perro labrador retriever

Labrador Retriever

El Labrador Retriever es una de las razas caninas más queridas y populares de todo el mundo. En numerosos países ocupan el puesto número 1 en ejemplares registrados. En el continente americano y en Estados Unidos es la mascota preferida por encima de otras razas populares de allí. A todos los que les gusten las mascotas, en multitud de encuestas, piensan en adoptar uno de estos perros. Por eso, os dejamos con esta guía del Labrador Retriever, donde conoceréis su origen, historia, características, temperamento, etc…

Definición y origen

El Labrador Retriever es una raza canina que tiene su origen en Canadá. También se le conoce con el nombre de «perdiguero de labrador» o «cobrador de labrador». Se cree que es autóctono de la isla de Terranova.

Aunque nos referimos muchas veces como Labrador, debemos de saber que este término a secas es incorrecto. Un perro «Labrador» es un «cobrador de caza», cuyo significado en inglés es «Retriever». El origen del término «Retriever» se debe a que son unos cazadores profesionales.

En cambio, el origen del término «Labrador» se debe a una isla llamada «Newfoundland». Esta se encuentra al sur de la costa del Labrador en Canadá.

Historia del Labrador Retriever

La historia del Labrador Retriever comienza en la isla de Newfoundland en Canadá durante el siglo XVII. Allí se instalaron unos pescadores rebeldes que se refugiaron en esta isla. Llegaron nadando después de haber saltado al agua desde los barcos que pasaban por allí cerca. Estuvieron dos siglos aproximadamente gobernándose ellos mismos imponiendo sus propias leyes.

Dos siglos antes de la llegada de estos pescadores, habitaban en la isla unos esquimales. Aunque no hay constancia que tuvieran ejemplares de estos animales con ellos. Fue durante la estancia de los pescadores en esta isla cuando se originó el primer Labrador Retriever.

Creyeron que tenían algún parentesco con los «Terranova» y los denominaron «Perro Menor de Terranova». En la isla habitaban otros perros introducidos por los colonos, pero poco a poco se sustituyeron por estos. Los llamaron así porque eran más pequeños, menos fuertes y con menos pelo que los perros Terranova. Aun así compartían una característica, los pies palmeados.

No existen registros de estos perros en aquella isla. La supervivencia era lo principal para aquel grupo de hombres.

Perro de Aguas de San Juan

Tanto la raza «Terranova» como el «perro menor de Terranova» son descendientes del perro de aguas de San Juan. Se originaron en la «isla de Terranova», actualmente provincia de «Terranova y Labrador» de Canadá. Posiblemente surgieron por la cría de varias razas de perros por colonos durante el siglo XVI.

Mientras que el actual Labrador Retriever tiene el color negro, amarillo y marrón, estos eran principalmente negros. Se decía que era el mejor perro de caza con diferencia.

perro de aguas de san juan antiguo
Perro de Aguas de San Juan

Las características del perro de aguas de San juan eran su pecho blanco, patas, hocico y morro. Estos rasgos aparecen con frecuencia en labradores mezclados y en los de raza pura en el medallón. Este es un punto muy pequeño blanco en el pecho. También puede contener pequeños mechones blancos en las patas y en el hocico.

Los antepasados del perro de agua de San Juan no saben quiénes son con certeza. Posiblemente fueron una mezcla de diferentes razas de perros de trabajo procedentes de Inglaterra, Portugal e Irlanda.

Estos perros de aguas de San Juan se dividieron en dos tipos o líneas: Terranova Mayor y Terranova Menor.

Terranova Mayor

Es el resultado de cruzar el perro de aguas de San Juan con el Mastín. Estos los trajeron pescadores portugueses que faenaban por esas aguas durante el siglo XVI. Eran enormes, con un gran peso y de pelo muy largo.

perro terranova mayor
Terranova Mayor

El Terranova mayor es el antepasado de la raza actual del «Terranova».

Terranova Menor

Al contrario del terranova mayor era más pequeño, ligero y de pelo mucho más corto y más suave. Lo utilizaron y criaron principalmente los pescadores ingleses e irlandeses. Eran muy buenos en las labores de llevar los cabos de un embarcación a otra. Para recoger y sacar las redes del agua también eran perfectos. Viendo sus cualidades los utilizaron para la caza de aves que habitaban en la isla.

Durante mucho tiempo fueron un auténtico tesoro muy valioso para estos pescadores. Eran perros muy leales, no tenían miedo al agua, más bien les encantaba, y siempre estaban dispuestos a trabajar.

Por su pequeño tamaño se adaptaban bien a las pequeñas embarcaciones de pesca y no estorbaban. La forma de sus pies (palmeados) y la amplitud de su pecho les convertían en unos magníficos nadadores. Su pelo impermeable les protegía de esos climas tan fríos y helados tanto en tierra como en el agua gélida.

perro terranova menor
Terranova Menor

El Terranova menor es el antepasado del «Labrador Retriever».

¿Cómo llegaron a Gran Bretaña?

El pequeño perro de Terranova se importó a «Poole», región de Inglaterra, en el año 1800. James Edward Harris, segundo Conde de Malmesbury de Inglaterra, fue el que los introdujo desde la península canadiense del Labrador. Una historia cuenta que un día vio a estos perros en un barco pesquero inglés. No tardó en hablar con esos comerciantes para que les trajeran varios ejemplares de ellos. Los querían, por su habilidad y capacidad, para ayudarles en la recuperación de patos ya cazados en sus fincas.

James Howard Harris, el tercer Conde de Malmesbury, fue el primero en este país en criar a estos perros. Su criadero se basaba exclusivamente al desarrollo y establecimiento de la raza.  También fue el que cambió su nombre por el de Labrador Retriever.

La cría se realizaba exclusivamente con perros importados de Terranova por sus cualidades. Se centraron en mejorar su temperamento y consiguieron ejemplares magníficos. La alta burguesía los apreciaba como perros de caza y cobradores de aves de agua y de tierra. Alcanzaron tanta popularidad que en 1903 se reconocieron como raza por la Kennel Club (sociedad canina del Reino Unido). 

A partir de allí muchos criaderos ingleses comenzaron a reproducirlos. En esa época hubo dos factores que impidieron la repatriación de estos ejemplares a su país de origen (Canadá). Por un lado, hubo una gran subida de impuestos en la isla de Terranova a todos aquellos que tenían perros. Por otro lado, al mismo tiempo hubo una cuarentena por la «rabia» en Inglaterra. Estas dos condiciones tuvieron grandes consecuencias negativas. La disminución de los ejemplares en Inglaterra y la extinción del perro de San Juan en su país.

Al principio se clasificaron como «Perros de Caza» hasta que en 1904 se diferenció esta raza clasificándolas como «Cobradores».

Labrador Retriever amarillo

El primer «Club del Labrador» en Inglaterra se fundó en el año 1916. Sus fundadores, Lady Howe y Lord Knutsford, hicieron la primera prueba de campo en 1920. Tres años más tarde, en 1923, establecieron el estándar de esta raza. De ahí salieron numeroso campeones en concursos de belleza y en pruebas de trabajo. Uno de los más importantes fue «Bolo», el preferido de Lady Howe.

La gran mayoría de estos perros eran de color negro y apenas se veían amarillos. A partir de la Segunda Guerra Mundial hubo un aumento de estos ejemplares convirtiéndose, popularmente, muy codiciados. En el año 1899 se registró el primer ejemplar amarillo que salió de padres de color negro llamado «Ben».

Los primeros registros en Inglaterra son un poco confusos por la inscripción de ejemplares amarillos o dorados. A estos se les llamaban «Golden Retriever» y a los de color negro o marrón chocolate «Labrador Retriever». Con lo cual un labrador de color amarillo inscrito en aquella época pudo ser perfectamente un Golden Retriever.

Este error fue la consecuencia de no especificar la longitud del pelaje de esos ejemplares. La principal diferencia entre ambos es que el Golden Retriever tiene un pelo más largo, ondulado y pomposo.

Criaderos

Uno de los más importantes fue el criadero de «Buccleuch». Se dedicaban a la cría del Labrador Retriever de color marrón chocolate. De los primeros siete inscritos en el Kennel Club, seis procedían de este criadero. De allí salieron numerosos campeones muy famosos como «Peter», que destacó en las pruebas de campo.

Otro criadero es «Wolverton», fundado por la Familia Real de Inglaterra. Sus fundadores fueron el Rey Jorge VI y la Reina Isabel II. En la actualidad este criadero se llama «Sandrigham». Es una finca de caza de los reyes en la cual, todos los años, se celebran los campeonatos de campo.

Estas pruebas son más exigentes que las de Estados Unidos. Las de allí se basan exclusivamente a imitaciones de caza muy básicas. Los labradores ingleses que participan en estas pruebas de campo tienen un temperamento mucho más estable que el americano. Estos son mucho más nerviosos porque están condicionados por el adiestramiento con correa imitando a los antiguos labradores.

¿Cómo llegaron a Estados Unidos?

Aunque esta raza surgió cerca de Estados Unidos no se vieron allí hasta poco antes de la Primera Guerra Mundial. Lady Howe los volvió a introducir, ya que se habían extinguido, en el norte de América. Lo hizo mediante un regalo a unos deportistas de «Long Island» (Nueva York).

Estos deportistas eran cazadores de alto nivel y utilizaban perros para recobrar las aves acuáticas. Utilizaban otros perros de caza como los «Pointer» y los «Setter». Al ver las habilidades de estos los sustituyeron rápidamente convirtiéndose en sus preferidos para este deporte. «Long Island» es el lugar perfecto por el terreno y la existencia de abundantes faisanes, patos y otras aves salvajes.

perro labrador retriever recobrador
Labrador recobrador

El primer ejemplar inscrito en la American Kennel Club fue en 1917 y era una perra escocesa llamada «Floss». Por aquellos años no eran muy populares y había muy poquitos ejemplares de ellos. El ciudadano estadounidense no los pretendía como un animal de compañía o como mascota. Tampoco para exhibirlos en concursos caninos. De ahí su poca dedicación para la cría y el poco aumento en número de ejemplares.

En cambio, la clase alta de la ciudadanía, los querían para sus fincas y los deportes relacionados con la caza. Justamente en esa época, en escocia, estos caninos eran muy populares y existía una gran atracción a estos deportes. De ahí que solamente había los demandados por estas familias pudientes para utilizarlos como perros de cobradores. Estos labradores, se importaban de los mejores criaderos de Inglaterra.

En 1932 se reconoció oficialmente esta raza por la American Kennel Club.

Primer Club

El primer club del Labrador Retriever en Estados Unidos se fundó en Nueva York en 1931 por familias pudientes. Entre ellos, Franklin B. Lord, era uno de los fundadores y el que realizó el primer concurso.

Esta prueba de cobradores se hizo en diciembre de ese mismo año y participaron 27 perros labradores. Al año siguiente se celebró la primera exposición con la participación de 33 ejemplares. El ganador del primer concurso de belleza de esta raza fue «Boli».

Este club, en la actualidad, está afiliado a la American Kennel Club y defiende el estándar de esta raza perfectamente. Aunque continua en una línea clara para grandes deportistas, personas de clase alta y exclusivos para varones.

Utilización

Sus antepasados en la Isla de Terranova (S. XVIII) se utilizaron principalmente como perros de caza.

En el siglo XIX, se llevaron a Gran Bretaña. La alta Burguesía los utilizó principalmente como perros recobradores de aves cazadas que caen al agua. Eran capaces de resistir nadando durante largos períodos de tiempo en el agua a baja temperatura hasta conseguir la presa. También se les conoce como perros perdigueros.

Un siglo después, se estableció como raza. Dejaron al lado todas las anteriores labores para convertirse en unos excelentes perros de compañía.

Por su obediencia, tranquilidad y fiabilidad que han demostrado, en la actualidad se utilizan como perros de trabajo. Son excelentes como rastreadores, por su gran olfato, de ahí que los utilicen los cuerpos de policía. Tienen una gran capacidad para detectar todo tipo de objetos y sustancias. De ahí su utilización en temas de antidrogas, rescate acuático, antiexplosivos, búsqueda de personas, etc…. Estas unidades de perros son la denominadas y famosas «brigadas caninas».

Una de sus cualidades es que poseen un gran valor y no temen a nada ni a nadie. De ahí su participación en diferentes guerras como perros militares en funciones de rastreo y salvamento.

También son buenos perros de guía para ciegos (lazarillos). Estos son los llamados perros de ayuda o de asistencia. Son capaces de ayudar a personas que tengan cualquier discapacidad. Incluso pueden detectar enfermedades como el cáncer y la diabetes, aunque no está confirmado al 100%.

Labrador Retriever inglés y americano

En esta raza de perros podemos distinguir dos líneas de trabajo: línea americana y línea inglesa. La principal diferencia entre ambos está en el físico. Quizá puedan ser más activos los labradores americanos por su constitución.

No obstante el carácter dependerá de los genes transmitidos por sus antecesores. Tanto en una línea como en otra los machos son más grandes que las hembras.

Existe una línea francesa pero forma parte de la línea de trabajo inglesa o europea.

Línea Inglesa

Los labradores ingleses son más gordos, fornidos y robustos. La cabeza es más grande, el cuello es musculoso y el pecho es más macizo.

Las patas son más cortas pero bien desarrolladas dando la impresión que son enanos ya que tienden al enanismo. Una característica notable es la «cola de nutria», espesa y redondeada. En los cachorros se puede observar con claridad esta diferencia.

El principal uso en Inglaterra es la de perro de compañía. No obstante podemos verlos en concursos de belleza y de caza.

Línea Americana

Son más atléticos, estilizados y delgados. Tienen el hocico más estrecho y la cabeza más alargada. Las patas son ligeramente más finas y más largas. Sus ojos orejas son un poco más grandes si las comparamos con su cráneo.

En el continente americano se usan principalmente como perros de caza y de trabajo o de terreno. Aunque también  podemos verlos, y cada vez más, como perros de compañía.

El color chocolate o marrón es más común en los labradores americanos que en los ingleses.

Características del Labrador Retriever

Son perros de tamaño mediano, y se caracterizan por ser fuertes, robustos y musculosos. Posee un movimiento seguro y cubre suficiente terreno al andar. Las extremidades anteriores y posteriores se desplazan de forma paralela al eje del cuerpo.

Está clasificado de la siguiente manera:

  • Clasificación General: Se clasifican como una raza de Perros Grandes.
  • AKC: Grupo 1: Como perros deportivos y de muestra.
  • FCI: Grupo 8: Perros cobradores de caza, Perros levantadores de caza y Perros de Agua. Sección 1: Perros cobradores de caza.
CabezaCuerpoColaPelaje

Cabeza

La cabeza es robusta y está afilada. El cráneo es ancho, bien desarrollado pero no excesivamente. Las mejillas no deben ser carnosas.

Las orejas no son muy grandes ni pesadas. Son de inserción posterior y ambas se encuentran colgando a ambos lados de la cabeza.

El hocico tiene una longitud ni muy larga ni muy corta y no deberá estar afilado. El stop o depresión naso-frontal está muy pronunciado. La trufa, bordes de los párpados y ojos es de color negro en ejemplares negros o rubios. En los de chocolate serán de color hígado.

Los ojos son de tamaño mediano dando un aspecto de tener una gran inteligencia. En ejemplares negros, sus ojos, serán de color marrón castaño. En ejemplares de color marrón chocolate serán dorados, castaños o color avellana.

La dentadura es fuerte, poderosa y completa con mordida en tijera. No deberá ser muy larga.

Cuerpo

El cuerpo es de complexión robusta y fuerte, con una línea superior recta. Los lomos son amplios, cortos y poderosos. Sus fuertes cuartos traseros no deberán estrecharse en la base de la cola. El cuello es largo, delgado y fuerte. Es poderodo, nítido y está bien colocado sobre sus hombros

El pecho es amplio y profundo y las costillas tienen forma redonda y están arqueadas. Cuando el ejemplar tiene un peso excesivo no tendrán esta forma abarrilada.

Los hombros están ligeramente inclinados y las patas son rectas y muy fuertes. Los pies son redondos y compactos. Los dedos están bien arqueados. La babilla está angulada y el corvejón descolgado.

Cola

La cola es ancha y espesa en su base, de inserción media y tiene una longitud moderada. Está rodeada de pelo corto y muy espeso dando la impresión de tener forma redondeada parecida a un cilindro. Es conocida como «cola de nutria». Esta forma es muy peculiar y muy característica de esta raza, que la hace diferente del resto. Puede llevarla con alegría pero nunca enroscada sobre el dorso.

Pelaje

El pelo de un Labrador Retriever es también una característica distintiva de esta raza. Es denso, corto y puro. Tienen subpelo impermeable y resistente al agua. No deberá presentar ondulaciones ya que son de pelo liso. Todos aquellos ejemplares que posean pelo largo no se consideran como raza.

Color del pelo

En una misma camada pueden salir de diferentes colores. Existen 3 variedades de color:

  • Negro: A menudo pueden llevar una pequeña mancha de color blanco en el pecho. Y en ocasiones en camadas de color negro puede haber un único cachorro totalmente amarillo.
  • Marrón o Chocolate: Siempre tirando de un tono medio a marrón oscuro. También se llama «hígado».
  • Arena o Amarillo: En todas sus tonalidades desde el canela o crema muy clarito hasta el rojizo. Los ejemplares de color crema clara o canela se venden como blancos. También se conoce como «rubio».

Fotos de Labrador Retriever

Los ejemplares de color gris o plata (plateado) no se consideran de pura raza. En los principales clubes del mundo se pueden registrar este color con ciertas condiciones. Por ejemplo, en la Kennel Club de Inglaterra se pueden inscribir no como «color plata» sino como «color no reconocido».

Un Labrador Retriever de raza pura tampoco presentará rayas o manchas de color tostado. Solamente un poco de pelo de color blanco en el pecho, en las patas o en la cola.

Genética del color

La genética del color del pelo hace que pueda haber cachorros de varios colores en una misma camada.  Esto se debe a tres tipos de Genes:

  • Locus B: Este gen determina la densidad que tienen los gránulos de la capa de pigmento. Tendrán el color de pelo negro si los gránulos son densos. O por el contrario, de color chocolate si los gránulos son poco densos o escasos.
  • Locus E: Es el que decide si se produce la pigmentación o no. Es decir,  decide si se produce la «eumelanina» o por el contrario se produce la «feomelanina». En este caso únicamente podrá ser amarillo.
  • Locus K: Reside el dominante negro, el alelo k. Por lo tanto en el perro labrador negro o chocolate residirá este gen alelo k.

Pigmentación amarilla

El color amarillo de esta raza se debe al «Locus E» independientemente de «Locus B» y «Locus c». En estos ejemplares existen otros genes que les hacen ser más blancos, dorados o incluso rojizos.

El labrador amarillo con la nariz y la zona de los ojos de color rosa se llaman «Dudley». Normalmente nacen siendo de color negro pero, con la edad, van cogiendo esa pigmentación poco común de color rosa. A esta nariz rosada se le conoce como «nariz de invierno».

También podemos encontrar labradores amarillos con pigmentación de color chocolate, carne o hígado.

La pigmentación es más visible en nariz, labios, encías, bordes de los ojos, patas y cola. Cada labrador puede contener cualquier gen de los otros dos colores (amarillo, negro y chocolate). Para saber que genes contienen nuestro perro habrá que realizarles las pruebas de ADN.

¿Cuánto mide y pesa?

Sus medidas en cuanto a la altura no varían mucho entre ambos sexos. Los machos pueden llegar a medir entre los 56 y 57 cm de alzada. Las hembras suelen medir entre 54 y 56 cm.

El peso de los machos está entre 30 y 35 kg. Mientras que en las hembras está entre 25 y los 30 kg.

¿Cuánto tiempo puede vivir?

La esperanza de vida de un Labrador Retriever está entre los 10 y 14 años.

Temperamento del Labrador Retriever

El Labrador Retriever destaca por su temperamento equilibrado, dócil, cariñoso, amigable y muy activo. El macho es algo más bullicioso que la hembra, aunque los dos tienen una gran aptitud y buen temperamento.

Nunca se mostrará agresivo, violento y tampoco presentará muestras de timidez. Son muy trabajadores y les gusta trabajar con y para sus amos. Son muy obediente y muy inteligentes. Ocupan el séptimo lugar en la clasificación de Stanley Coren sobre la inteligencia de los perros.

Suelen madurar un poco más tarde tanto físico como mentalmente. De ahí que hasta los dos o tres años son muy juguetones. Destacan por su gran olfato y su delicada boca. Donde mejor se encuentran es cuando están rodeados de su familia por eso son excelentes perros familiares.

Comportamiento

Son perros muy dinámicos, alegres, buenos, leales y siempre les gusta complacer a su dueño. Les gusta estar dentro de casa junto a su familia recibiendo mimos y muestras de cariño. Son perros que desprenden y transmiten alegría, positividad y mucha felicidad.

Se adaptan a cualquier forma de vida y circunstancias, pero siempre pegados a la unidad familiar. Un Labrador que lo tengamos en el jardín abandonado, se pondrá triste y deprimido. Si los llevamos a una perrera también se deprimirán y estarán con depresión. Ellos requieren que les demos mucho juego y que pasemos tiempo con ellos.

Si viven en casas que tengan un buen jardín y un buen sitio para dormir serán más felices. De todas formas, dentro de casa se comportarán de forma tranquila sin alborotamiento. No obstante no es necesario tener jardín ya que se adaptarán a cualquier tipo de vivienda. Podrán jugar y correr cuando realicemos sus paseos diarios.

Son muy curiosos y esto les lleva a explorar su entorno. No suelen saltar vallas y tampoco escarbar en la tierra. Les gusta olfatear y encontrar rastros de otros animales 0 comida para después seguirla. Esto, y si están aburridos por falta de entretenimiento y  juego, le hace tener gran tendencia a escaparse. Por eso se recomienda que lleven implantado un microchips con el nombre y dirección de los dueños. También la deberán llevar en una placa identificativa en su collar.

Las hembras suelen ser más independientes que los machos, y estos suelen ser más bulliciosos que ellas.

Relación con otras mascotas

Suelen llevarse perfectamente con todo tipo de perros dentro del hogar. Si se socializan desde pequeños, también se llevarán bien con cualquier animal o mascota doméstica. Su adaptación será rápida y eficaz incluso con los gatos.

Ante cualquier situación violenta con otro perro, por su carácter pacífico, dará media vuelta y evitará un posible problema.

Relación con los extraños

Nunca mostrarán un comportamiento agresivo ni violento hacia nadie, sobre todo si se socializan desde pequeños. De ahí que no reciba a los extraños ladrando, sino todo lo contrario, con cordialidad, amabilidad y  muy cariñosamente.

Por eso no es ideal como perro guardián o vigilante. Como mucho ladrará para avisar de algún extraño pero no pasará de ahí.

Relación con la familia

Estos perros son perfectos para cualquier tipo de familia. Se adaptarán sin problemas y les gustará estar cerca de ellos y que ellos estén cerca de él.

No obstante, no son perros que les guste estar acostados a nuestros pies durante varias horas. Son muy activos y prefieren estar jugando que a estar viendo la televisión con su amo.

labrador

Protegerán a su familia y a su hogar pero a su manera. Por eso nunca lo veremos persiguiendo a intrusos o ladrones. Es más fácil verlo intentando atrapar a cualquier pájaro o paloma que esté a su alrededor.

Relación con los niños

La relación con los más pequeños de la casa es muy buena siendo pacientes y mansos con ellos. Los protegerán y defenderán sin dudarlo.

Enfermedades del Labrador Retriever

Estos animales no suelen tener muchas enfermedades importantes. Es una de las razas más sanas que suelen gozar de una buena salud.  Algunas de estas patologías que pueden aparecer en ellos son trastornos hereditarios. Son poco frecuentes como:

  • Displasia de cadera: Es una enfermedad hereditaria y es frecuente en perros grandes. Suele aparecer cuando están creciendo provocándoles dolor y cojera. Antes de la cría hay que hacerles una revisión para comprobar que no la padezcan.
  • Displasia de codo: Afecta a la articulación del codo. Si aparece hay que ponerles unos suplementos para que vayan mejor las articulaciones.
  • Luxación de rótula: Son dislocaciones de la rodilla pero que después vuelven a su sitio.
  • Síndrome de colapso inducido por el ejercicio: Se quedan bloqueados y desorientados después de realizar ejercicio.
  • Miopatía de la cola: Es un pequeño problema en el que la cola deja de moverse debido a diferentes causas. No es grave ya que con reposo y anti inflamatorios suele remitir esta dolencia.

Enfermedades relacionadas con los ojos

En alguna ocasión les puede salir algún problema en los ojos como:

  • Miopatía hereditaria: es una deficiencia del músculo del ojo.
  • Cataratas: es una opacidad total o parcial del ojo.
  • Distrofia corneal: es la pérdida progresiva de la transparencia de la córnea.
  • Atrofia progresiva de retina:
  • Displasia de retina:

Otras enfermedades

Muy rara vez podemos encontrarnos con pequeños episodios como:

  • Sordera: Puede aparecer en cachorro debido a los genes o desarrollarla después.
  • Enfermedad autoinmune: La causante es el sistema inmunitario que ataca al propio organismo. Va destruyendo los tejidos y órganos en vez de protegerlos. Al igual que la sordera pueden nacer con ella, heredarla a través de los genes, o desarrollarla más adelante.
  • Diabetes: Es la concentración de azúcar en la sangre.

Obesidad

El Labrador Retriever es un perro que le encanta las golosinas y es muy tranquilo con su dueño. Al tener poca actividad física, es muy fácil que con el tiempo tenga sobrepeso. Por eso hay que mantenerlo en forma e intentar que lleven una dieta sana y equilibrada.

Un perro labrador que goce de buena salud y sin sobre peso deberá tener un ligero estrechamiento en su cadera. Sino prestamos la suficiente atención en su peso será más probable que tengan enfermedades. Como por ejemplo la diabetes, displasia de cadera, etc…

Hay estudios que demuestran que un labrador sin sobrepeso puede llegar a vivir hasta 2 años más de vida.

Cuidados del Labrador Retriever

EL cuidado de estos caninos no es complicado, sólo requieren cariño y dedicarles algo de tiempo a ellos. No obstante aspectos como llevar una buena alimentación y una buena higiene es fundamental.

Alimentación del Labrador Retriever

La alimentación es básica para un crecimiento sano y tendrá que aportarles todos los nutrientes necesarios. Es fundamental que se adapte a sus necesidades físicas y energéticas.

¿Cuánta comida deben comer un Labrador Retriever? Una buena dieta diaria se basaría entre 500 y 600 gr de pienso seco de buena calidad. El pienso deberá ser rico en proteínas por su gran actividad. Si padece de sobre peso pasaremos a un pienso bajo en caloría para evitar que siga cogiendo kilos.
Estos caninos tienen tantas ganas de comer que son capaces de comer cualquier cosa que se encuentren. Su apetito es tan insaciable que pueden llegar a comer objetos ni digeribles ni comestibles. Por eso hay que llevar cuidado con lo que tragan para evitar problemas y posibles daños. No obstante, con un buen adiestramiento conseguiremos que desaparezca esta conducta de nuestra mascota.

A la hora de darles de comer suelen insistir mucho llegando a ser muy persuasivos. Deberemos controlar esta ansiedad y no sobre alimentarlos ya que podrían coger con facilidad sobre peso. Una mala alimentación, junto con un escaso ejercicio, daría lugar a problemas de salud como la obesidad.

Habrá que llevar cuidado cuando lleguen a la vejez, ya que un labrador viejo o anciano realizará menos ejercicio. Su intestino se vuelve delicado y su alimentación deberá contener más proteínas que cereales. De esta manera realizarán mejor la digestión y su estómago sufrirá menos. También es recomendable darle pienso especial para prevenir los signos del envejecimiento.

Higiene del labrador Retriever

Es una de las razas más sencillas de mantener ya que no requieren de mucha dedicación y tiempo. Dentro de la higiene debemos cuidar con atención:

Higiene dental

Hay que mantener los dientes libres del sarro para evitar enfermedades como la «halitosis». Con un buen cepillado dental los mantendremos limpios y sanos. Podemos ayudarnos de juguetes y galletas para que al morderlos vayan realizando esta limpieza. Muchos de estos snacks ayudan a tener un aliento fresco.

Cuanto antes empecemos con esta limpieza bucal menos nos costará realizarla cuando sean adultos. Si no conseguimos eliminar completamente con el cepillo y pasta dental específicos para ello, habrá que llevarlos al veterinario.

Baño y secado

El baño se deberá realizar con agua templada y utilizaremos champú específicos para perros de pelo corto. Si tienen algún tipo de alergia en la piel utilizaremos un champú especial para ello. Durante el baño habrá que tener especial cuidado que no le entre agua en los ojos, oídos y nariz.

¿Cuántas veces hay que bañarlo? No es necesario ni recomendable bañarlos con frecuencia. Hay que realizar el baño como máximo una vez cada mes y medio. Se podrá realizar antes en caso de que fuera necesario e imprescindible.

Una vez realizado el baño los secaremos con una toalla o con un secador eléctrico a una temperatura media. Habrá que dedicarle el tiempo suficiente para realizar correctamente el secado. Es fundamental para eliminar los malos olores de nuestro perro.

Las uñas deberán de cortarse cuando sea necesario y habrá que revisarlas después de cada baño. También deberemos limpiar con gasas y suero las orejas ya que al estar colgadas cogen suciedad. Nunca las limpiaremos con algodón ya que quedarían restos y les produciría infecciones.

Un factor importante a nuestro favor es que no resultará complicado meterlos en el agua ya que les encanta.

Cepillado

El mantenimiento del pelo es lo más importante en la higiene de nuestra mascota. Aunque tengan el pelo corto y denso, mudan de pelo dos veces al año. Por ese motivo, pierden mucho pelo.

¿Cuántas veces hay que cepillar a nuestro Labrador Retriever? Pues para llevar un buen mantenimiento hay que cepillarlo al menos una vez a la semana. No obstante en época de muda habrá que realizarlo con más frecuencia.

retiever

¿Cómo cepillarlo? El cepillado se realizará de forma uniforme y en el mismo sentido siempre. Utilizaremos un cepillo de cerdas.

Aunque es corto y no se forman nudos, con el cepillado conseguiremos retirar el 90 % de ese pelo muerto. También conseguiremos que luzca brillante y sano.

¿Cuándo hay que cepillarlos? Habrá que cepillarlos después de cada baño y semanalmente. Es fácil y rápido este mantenimiento. Ya que la textura del pelo hace que la suciedad y el barro se sequen con rapidez. Con el cepillado se elimina con gran facilidad.

Vacunas y antiparásitos

Hay que seguir estrictamente el calendario de vacunación y lo llevará a cabo el veterinario. La primera vacuna será al mes y medio de vida. Luego se realizarán cada tres meses hasta cumplir el año. A partir de ahí, cada año, se les pondrán las vacunas correspondientes según el veterinario.

A partir de la segunda vacuna, podrán salir a pasear por la calle. Esta se pondrá entre los 60 y 75 días de vida.

Para evitar parásitos como pulgas y garrapatas podemos utilizar pipetas y collares anti-parásitos. En verano debemos tener cuidado con las picaduras del «flebotomo», un insecto parecido al mosquito.

Su picadura no supone ningún problema pero sí la transmisión de la «leishmaniosis». Pueden verse afectados muchos órganos y los síntomas son numerosos. Pueden producir lesiones en la piel, en los ojos, artritis, problemas en órganos como el hígado o riñones, etc…

Ejercicio

Requieren de mucha actividad ya que son muy enérgicos y muy activos. Por eso se sentirán más felices en familias deportistas y muy activas que en familias sedentarias y tranquilas. Ellos necesitan largos paseos, darles mucho juego y realizar bastante ejercicio.

Hay que sacarlos a pasear de 2 a 3 veces al día. No obstante conforme vayan creciendo con 2 paseos diarios será más que suficiente. Les gusta mucho pasear por el campo al aire libre y sobre todo por la playa.

Pueden vivir perfectamente en la ciudad en pisos o apartamentos (departamentos), no es necesario tener un gran jardín. Aunque para que puedan adaptarse en sitios así tendremos que proporcionarles sus necesidades de ejercicio.

Por su inquieta naturaleza no tienen miedo a nada. Si no les damos una actividad diaria y los entretenemos se  aburrirán muchísimo. Y este aburrimiento les llevará, en ocasiones, a escaparse y desaparecer de forma inesperada y fugaz.

¿Qué Juegos realizar?

Les encanta hacer cualquier deporte, aunque por su naturaleza les apasiona todo lo relacionado con el agua. Recobrar objetos del agua, jugar con pelotas, etc… Son juegos que no les pueden faltar en su vida diaria.

Poseen un gran tacto y un toque muy suave con la boca ya que agarraban las aves sin destrozarlas. De ahí que se les conocen en el mundo de la caza como «boca blanda». Por eso disfrutan con todo tipo de juegos que consistan en recoger objetos (pelotas, discos voladores, etc…). Se mostrarán incansables y podrán pasarse la tarde entera realizando este tipo de actividades.

Los juegos de cuerda son también uno de sus preferidos. Con esto ejercitan los dientes y pueden entretenerse durante bastante rato.

Con este tipo de juegos, aparte de realizar ejercicio y tenerlos activos, nos ayudará a quemar su incansable energía.

También podemos utilizar juguetes de goma como el «kong» que estimulan su inteligencia mediante premios. Este juguete es resistente, rebota en el suelo y disfrutan corriendo detrás para atraparlos. También nos ayuda a mantenerles con la mente distraída y tenerlos más relajados.

Socialización y educación

Con una buena socialización desde cachorros conseguiremos que nuestro Labrador Retriever se adapte perfectamente a cualquier ambiente. Se convertirán en unos excelentes compañeros tanto de los niños como de cualquier otro perro.

Habrá que aprovechar los paseos que exploren y descubran nuevos lugares y olores. Desde pequeños deben socializarse con todo tipo de personas y perros.

Debemos educar a nuestra mascota desde muy pequeños y siempre utilizaremos premios antes que castigos. Desde el primer día deberemos establecer unas normas de conducta que habrá que cumplirlas estrictamente.

Son muy bulliciosos y alborotadores. Hay que enseñarles de que dentro de la casa deben calmar esas ansias de jugar. De lo contrario nos crearán algún desperfecto más que otro y la convivencia resultará imposible.

Un aspecto importante en estos perros es que aprendan a no tirar de la correa. Desde pequeños hay que sacarlos con correa ya que por su entusiasmo tienden a dar tirones. Si no corregimos este hábito de cachorros tendremos un problema cuando sean más grandes.

Collar o arnés

Es un pregunta frecuente que solemos hacernos ya que no sabemos que es mejor si utilizar correa o arnés. En principio le irá mejor uno u otro dependiendo de los tirones que den. Con el arnés, al llevarlo alrededor de su cuerpo, tirará con más fuerza y nos costará más llevarlo. En cambio, con la correa tirará menos ya que la llevan alrededor del cuello y les molestará tirar con fuerza.

Si no hemos corregido esta conducta antes, deberemos usar arnés o correa de adiestramiento. De esta manera nos dará menos tirones e iremos educando y corrigiendo poco a poco ese hábito.

Adiestramiento del Labrador Retriever

El Labrador Retriever se caracteriza por su fácil adiestrabilidad. Son perros muy inteligentes, que siempre muestran disposición al trabajo y les encanta trabajar con su amo. Habrá que tener paciencia para que nos obedezcan al 100%. Suelen madurar un poco más tarde y están más enjugascados.

Necesitan un buen adiestramiento diario y firme para tenerlo controlado. Necesitan calmar su desbordante energía y no dar lugar a que se aburran. Hay que evitar que lleguen a estos extremos de frustración. Si llegan a este punto pueden llegar a escaparse o ser muy destructivos. Un labrador adulto, sin control sobre sí mismo, será ingobernable y muy problemático.

retriever

La especialista y adiestradora Mary Feazell afirma que el aprendizaje de un Labrador Retriever dependerá básicamente del dueño. El 95% del carácter y comportamiento dependerá de éste mientras que el 5% dependerán de ellos mismos. Por eso es importante la dedicación y la responsabilidad del dueño a la hora del adiestramiento.

Autos adiestrables

Tienen una gran capacidad de aprendizaje y muy pocas cosas les resultarán difícil de aprender. Son capaces de reconocer muchísimas palabras y de acatar innumerables órdenes a la perfección. No hay que repetirles muchas veces las órdenes ya que con pocas repeticiones las aprenden. Conforme vayan aprendiendo desarrollan sus capacidades intelectuales y aumenta su destreza para seguir aprendiendo.

En ocasiones, es tanto el deseo que tienen de complacer a sus dueños que acaban «auto adiestrándose». Captan y comprenden enseguida lo que les gusta, o lo que no quieren, que hagan sus amos. Estas son 0bedecer cuando se les llama, quedarse sentados, no salir corriendo, etc…

El cachorro Labrador Retriever

El cachorro Labrador Retriever se deberá adoptar a partir de las 8 semanas de edad. Durante sus primeros años y hasta de que sean adultos son muy activos y enérgicos.

¿A qué edad crecen o dejan de ser cachorros? Un Labrador Retriever alcanza la madurez entre los 2 y 3 años. Es frecuente confundir, antes de ser adultos, el juego y la actividad del cachorro con la hiperactividad. Principalmente se debe a que tienen un gran entusiasmo que está por encima de lo normal.

¿Puede tener un cachorro los ojos verdes o azules? Un recién nacido puede tener los ojos muy claros y es posible que tengan alguna de estas tonalidades. Pero a los 3 meses, si es de pedigree, se pondrán marrones oscuros.

Alimentación del cachorro

Mientras es un bebe o durante los primeros dos meses, será la madre quien los alimenten. Si vemos que no se alimentan correctamente o sea insuficiente la leche materna, podemos ayudarles nosotros. Habrá que darles poco a poco leche especial para cachorros.

¿Qué comen? Le daremos papillas especiales para cachorros, además de la leche, para que se vayan destetando. Una vez destetado pasaremos a darle pienso especial para cachorros con los nutrientes necesarios para su desarrollo. Tendrán que ser ricos en calcio y fósforo y tendrán como base el pollo para ayudarles a hacer la digestión. Hay que recordar que son propensos a coger problemas de estómago.

¿Cuántas veces deben comer? Lo recomendable es darles de comer de 3 a 4 veces al día hasta que cumplan los 6 meses. A partir de ahí se reducirá a par de veces al día. Al año, aunque no han madurado, ya son adultos y podremos racionarla a 1 vez al día.

Fotos de Cachorros Labrador Retriever

Curiosidades

El primer Labrador Retriever que se hizo famoso por sus actuaciones fue «Endal». Un perro de servicio de Gran Bretaña que salvó la vida a una persona de manera heroica. Por esta hazaña obtuvo numerosos premios como perro del milenio, medalla de oro de la PDSA, etc…  También fue el primer perro adiestrado para sacar dinero de los cajeros automáticos.

En la Guerra de Vietnam todos los perros de «trabajo militares» enviados de Estados Unidos no les permitieron volver. Una vez acabada la guerra se quedaron en Vietnam.

«Blind» es el primer labrador que sale en portada de una revista. Era de color negro y salió en 1938 en la revista «Life».

En 1981 se fotografió por última vez a dos ejemplares de perro de aguas de San Juan.

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer