.

Cepillado

El pelo de estos caninos no necesita grandes cuidados y es bastante fácil de cuidar. Además no requiere corte ni demasiado acicalado excepto durante la época de muda (primavera y otoño).

¿Cuántas veces hay que cepillarlos? Es suficiente pasarle el cepillo una vez a la semana ya que su pelo es muy corto.

¿Qué cepillo debemos utilizar? Se recomienda por el tipo de pelaje utilizar un cepillo de goma. Nunca debemos utilizar cepillos de púas ni cardas ya que no ayudan a retirar el pelo viejo. Y si insistimos podemos dañar su piel. Durante la época de muda es conveniente utilizar un cepillo de caucho o un guante de goma. De esta manera retiraremos todo el pelo muerto que queda pegado en el manto.

¿Cómo cortarle el pelo? En ocasiones puede crecer un poco el pelo en la zona del cuello, ancas, pies, cola, manos y detrás de las orejas. Para recortarlo podemos utilizar unas tijeras de esculpir de dientes cerrados.

Otros cuidados

Un cuidado especial es la limpieza de los pliegues de la cara, especialmente los de la zona de la boca. Como ya hemos comentado anteriormente tienden a acumular restos de alimentos en esa zona. Si no la mantenemos limpia pueden aparecer hongos y otros problemas de la piel. Se recomienda realizar una buena higiene en esta zona al menos 2 veces por semana.

También debemos mantener limpios los oídos retirando la suciedad con un paño húmedo. Para eliminar la cera acumulada en su interior podemos utilizar un líquido limpiador para disolverla. Evitaremos infecciones y enfermedades. La limpieza de los ojos se puede realizar con productos especiales para ello. Y las uñas se recomienda después de cada baño revisarlas y cortarlas si lo requiere.

Tampoco debemos olvidar mantener una limpieza bucal. Desde cachorros debemos coger el hábito de realizar un buen cepillado de diente periódico. De esa manera, al llegar a la edad de adultos, no nos costará nada mantener limpios sus dientes. Eliminaremos el sarro, el mal aliento y, además, reduciremos la probabilidad de que aparezcan enfermedades.

Es importante llevar al día la cartilla de vacunación. El veterinario administrará las vacunas correspondientes y marcará su calendario. De esta manera fortaleceremos su sistema inmunológico frente a las bacterias.

Otro aspecto es mantenerlos libres de parásitos como piojos, garrapatas y gusanos intestinales. Especialmente entre los meses de más calor (desde marzo a septiembre). Para combatirlos existen pipetas y collares antiparasitarios que se pueden adquirir en tiendas especializadas de animales.

Ejercicio

Estos caninos no son muy activos pero requieren de una cantidad normal de ejercicio diario. Un ejemplar adulto necesita 1 hora diaria de actividad para mantenerlos física y mentalmente en perfecto estado. Les gusta mucho jugar y corretear, sin embargo no les gusta andar durante horas. Por eso se recomienda darles al menos 2 o 3 paseos al día y no ser excesivamente largos.

Prefieren realizar las actividades y los ejercicios al aire libre y en espacios abiertos. Un factor a tener en cuenta a la hora de realizar estas actividades es el calor. Por eso debemos evitar las horas del día de más calor especialmente en época de verano. Que realizaremos sus actividades a primera o a última hora del día.

mastiff napolitain

Crecen rápidamente, poseen mucha energía y no tienen altura a la hora de jugar. Por eso es importante que controlemos su ejercicio para evitar que se fatiguen en exceso. Durante la fase de crecimiento, debemos evitar los juegos bruscos, los saltos desde gran altura y los giros rápidos. También debemos evitar que suban escaleras con frecuencia y bastará con darles paseos cortos.

Teniendo estas precauciones con nuestro Mastín Napolitano cachorro conseguiremos dos cosas. Primero evitar que toda esa energía les convertirán en animales con huesos y músculos muy poderosos. Y segundo evitar que al ejercitarlos demasiado le podamos ocasionar diferentes problemas físicos especialmente en músculos y articulaciones.

Educación

La educación debe comenzar desde cachorros para que aprendan qué posición ocupan jerárquicamente dentro del hogar. Para llevar a cabo un buen aprendizaje es necesario tener mucha paciencia y ser muy constantes. Además para conseguirlo deben criarse de manera equilibrada, armoniosa, con firmeza y honestidad. Y siempre debemos estar alerta e intentar adelantarnos a sus pensamientos y acciones ya que son bastante impredecibles.

Es importante desde el primer día establecer unas normas y que las cumplan de forma tajante. Deben aprender lo que pueden hacer y lo que no les está permitido. Órdenes como las de sentarse o permanecer quietos son imprescindibles que aprendan cuanto antes. Les gusta mucho perseguir a cualquier cosa que esté en movimiento. Como animales, es fácil verlos perseguir gatos, y personas, como a los ciclistas o personas corriendo.

Dónde hacer sus necesidades o cómo deben pasear son una de las primeras cosas que deben aprender desde el primer día. También debemos enseñarle a no tirar de la correa, y nos obedezcan cuando se lo ordenemos. Tienen que aprender que somos nosotros y no ellos los que decidimos el camino a tomar. Además evitaremos altercados con otros perros en caso de haber un conflicto entre ellos.

Por último, uno de los principales objetivos de su educación es que aprendan a no abalanzarse sobre las personas. Tienen un gran tamaño y pueden ocasionar grandes problemas sin querer.

Socialización

Estos perros tan enormes y con tanta fuerza requieren de una buena socialización. Y esta debe empezar lo antes posible desde cachorros. Es importante que tomen contacto desde el primer día con todos los miembros del hogar, especialmente con los niños.

También debemos socializarlos con las demás personas, tanto conocidas como extrañas. De esta manera aprenderán a comportarse correctamente y no ser agresivos. Además tienen la fuerza suficiente para tumbar a cualquier persona con facilidad.

Cuando el veterinario nos recomiende comenzar los paseos es importante socializarlos con el entorno. Deben acostumbrarse a los diferentes lugares y circunstancias que les rodea. Sobre todo con los sonidos y ruidos de la calle, la gente paseando, los vecinos, los demás perros, etc… Para ello durante sus primeros paseos es conveniente dejarlos que se acerquen a investigar todo lo que quieran.

Durante estas salidas conseguiremos que aprendan a distinguir una amenaza de algo normal. Y sobre todo evitaremos que se vuelvan desconfiados o que tengan miedo de algo fuera de lo habitual. Hay que procurar que tengan buenas experiencias con todo tipo de gente, animales y situaciones. Cualquier situación desagradable puede cambiarle el carácter.

No obstante es importante continuar con esta socialización a lo largo de toda su vida. Si adquirimos un Mastín Napolitano adulto debemos comprobar antes de llevarlo a casa de que haya recibido una buena socialización. Si adoptamos un cachorro a través de un criadero es importante que se haya criado dentro del hogar. Deben estar bien familiarizados con sonidos de las casa como el teléfono, timbre, etc…, y además con las personas.

Muchos propietarios de esta raza dicen que con un alto grado de socialización, pierden sus cualidades como perros guardianes. Y está demostrado que ese instinto desarrollado durante tantos siglos es difícil de cambiar.

Adiestramiento del Mastín Napolitano

El adiestramiento debe empezar desde una temprana edad para poder manejarlos sin problemas. Son muy inteligentes y aprenderán cualquier ejercicio con facilidad. El dueño adecuado para el adiestramiento de estos perros debe ser tranquilo, tener firmeza y una autoridad natural. Es fundamental que tenga la confianza suficiente y la capacidad y constancia de mantener el liderazgo. Y siempre llevar mucho cuidado para no molestarlos o excitarlos demasiado.

Se debe llevar a cabo en un ambiente relajado, tranquilo donde reine la comprensión y el respeto mutuo. Aunque en ocasiones se muestren tercos y obstinados, obedecerán sí reconocen la autoridad de su amo y comprendan la orden. Las órdenes que consideren incoherentes o inútiles no las aprenderán ni obedecerán.

Para conseguir nuestros objetivos se recomienda utilizar el método de refuerzo positivo. Nunca debemos gritarles ni castigarlos ni maltratarlos. Conseguiremos más de ellos y nos ganaremos su confianza mediante gestos, palabras y acciones cariñosas. Tampoco es bueno forzarlos ni someterlos a ejercicios de manera agresiva.

Nunca bajo ningún concepto debemos adiestrarlos para el ataque ya que podría convertirse en perros muy peligrosos. También adoptarán un comportamiento violento si no somos capaces de adiestrarlos correctamente. Por eso no es apropiado para dueños inexpertos o primerizos ni tampoco para personas nerviosas. Tampoco se recomienda para personas débiles tanto en carácter como en fuerza física.

Si fracasamos y nuestro Mastín Napolitano adopta un mal comportamiento se recomienda acudir a un experto en adiestramiento canino. Corregirá a nuestra mascota y nos dará las indicaciones necesarias para que no vuelva a ocurrir.

Entrenamiento

Debemos empezar con su entrenamiento, si es posible, antes de los seis meses de vida. A partir de esa edad comienza a ser un poco testarudos y nos costará bastante más que colaboren. No obstante, a partir de los 3 meses de vida, se recomienda que asistan a clases de entrenamiento para cachorros. Nos facilitarán el trabajo para comenzar con su entrenamiento y aumentará su capacidad para trabajar con nosotros.

Durante las sesiones es importante que aprendan las órdenes básicas de obediencia. Esto también nos ayudará para completar satisfactoriamente su educación y socialización. Por eso es más importante y necesario el entrenamiento de obediencia que un entrenamiento de defensa o protección. Aunque en pruebas de obediencia no responden tan rápido como otras razas, suelen recibir calificaciones altas. Se mueven con mucha lentitud, son muy observadores y parecen como si pensaran minuciosamente las órdenes antes de ejecutarlas.

Es suficiente con dedicarles de 10 a 15 minutos al día, en los que repasaremos las órdenes y ejercicios ya aprendidos. Después iremos introduciendo nuevos ejercicios y normas para estimularlos. Para ello se recomienda juegos de inteligencia para mantenerlos activos mentalmente y ejercicios de habilidad para mantenerlos físicamente. Con un buen entrenamiento conseguiremos que su movimiento sea un poco más elegante y armonioso.

mastino napoletano

No se recomienda entrenarlos basándose en un entrenamiento de agilidad o resistencia física. Aunque existen excepciones, no suelen destacar en estos campos. Son perros muy pesados y se fatigan con facilidad.

¿El Mastín Napolitano es un perro peligroso?

La función principal de esta raza es la de ser un guardián por naturaleza. Como buen defensor y extremadamente protector puede llegar a tener comportamientos agresivos y violentos. Pero eso no quiere decir que sea un perro peligroso al que debamos mantenerlo atado y apartado en una jaula. Su comportamiento dependerá directamente de la educación, socialización y adiestramiento que reciba. Además del afecto, cariño y trato que reciba por parte de sus dueños.

Es cierto que tienen un gran tamaño y que, junto a sus abundantes pliegues, les da un aspecto temible y ahuyentador. También tienen fama por su pasado oscuro y sanguinario en los que eran verdaderas bestias de combate. Pero es importante saber que solamente es eso, y que el Mastín Napolitano no es un perro agresivo ni peligroso.

No obstante, por dueños inexpertos o incapaces de adiestrarlos y educarlos correctamente, existen ejemplares napolitanos incontrolados. En muchos países y en algunas zonas de España están catalogadas como perros potencialmente peligrosos.

Cuidados del cachorro Mastín Napolitano

Los cachorros napolitanos son muy activos, cariñosos, juguetones y muy tiernos. Poseen mucha energía que poco a poco irá disminuyendo conforme pasen los años. Por eso, cuando son adultos, son mucho más tranquilos y duermen bastante más. Una característica de estos animales es que todos los cachorros nacen con los ojos de color azul. Y a partir de los 4 meses de vida aproximadamente cambian según el color de su pelaje.

¿Cuántos cachorros pueden dar una hembra? Un ejemplar Mastín Napolitano hembra puede tener en una camada de 6 a 9 crías aproximadamente. No obstante, la cría de estos caninos es muy costosa y bastante difícil de conseguir.

¿Cuándo son adultos? Como sucede en todas las razas caninas de gran tamaño, los mastines napolitanos tienen una etapa larga como cachorros. Estos ejemplares maduran muy lentamente y alcanzan la edad de adulto al cumplir los 3 años de vida.

¿Cómo alimentar a un cachorro? Es fundamental proporcionarles alimentos de buena calidad. Una buena dieta debe basarse en un pienso de alta gama bajo en cereales y con los nutrientes necesarios. La alimentación de un cachorro es fundamental para que crezcan y se desarrollen de forma saludable y sin problemas.

¿Cómo debemos socializarlos? En los primeros paseos del cachorro es muy importante dejar que se le acerquen las personas. Debemos dejar que lo acaricien con total normalidad y tranquilidad. También es bueno dejar que los huelan los demás perros con los que nos encontremos. Es importante que cada vez que interactúen de forma positiva les mostremos satisfacción por su buen comportamiento.

Fotos de cachorro Mastín Napolitano

Curiosidades

Durante estos últimos años, el Mastín Napolitano ha llegado a países com el Reino Unido y Australia. A países de Europa como Bélgica, Holanda, Hungría y Yugoslavia se exportaron numerosos ejemplares. En muchos de ellos, hoy en día, siguen produciendo excelentes perros de esta raza.

¿Qué significa «MASTINARI«? Es una palabra italiana que se utiliza para referirse a los verdaderos criadores del Mastín Napolitano. Aquellos conocedores de la raza, que con sangre, sudor y lágrimas han criado y producido ejemplares considerados magníficos.

Este término no se aplica a criadores con poca experiencia ni tampoco a un criador determinado. El verdadero «criador mastinari» debe tener como principal objetivo obtener el ejemplar Mastín Napolitano perfecto.

Mastín Napolitano
5 (100%) 5 vote[s]

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer