Yorkshire Terrier

Yorkshire Terrier

El Yorkshire Terrier es una de las razas de perros miniatura más famosa y popular del mundo. Hoy en día se han convertido en unos auténticos modelos y han logrado ser la inspiración de numerosas prendas de ropa canina. Esto se debe principalmente por su pequeño tamaño, su elegancia y sus peinados. Su pelo lacio, con sus coletas y lazos, les convierten en una de las razas más peinadas. Han creado una moda canina muy peculiar, son muy conocidos y poseen numerosos entusiastas. En esta guía del Yorkshire Terrier os mostraremos todo acerca de esta bellísima mascota.

Contenidos

Definición y origen

El Yorkshire Terrier es una raza canina que se originó en Inglaterra a finales del siglo XIX. Estos perros se desarrollaron concretamente en los condados de «Yorkshire» (de ahí su nombre) y «Lancashire«. Regiones rocosas situadas al norte de Inglaterra caracterizadas por sus pendientes muy pronunciadas y fuertes desniveles que complican su acceso.

En sus comienzos se conocían con el nombre de «Broken-haired Scotch» cuyo significado es «escocés de pelo quebrado». Fue a partir de 1870 cuando se reconoció como una raza de perro independiente y comenzó a llamarse como «Yorkshire Terrier». También es conocido con el nombre de Yorkie, Yorky, Terrier de Yorkshire o Terrier Enano de Yorkshire. O incluso Terrier Enano de Pelo Largo o Toy Terrier de Yorkshire.

Hay quienes lo llaman erróneamente de otras formas como Yorsay toy, Yorkshire enano o Yorkshire toy. Nombres que se deben por la ambición de querer obtener ejemplares de esta raza cada vez más pequeños y diminutos. Estos perros en miniatura han llegado a tener unas dimensiones muy reducidas y pesar unos 900 gramos.

Por eso el término de terrier miniatura (toy terrier) viene de un grupo que deseaba un perro miniatura y no un terrier. Esta polémica comenzó cuando un grupo de aficionados preferían un auténtico terrier de trabajo capaz de exterminar las alimañas. Y otros buscaban un perro de pequeñas dimensiones de pelaje sedoso que sirviera de mascota. Conforme fue desarrollándose la raza, esta polémica desapareció. Se decidió que el Yorkshire era un excelente perro trabajador y hermoso.

El origen de esta raza no está del todo muy claro ya que no existe documentación al respecto. Únicamente se sabe con certeza que esta raza es el resultado de mezclar terrier escoceses e ingleses. Aunque sigue habiendo un gran debate sobre qué razas intervinieron en su creación.

Razas que intervinieron

Entre estas razas de perros pequeñas podemos encontrar el Dandie Dinmont Terrier, Skye Terrier, Manchester Terrier y Airedale Terrier. También el English Toy Terrier (Manchester negro y fuego), Clydesdale Terrier y Paisley Terrier. Estas dos últimas razas están extinguidas. Incluso muchos creen que probablemente se utilizaron ejemplares de Bichón Maltes (perro maltés) para crear esta raza.

Del Skye, Paisley y Clydesdale Terrier pudo heredar la longitud el pelaje. Del English Toy Terrier la coloración y del Bichón Maltés la capa y el pequeño tamaño.

El Paisley Terrier era de color grisáceo y un poco más pequeño que el Skye Terrier. El Clydesdale Terrier también era muy similar al Skye Terrier actual. Tenía las orejas rígidas y levantadas y un abundante pelaje que le llegaba hasta el suelo de color azul oscuro. Los pies, extremidades y cara presentaban manchas de color fuego.

Tanto el Paisley como el Clydesdale eran unos extraordinarios cazadores de ratas y ambos poseían un pelaje áspero. Cuando en las camadas de estas dos razas nacían cachorros con el pelaje sedoso los eliminaban. Hasta que los ejemplares de pelo sedoso comenzaron a ponerse de moda. Desde ese momento comenzaron a perder popularidad y disminuyó su número hasta su extinción.

Historia del Yorkshire Terrier

La historia de estos pequeños caninos comienza alrededor de la década de 1850. Una parte de la población de Escocia se desplazó a Inglaterra debido a la «Revolución Industrial». Época en la que hubo cambios en la estructura social, económica y tecnológica. Comenzó a mediados del siglo XVIII en Inglaterra y después se extendió por el resto de Europa. Finalizando entre el 1820 y 1840.

El motivo principal de esta emigración se debió por la demanda de materias primas esenciales, sobretodo del carbón. Y uno de los países con mayor disponibilidad de este preciado mineral era Inglaterra. Con él se alimentaba las máquinas de vapor y altos hornos de la siderurgia.

Yorkshire antiguo

Estos obreros escoceses, según recoge los archivos, por motivos de trabajo desembarcaron en diferentes zonas costera de Inglaterra. Buscaban trabajo en las minas de carbón, molinos y fábricas de lana y algodón. Muchos de ellos llevaban diferentes variedades de terrier (perros de pequeño tamaño) consigo. Algunos se asentaron en los condados de Yorkshire y Lancashire, ambas poblaciones de tradición textil. Que justamente la industria de este sector era todo un fenómeno en ese momento.

Se dice que el pelo del Yorkshire Terrier que conocemos actualmente se debe a los trabajadores de esas fábricas textiles. Acariciaban a estos perros con las manos impregnadas de lanolina, una cera natural de color amarillo blancuzco. Se obtiene principalmente del ganado ovino (la lana del cordero o carnero) y de los caballos. Se aplica en diferentes usos industriales, domésticos y farmacéuticos. Esta sustancia grasa hizo que su pelo creciera rápidamente y adquirieran mucho más brillo y suavidad.

Los primeros Yorkshire terrier

En 1887 el periódico inglés «Stock Keeper» habla del comienzo de esta nueva raza de perros. En él aparece publicado un artículo por el Sr. Ed Brootman de Halifax, ciudad situada en el West Yorkshire, Inglaterra. Donde documenta los perros que se cruzaron respondiendo a la pregunta de: ¿dónde viene el Yorkshire Terrier?

Se habla de tres perros diferentes como principales pilares para su creación; «Old Carb«, «Kitty» y «la hembra de Whittam«.

Old CrabKittyHembra de Whittam

Old Crab

Uno de ellos fue un macho llamado «Swift Old Crab«, un Scotch Terrier nacida en la ciudad de Halifax. Este ejemplar pesaba aproximadamente entre 3,5-4 kg. y su cuerpo medía unos 10 cm de largo. Tenía una buena cabeza, el hocico y las orejas de color marrón tostado y el manto azul.

Su dueño era natural de Halifax y de profesión carpintero. Probablemente lo adquirió en Manchester, cuando regentaba una taberna, o en Oldham, cuando ejercía de oficial.

Kitty

El segundo fue un ejemplar hembra llamada «Kershaw’s Kitty«, un Skye o Paisley Terrier. Era propiedad de J. Kershaw también de Halifax. Tenía un abundante y sedoso pelaje de color azul, sin ningún color marrón tostado por el cuerpo. Sus orejas las llevaba caídas. Kitty fue robada en Manchester y se la enviaron a Jackson a la ciudad de Huddersfield. Este se dedicaba a la fabricación y arreglo de todos los elementos de cuero relacionado con la caballería. Cuando se dio cuenta de que había una recompensa de 5 libras por ella, la entregó. Se pudo recuperar al ofrecérsela a un camarero de un hotel de Halifax.

De la cruza de Old Crab y Kitty nacieron 36 cachorros en seis camadas, de los cuales 28 fueron machos. Siendo el último cruce por el año 1850. Un año después Kitty pasó a tener como propietario a Mr. Jagger Kershaw de Beshop Blaise. Con el que obtuvo 44 cachorros más.

Hembra de Wittam

El tercer ejemplar fue una hembra de Old English Terrier, propiedad de Mr. Whittam, que residía en Hatter’s Fold, Halifax. Su nombre se desconoce pero se sabe que era un ejemplar con una cabeza, orejas y patas de color tostado. Tenía una espalda amplia, el cuerpo de color gris canoso y una gran consistencia. Allen Gate la envió a Escocia a su amigo Bernard Hartley. Y cuando éste dejó su cría se la dio a su cochero llamado Manson. Este fue quien se la dio a Whittam, el cual la siguió usando en la cría durante varios años.

Esta hembra tuvo varias camadas con los descendientes de Old Crab y Kitty. Los cuales fueron a parar a la zona septentrional de Gran Bretaña, a las regiones de Yorkshire y Lancashire.

Crianza de la raza

De estos cruces surgió una nueva raza de perro, el Yorkshire Terrier. Un perro pequeño con un pelo largo y de color gris azulado. La cría de estos peculiares perros se realizó principalmente por aquellos trabajadores de las fábricas de Yorkshire.

Cuando se creó esta raza se hizo en función de las necesidades de los trabajadores de las fábricas. El objetivo era conseguir un perro más pequeño, que fuera rápido, hermoso y estuviera siempre en alerta. Además debían ser fáciles de cuidar, mantener y educar. Principalmente no tendrían que ser agresivos con las personas pero sí con los animales, especialmente ratas.

Más tarde continuaron con la reproducción de esta raza diferentes criadores como Mary Ann Foster y Peter Eden. Ambos consiguieron, mediante un programa de reproducción muy selectivo, un perro más pequeño, tranquilo y menos peleón. Además consiguieron que el pelo fuera más suave y liso para brillar en los certámenes de belleza.

Mary Ann FosterPeter Eden

Mary Ann Foster

Mary Ann Foster (1844-1925) nació en Horsforth, en Yorkshire (Inglaterra). Promocionó esta raza gracias a sus numerosas victorias en el ring de exposiciones. Crio a sus ejemplares con muchísimo cuidado y seleccionándolos para mejorar la raza. Presentaba los perros que en ese momento estaban en plena forma y con el tipo de belleza deseable. Ayudó y orientó a muchos amantes y entusiastas del Yorkshire Terrier. En 1889, se convirtió en la primera mujer en ser juez de una exposición.

En 1886, A. Foster cita sobre los detalles acerca de esta raza. Dice que: «debemos tener en cuenta que los que originaron la raza fueron unos trabajadores de molinos. La gran mayoría de ellos eran unos ignorantes que no estaban acostumbrados a divulgar información públicamente. Por eso, es importante que entendamos el por qué es difícil obtener datos fiables».

A. Foster los resumió como: «una raza originaria y creada completamente a partir de los terrier de Escocia. Tal y como se muestra. Y el nombre de Yorkshire Terrier le viene dado por criarse y desarrollarse en Yorkshire».

Peter Eden

Posteriormente se unió Peter Eden de Manchester (Inglaterra), un experto criador de la raza Pug o Carlino y del Bulldog. Además era unos de los mejores jueces de los concursos de belleza canina.

Eden ha sido proclamado, probablemente de forma errónea, como el principal criador del Yorkshire Terrier. No obstante, es indiscutible que fue un magnífico criador. Se dice que usaba perros comprados en el condado de Yorkshire para su programa de crianza. Sus perros fueron los primeros en conseguir el color del pelaje tan deseado. Capa azul sedosa con marcas de color caoba en cabeza y extremidades. Y el mechón de la cabeza cayendo sobre los ojos.

Popularidad

La aparición de esta raza no causó un encanto especial ni tampoco fue muy glamuroso. Pero con los años fue cambiando esta tendencia radicalmente convirtiéndose en una raza muy querida y popular.

En un principio fue una raza de perros característica de las clases más humildes y más bajas. Ya que eran muy económicos y desempeñaban la función de cazadores de roedores. Durante esa época los dueños de estos pequeños perros, los llevaban en sus bolsillos cuando se desplazaban por las ciudades.

Yorkshire antiguo

Pero desde que las clases más nobles de Inglaterra se fijaron en estos perros, hubo un antes y un después muy significativo. Comenzaron a ser más valiosas y pasaron a convertirse en acompañantes incondicionales de las familias nobles y más poderosas. Todos los que tenían mucho dinero querían tener un Yorkshire Terrier como mascota.

En poco tiempo se convirtieron en la mascota más popular y deseada por la alta sociedad inglesa. Tal fue el furor y la gran demanda que causó, que los criadores de la raza no podían hacerle frente. Incluso numerosos artistas comenzaron a retratarlos en sus obras de arte (cuadros y óleos).

La popularidad de esta continuó subiendo hasta 1940 aproximadamente, dándose a conocer por todo el mundo. Aunque a partir de esta década, atravesó su época más oscura de su existencia. Ya que se produjo una disminución de registros de razas de perros pequeños en América. Bajó a niveles históricos con un porcentaje de hasta el 18% de las matriculaciones totales.

El interés por esta raza volvió a raíz de hacerse famoso durante la Segunda Guerra Mundial un ejemplar llamado «Smoky«. Gracias a él se recuperó el interés por la raza Yorkshire Terrier.

Expansión por América

Desde Gran Bretaña estos pequeños terriers dieron el salto al continente americano y fue concretamente en Estados Unidos. Esta raza no tardó en ganarse el afecto y el cariño de millones de estadounidenses.

El primer ejemplar Yorkshire Terrier de color azul y fuego en los EE. UU. fue «Belle«. Un hembra que nació en 1877 y era propietario de Mr. A. E. Godeffroy. Antes de fundarse el AKC (American Kennel Club), Belle fue inscrita en un libro de registro perteneciente a A. N. Rouse.

Más tarde se importaron 2 ejemplares llamados «Jim» y «Rose«, procedentes de crías realizadas en Escocia. Ambos aparecen entre los primeros perros registrados de esta raza en la AKC. Eran de la propiedad de J. A. Nickerson y de R. R. Bushell, de Boston (Massachusetts).

Gracias a varios criadores, que se esforzaron en fomentar y promover estos perros, se consiguió establecer la raza. También contribuyó el presentarlos en numerosas exposiciones de las más prestigiosas del país. Ya que los jueces de estas exposiciones quedaron muy impresionados y tenían bastante influencia entre los aficionados caninos.

En la década de los 50 estos perros arrasaron en las exposiciones nacionales y alcanzaron mucha popularidad. Muchos de ellos, pertenecían al criadero de «Wilweir«, propiedad de Janet Bennet y Joan Gordon.

En 1958 el AKC aceptó al «Yorkshire Terrier Club of America«, el cual modificó el estándar que adoptó el Kennel Club Inglés. No fue hasta 1966 cuando el AKC aprobó el estándar oficial.

Se hizo tan popular en Estados Unidos que llego a ser la raza con más ejemplares en el año 2002. Durante esa época llegó a ser la primera raza de perro inglesa más demandada en el mundo entero.

Exposición Westminster Kennel Club

Esta exposición se celebra anualmente desde 1877 en el «Madison Square Garden«, en Nueva York. Es la exposición canina más antigua del mundo y atrae cada año a más de 2500 perros.

Únicamente un Yorkshire Terrier ha logrado ganar este evento. Fue en 1978, más de 100 años desde su inauguración, y lo ganó un ejemplar llamado «Ch. Cede Higgins«. Sus propietarios eran Charles Switzer y Barbara.

Expansión por Europa

El Yorkshire Terrier también se extendió rápidamente y con mucho éxito por el resto de Europa.

La historia del Yorkshire Terrier en España comenzó en el año 1902. Se tienen constancia de dos ejemplares propiedad de una Marquesa que los presentó en una exposición canina. Fue en los Jardines del Retiro en Madrid. Ambos ejemplares se llevaron el galardón de oro. A raíz de ahí, esta raza que hasta entonces era desconocida adquirió mucha popularidad.

Yorkshire Terrier en las exposiciones

Los documentos más fiables sobre los orígenes de esta raza vienen a través del mundo de las exposiciones caninas. En las primeras exposiciones de terriers miniatura de Gran Bretaña en las que participaron los Yorkshire Terrier arrasaron. Quedaron entre los primeros ganadores de los trofeos. Especialmente los ejemplares de los condados textiles de Yorkshire y Lancashire.

La primera exposición canina en la que participó de forma oficial un Yorkshire Terrier fue en junio de 1859. Fue en la ciudad inglesa de «Newcastle-Upon-Tyne«. Allí se registró un ejemplar llamado «Broken Haired Scotch» con características muy similares al actual Yorkshire Terrier. En esta exposición únicamente disponía categorías para los perros de muestra (pointers y setters). En 1860, en la exposición de Birmingham se incluyó a los terriers miniatura. Actualmente esta exposición (el Crufts Dog Show) es la exposición más antigua y prestigiosa.

En julio de 1861, en una exposición celebrada en Leeds, se llevó el segundo premio un Yorkshire llamado «Yock«. Era propiedad de Mrs. Carr. En esta exposición se creó por primera vez una clase especial para los «Scotch Terrier». También fue la primera vez que una mujer presentó una exposición canina. Más tarde se introdujo una nueva clase específica para el «Broken Haired Scotch or Yorkshire Terrier».

A finales de 1865 se hizo muy popular en las exposiciones inglesas un Yorkshire Terrier llamado «Huddersfield Ben«. Más tarde, su hijo «Champion Ted» también arrasó en los concursos y exhibiciones.

Huddersfield Ben

Huddersfield Ben fue uno de los primeros Yorkshire. Formó parte de los cimientos de esta raza ya que tuvo una gran influencia para establecer su estándar. Por eso es reconocido universalmente como el padre fundador de la raza. Su número de registro es el 3612.

Huddersfield Ben
HistoriaCarrera de BenChampion Ted

Historia

Huddersfield Ben fue un ejemplar macho de Yorkshire Terrier que nació en 1865 en la localidad de Huddersfield (Inglaterra). Fue criado por el Sr. W. Eastwood en esa localidad. En 1867, el Sr. y la Sra. Jonas Foster pagaron una gran suma de dinero por él. Este matrimonio, que residían en Bradford, ciudad de Yorkshire del oeste (Inglaterra), se convirtió en sus propietarios.

El pedigrí de Ben certifica que es de pura raza, ya que es fruto del cruce entre madre e hijo. Y la madre, llamada «Lady«, también era de raza según refleja su pedigrí. Lady era la tataranieta de un Terrier negro y tostado de pelo largo llamado «Old J. Cangrejo«. Que nació alrededor de 1850 y era de la propiedad del Sr. J. Swift. Del padre, únicamente se sabe que su dueño se llamaba «Sr. Boscovitch».

Ben era un ejemplar un poco más grande y tenía el cuerpo más largo de lo deseado. Pesaba 5,5 kg. y tenía las orejas cortadas como era costumbre en la raza. El nombre de «Ben» es por su abuelo por parte de su madre.

Ben falleció el 23 de septiembre de 1871, a la edad de 6 años atropellado por un carruaje. Después de su trágica muerte su cuerpo fue embalsamado y expuesto en una vitrina. También fue retratado por el pintor inglés Geroge Earl.

Carrera de Ben

Cuando el matrimonio Foster adquirió a Ben lo apartaron inmediatamente de la modalidad de «Ratting«. Modalidad que consistía en la caza de ratas. En diciembre de 1868 comienza de forma oficial la carrera de Ben en las exposiciones y concursos de belleza. Tuvo un gran éxito y consiguió ganar 74 premios tanto en concursos de exposición como en diferentes concursos de ratificación.

Compitió en la exposición anual canina de Manchester en 1869, donde quedó en segundo lugar. Al año siguiente, en 1870, en esa misma exposición logró alcanzar el primer puesto. También participó en las exposiciones caninas de Crystal Palace. Se llevó el primer premio en 1870, y al año siguiente se quedó en segundo lugar.

Lo definieron como el mejor semental de su raza durante toda su vida. Y uno de los perros más notables de cualquier raza animal que jamás haya existido. La gran mayoría de los ejemplares que participan en las exhibiciones hoy en día, llevan su sangre en su pedigrí.

Champion Ted

Ted fue otro de los grandísimos ejemplares de Mrs. Foster y era hijo de «Huddersfield Ben». Ted nació en junio de 1883 y pesaba 2,25 kg. Durante 6 años, en los que fue el mejor semental por excelencia, ganó casi 300 premios.

Clubs y estándar de la raza

A finales de 1865 se definió el primer estándar de la raza. Y en 1870 se estableció su nombre oficial «Yorkshire Terrier».

En 1873 se constituyó el «Kennel Club Inglés» («British Kennel Club«). Se creó con el objetivo de poder registrar pedigríes y establecer las normas para los concursos y pruebas de campo. Un año después, en 1874, se registra el primer ejemplar «Yorkshire Terrier» o «Terrier escocés de pelo corto». Aparece reflejado en el primer volumen el «Stud Book» (Libro de Orígenes Inglés).

En 1886 el Kennel Club Inglés reconoció a estos perros como una raza. A partir de este año todos los ejemplares comenzaron a registrarse con un solo nombre «Yorkshire Terrier». Fue a raíz de un artículo de «The Field». En él, un redactor, puso de manifiesto que era necesario que estos ejemplares tuvieran su propia denominación.

El primer ejemplar de esta raza inscrito en el Kennel Club Inglés como «Broken Haired Scotch» se llamaba «Albert«. Su número de registro en el Libro de Orígenes del Kennel es el 3586 y era propiedad de Peter Eden de Manchester. Compitió con el nombre de Scotch (Terrier Escocés), Broken-haired Terrier (Terrier de pelo quebrado) y Yorkshire Terrier.

Primer club de Inglaterra

El primer club en Inglaterra de esta raza lo formó un grupo de amantes de la raza en 1898. Se llamó «Yorkshire Terrier Club«. Tenían como objetivo principal establecer un estándar oficial de la raza. De esta manera les serviría de guía a los todos los criadores en los programas de cría. Y también a los jueces a la hora de valorarlos en los concursos de belleza. Este estándar lo aceptó y lo adoptó el Kennel Club. Estuvo vigente hasta 1950, aunque se ha mantenido casi inalterado hasta hoy.

En este mismo año se prohíbe la participación en los concursos a los ejemplares con las orejas cortadas. Y estableció de forma uniforme la nomenclatura de «Yorkshire Terrier» para todos los que participaran en las exposiciones.

Utilización

En sus comienzos se utilizaban, sobre todo por las clases más humildes, para la eliminación de las plagas de ratas. Se utilizaban como perros cazadores. Cazaban y mataban todo tipo de roedores, como ratas, ratones y otras alimañas. Los molinos, las minas y los talleres textiles de Gran Bretaña principalmente, los mantenían limpios de estos animales. Estos ocasionaban pérdidas importantes en las balas de lana.

También se utilizaban para la caza de pequeñas presas ya que eran muy rápidos en las madrigueras. Además, al ser tan pequeños, los que practicaban la caza de forma furtiva podían esconderlos fácilmente.

También los utilizaban en diversos juegos o deportes relacionados con matar ratas, en donde se realizaban apuestas. Estos juegos de diversión fueron bastante populares a finales del siglo XIX. Estos perros eran buenos y muy rápidos matando a su presa sin mostrar miedo ni respeto hacia ella. Estos juegos consistían en ver, con un límite de tiempo, cuantas ratas eran capaces de matar. Algunos ejemplares eran capaces de matar un gran número de ratas en pocos minutos.

Durante aquella época era una de las razas más económicas y perfecta para familias de clase baja.

Más tarde, durante la época victoriana, las clases nobles y la burguesía inglesa comenzaron a fijarse en esta raza. Asombrados por su belleza empezaron a utilizarlos como perros de compañía. Se convirtieron en perros falderos y eran la mascota favorita de las damas de la alta sociedad. De ahí el nombre de «Yorkie«, término «pijo» que utilizaban para denominarlos.

Actualmente se utilizan como perros de compañía y perros de exposición y son una de las razas más coquetas.

Características del Yorkshire Terrier

La principal característica de esta raza es su tamaño miniatura. Hasta hace pocos años estos caninos tenían un tamaño mayor. Pero hoy en día se prefieren más pequeños y podemos encontrar ejemplares de diferentes tallas. Estos Terriers enanos son perros compactos, sólidos y macizos. Tienen la cabeza muy en alto dándoles una apariencia elegante, armoniosa y distinguida. Este porte muy recto les da un aire de cierta importancia.

Otra característica es su pelo largo que cuelga recto y parejo a cada lado del cuerpo. Posee una línea divisoria que empieza desde la nariz y llega hasta la cola. Las líneas exteriores dan la impresión de que tienen un cuerpo vigoroso y bien proporcionado.

Yorkshire Terrier

Poseen un movimiento suelto y libre con mucho empuje. Su andar es muy característico de la raza ya que andan muy rápidos y con pequeños pasos. Mueven las extremidades delanteras y traseras derecho manteniendo siempre la espalda recta. Esta forma de andar como si estuvieran flotando provoca que su movimiento sea armonioso.

Está clasificado de la siguiente manera:

  • Clasificación General: Se clasifican como una raza de Perros Pequeños.
  • AKC: Grupo 5: Como perros de compañía y de juguete.
  • FCI: Grupo 3: Terriers, Terriers de Compañía.
CabezaCuerpoColaPelaje

Cabeza

La cabeza es bastante pequeña y plana. El cráneo es plano y de pequeñas dimensiones. No es muy prominente ni redondo.

Las orejas son muy pequeñas, acorde con el cráneo, y no están excesivamente separadas entre sí. Tienen forma de «V» que se pueden llevar erguidas o semi erguidas. No obstante el estándar oficial establece que las orejas deben acabar en punta. Además y estar siempre levantadas como si estuviera en alerta. Están cubiertas de pelo corto de color fuego muy oscuro intenso.

Los ojos son de un tamaño mediano, bastante oscuros, brillantes y no prominentes. Por su inserción van dirigidos hacia delante. El borde de los párpados debe ser oscuro. Su mirada es atenta y expresa inteligencia.

El hocico no es demasiado largo y lo lleva bien erguido. La trufa es de un color negro intenso.

Las mandíbulas deben ser niveladas y poseen mordida de tijera, uniforme y regular. Debe ser completa, es decir, los incisivos superiores deben caer exactamente delante de los inferiores. Los dientes están colocados de forma perpendicular y deben estar bien implantados en los maxilares.

Cuerpo

El cuerpo posee unas proporciones magníficas a pesar de su tamaño. Es de complexión fuerte, compacta y bien proporcionada. El cuello tiene un gran alcance.

La espalda es corta y está bien nivelada con la línea superior recta. El lomo está bien sostenido. El pecho tiene las costillas moderadamente arqueadas.

Los miembros anteriores son rectos y cortos. Los hombros está bien inclinados y el antebrazo es recto. Están cubiertas por un pelo de color fuego dorado intenso con tonalidades más claras en las puntas. Esta tonalidad no supera la altura del codo. Los pies anteriores son redondos y las uñas de color negro.

Los miembros posteriores, vistos desde atrás, se encuentran bastante rectos. La rodilla está moderadamente inclinada. También están cubiertas por un pelo de color fuego intenso con tonalidades más claras en la punta. Estos tonos más claros no supera la altura de la rodilla. Los pies posteriores también son redondos con las uñas negras.

Cola

En los países en los que está permitido, la cola suele amputarse principalmente por estética. Aunque en muchos lugares es por tradición ya que anteriormente lo tenían por costumbre. Algunos amantes de esta raza comenzaron a realizar esta práctica porque pensaban que quedaba mejor. Se basaban en que, al amputar la cola, permitía verse un poco por encima de la espalda. De ahí que impusieran esta moda.

La cola (sin amputar) es medianamente larga y debe mantener una apariencia de buen balance. Tiene bastante pelo y es de un color azul más oscuro que en el resto del cuerpo. Especialmente al final de la cola. Sobresale un poco por encima de la línea superior y debe de estar lo más derecha posible.

Cuando la cola es amputada se suele cortar a la mitad de su longitud. Tiene bastante pelo e igualmente es de un color azulado más oscuro que en el resto del cuerpo. Sobre todo en la parte final de la cola. También se encuentra un poco más alto que el nivel del dorso.

Pelaje

Como hemos comentado anteriormente, el pelaje es una característica muy importante de esta raza. En los ejemplares adultos se valora especialmente el color del manto, su calidad y su textura.

El manto del Yorkie, en general, está formado por un pelo moderadamente largo o semi largo en todo el cuerpo. Aunque podemos encontrar ejemplares con pelo corto y otros con un pelo más largo llegando hasta el suelo. En la cabeza es más largo y abundante y cae junto a las mejillas.

El pelo es sedoso, liso, fino, brillante e lustroso. Debe permanecer siempre recto sin presentar ondulaciones. Presenta una raya recta en medio de la espalda que llega hasta la cola. Su capa cae lisa a cada lado del cuerpo. El manto tiene una textura fina y sedosa, nunca lanosa y nunca debe impedir el movimiento del perro. El pelo de un cachorro es corto y muy suave.

Los ejemplares que poseen un pelaje demasiado delgado y fino o lanoso, se consideran Yorkshire Terrier atípicos. Debe evitarse su reproducción intencionada. Además el mantenimiento de un ejemplar con una textura lanuda o de algodón puede resultar más complicado.

Color

Los ejemplares Yorkshire adultos suelen tener la cabeza de distinto color que el resto del cuerpo. El manto del cuerpo puede ser de color gris acero brillante o azul acero oscuro, leonado o marrón y negro. Y en la cabeza presenta un pelo de color tostado fuego o tostado rubio (fuego dorado intenso). El color fuego de la cabeza no se debe extender hacia el cuello.

Generalmente, según el estándar de la raza, el color del manto deben ser de color azul acero oscuro. No debe ser azul plateado. Este debe ir desde la parte superior del cuello hasta donde comienza la cola. Nunca debe presentar pelo de color más oscuro (leonado, bronce o marrón) mezclados en ninguna zona del color tostado.

La cabeza debe ser de color dorado y el pecho de un color fuego intenso y brillante. Todos los pelos de color fuego o tostado deben ser más oscuros en la raíz que en el centro. Y conforme se acerquen a la punta su tonalidad debe ser más clara. También el pelo es más oscuro en la zona de los lados de la cabeza, base de las orejas y sobre el hocico.

Debe evitarse la cría de cualquier ejemplar que presente otro color que no sean fuego y gris azulado. Ya que indicaría que tienen algún problema de salud o algún defecto genético que pueda afectarle directamente. Además les impediría participar en los concursos de belleza ya que no está permitido otro color. No obstante es muy raro encontrar ejemplares con colores atípicos en su manto.

Color del cachorro Yorkshire Terrier

El color del pelo de un cachorro Yorkshire Terrier es muy peculiar y prácticamente impredecible. Al igual que ocurre con las características de la textura del manto. La gran mayoría nacen con el manto de color negro y manchas de color fuego (marrón). Estas pequeñas pinceladas bronceadas se les conocen como «pointers«. Suelen aparecer en el interior de las orejas, parte inferior de la cola y encima de los ojos. También aparecen en el hocico y alrededor de las piernas, patas y dedos.

En algunas ocasiones pueden presentar una especie de estrella de color blanco en el pecho. Incluso en uno o más dedos de los pies. Rara vez nacen ejemplares con un color de pelo rojizo. Únicamente se da esta circunstancia cuando sus padres poseen esa característica. Y también es bastante común encontrarnos ejemplares con parches blancos en una o en varias uñas.

Lo normal es que esas marcas o manchas vayan desvaneciéndose con la edad. De hecho, desaparecerán en pocos meses por norma general. Al igual ocurre con el color negro, se irá desvaneciendo hasta dar con un color azul acero oscuro.

No obstante, a lo largo de los dos siguientes años, la tonalidad de su color puede cambiar o no. Por eso no se recomienda realizar ningún tipo de selección por su color. Ya que en la gran mayoría de los casos ese no será su color definitivo. Y con el tiempo desaparecerá e irá adquiriendo una tonalidad más clara.

Cambio de color

Es muy común en los propietarios de estos animales preguntarse ¿Cuándo comienza a cambiar el color del pelo?

Esta transformación, si se produce, comenzará entorno a los 6 meses de vida del cachorro. Lo hará de forma gradual y este proceso puede llegar a durar entorno a los 3 años o más. Fecha en la cual se estabilizará su tonalidad y será la que lleve el resto de su vida. Generalmente el color final es negro/gris.

¿Cuándo levantan las orejas los Yorkshire Terrier?

A la gran mayoría de propietarios de Yorkshires les preocupa mucho su aspecto físico. Y una de las cosas que más les obsesionan es la forma, tamaño y posición de sus orejas. Ya que según como las tengan les cambia la cara completamente influyendo directamente en su expresión.

La gran mayoría de razas de perro que existen actualmente mantienen sus orejas dobladas y caídas. Esto se debe simplemente por genética y por su propio peso. Pero en algunas razas como el Yorkshire Terrier si llegan a mantenerse totalmente erguidas. Y el aspecto que dan con las orejas puntiagudas es de más dinámicos, activos, listos y alegres.

Durante los primeros meses de vida de un Yorkshire sus orejas tienen forma de «V» y ligeramente curvadas. Pero con el paso del tiempo, conforme se va haciendo adulto, sus orejas terminan por erguirse. Pero ¿A qué edad exactamente levantan las orejas los Yorkshire?

Pues normalmente la edad habitual para que levanten las orejas es aproximadamente a los seis meses de vida. Pero para que lo hagan sin problemas es importante y esencial la higiene, el arreglo y el corte de sus orejas.

Esta raza suele tener problemas para levantarlas justamente por el propio peso del pelo que contiene esa zona. Por eso debemos mantener el pelo de sus orejas recortado.

¿Cómo cortar el pelo de las orejas?

El corte del pelo de las orejas de nuestro Yorkshire Terrier podemos realizarlo nosotros mismo con cuidado.

¿Cómo realizamos el corte del pelo de las orejas? El corte debe realizarse desde la oreja hacia la punta. Comenzaremos desde la parte interior de la oreja hacia el borde. De esta manera evitaremos pasar las cuchillas de la máquina por el perfil de la oreja y le podamos cortar. Para perfilarlas correctamente lo haremos con unas tijeras con cuidado para no cortarles.

¿Cuánto hay que cortar? El corte variará ligeramente dependiendo de cada individuo. Incluso podemos cortarlas dependiendo de nuestro gusto. Aunque es frecuente dejarles bastante pelo rebelde descuidando el delineado y la forma de la oreja.

¿Por qué no levanta las orejas?

A veces puede ocurrir que, aun manteniendo sus pelos bien cortos, no terminen de levantarse. Y otras veces simplemente tendemos a pensar que no se van a levantar. Ahí es cuando surge la pregunta ¿Por qué no levanta las orejas mi Yorkshire?

Lo más probable y habitual es que queramos que se levanten antes de tiempo y simplemente no sea el momento. Aunque cumplan los seis meses debemos tener paciencia y darles tiempo. Incluso es posible que levante una oreja solamente, algo también bastante frecuente. Tampoco debemos precipitarnos ya que en unas semanas levantará la otra sin problemas.

No obstante sí puede ocurrir que el cartílago interno de la oreja no se haya desarrollado de forma correcta. Por lo tanto nunca levantará las orejas. Los factores principales que influyen directamente en el desarrollo del cartílago son:

  • Alimentación: Puede afectar si le proporcionamos una deficiente alimentación. También por darles alimentos de baja calidad.
  • Enfermedad: Si nuestro Yorkshire tiene alguna enfermedad y no esté diagnosticada ni tratada.
  • Parásitos: Puede ser que nuestro perro contenga parásitos tanto internos como externos.

¿Qué hacer si no las levanta?

Existen una serie de remedios o trucos caseros para forzar que las orejas de nuestro Yorkshire se levanten. Son muy sencillos, fáciles de realizar y los podemos llevar a cabo nosotros mismo en casa. Y lo más importante, no producen daño al perro ni son tratamientos invasivos. Es decir, no hay que pincharlos con agujas o cualquier dispositivo. De hecho son recomendables.

Uno de ellos es suministrarles un complemento alimenticio llamado «aleta o cartílago de tiburón«. Son unas pastillas que podemos adquirir en cualquier clínica veterinaria compuestas de cartílago de tiburón. Sirven para endurecer los cartílagos de las orejas y puedan mantenerse levantadas. También ayudan a mejorar los huesos y las articulaciones del perro.

Otro remedio casero es un vendaje correctivo que se coloca en las orejas del perro. Este vendaje mantiene las orejas levantadas para que los cartílagos se endurezcan en la posición correcta. De esta manera cuando se retira el vendaje es más probable que se mantengan levantadas.

Yorkshire Terrier

Se recomienda que este vendaje lo realice un veterinario ya que seguramente nosotros no lo haríamos correctamente. Podríamos fácilmente dañar sus orejas o dejarlas sin ventilación con lo que ocasionaríamos infecciones de oído.

Si aplicando estos remedios no conseguimos que nuestro Yorkshire Terrier levante las orejas no debemos preocuparnos. No debemos intentar levantarlas con intervenciones quirúrgicas o de cualquier otro tipo no naturales. Ni mucho menos intentar deshacernos de él por este pequeño inconveniente. Ya que seguirán conservando todo su encanto y alegría con o sin las orejas levantadas.

¿Cuánto mide y pesa un Yorkshire Terrier?

El Yorkshire Terrier, como hemos dicho anteriormente, es un perro pequeño o miniatura. La altura dependerá directamente de la altura de sus progenitores. Por eso podemos encontrarnos con ejemplares de diferente tamaño. No obstante, actualmente, el estándar de la raza no establece una altura determinada. Aunque lo normal es que la altura a la cruz de estos caninos esté entre los 15 y 30 cm.

En cuanto al peso los primeros ejemplares de esta raza pesaban entre 6 y 7 Kg. incluso algunos llegaron a alcanzar hasta los 8 kg. Hoy en día existen ejemplares con ese peso original de la especie.

Actualmente, el estándar oficial establece que un Yorkshire Terrier adulto no debe superar los 3,2 Kg. En cuanto el peso mínimo, por lo general, no suelen pesar menos de 1,5 Kg. Aunque existen algunos casos de ejemplares que pueden llegar a pesar tan sólo 1 Kg.

Tipos o clases de Yorkshire Terrier

En algunas razas como el Teckel o el Caniche si pueden diferenciarse según su tamaño (enano, estándar, gigante, etc…). Entonces, ¿Existen diferentes tipos o clases de raza Yorkshire Terrier? La respuesta es «NO».

En el caso del Yorkshire Terrier, en realidad, no existe esta división. Aunque a nivel popular se intenta hacer una engañosa y falsa clasificación de tipos de la raza. En muchas ocasiones nos referimos a ellos incorrectamente. Como Yorkshire Terrier estándar, miniatura, toy, súper toy, enano, gigante, mini, súper enano, teacup, etc… Todo ellos no son diferentes tipos de la raza ya que todos poseen las mismas características.

Estos términos se deben a determinados ejemplares que surgen de forma excepcional en la cría. En muchos casos son fruto de la cría irresponsable, indiscriminada e incontrolada de algunos criadores. Desgraciadamente, lo que suelen hacer es utilizar hembras para criar con un peso por encima del estándar. Y en las últimas semanas de gestación reducen al mínimo su alimentación. De esa manera los cachorros nacen más pequeños y pueden venderlos mejor.

¿Cuál es el Yorkshire Terrier más pequeño del mundo?

El Yorkshire Terrier más pequeño del mundo se llama «Lucy«. Es una ejemplar hembra de New-Jersy (Estados Unidos) propiedad de Sally Leone Montufar. Aparece en el «Libro Guinness de los Récords» con un peso de 1,02 Kg (2,2 libras). Es considerada la perra de trabajo más pequeña del mundo quitándole el título a un perro policía de Japón.

Trabaja como perro de terapia en un programa con sede en Cherry Hill (Nueva Yersey) llamado «Leashes of Loves». Desempeña diferentes labores sociales ayudando a la gente a recuperarse de sus dolencias. Visita cada semana varios hospitales, hogares de ancianos y centros de rehabilitación.

No se recomienda criar perros tan diminutos ya que tienen un alto riesgo de morir. Por eso, esta perrita no tiene descendencia y será la última de su generación.

Teacup o mini

El término «teacup» viene del inglés cuya traducción es «tacita de té«. Esta palabra se usa única y exclusivamente como estrategia publicitaria o marketing. Su finalidad es poder vender los ejemplares enanos o nacidos de forma prematura con facilidad. Es una moda en la que se crían perros de un tamaño muy reducido para llamar la atención de la gente. En vez de dedicar la cría a eliminar problemas de salud mejorando la raza.

Por eso las asociaciones caninas y los clubes especializados en esta raza no reconocen este término. Las características de los ejemplares Yorkshire Terrier teacup, mini o enano van en contra de su estándar racial. Los cuales están establecidos y reconocidos internacionalmente.

Todos estos ejemplares son el resultado de una práctica controvertida de la cría. Según Gale Thompson, del «Yorkshire Terrier Club de América», para conseguir estos ejemplares tan pequeños debe realizarse una selección. Y ésta consiste en escoger a los perros más frágiles, débiles y pequeños para cruzarlos entre sí. Estas cruzas endogámicas indiscriminadas dan lugar a muchos problemas genéticos y enfermedades congénitas. Como hidrocefalia, hipoglucemia, convulsiones, problemas de corazón, luxación de rótulas, etc…

Yorkie

Los criadores responsables la rechazan de forma tajante principalmente por motivos morales. Ya que el código de pautas éticas prohíbe etiquetar a los ejemplares con términos sobre su tamaño como apodo comercial.

Además estos ejemplares no son reconocidos por las asociaciones de criadores oficiales. Tampoco son admitidos en exposiciones caninas o eventos patrocinados por la FCI, AKC o cualquier otro «Kennel Club». Incluso el Club de Yorkshire Terrier Aleman advierte de forma directa de que no existe ninguna raza de «mini o teacup Yorkshire Terrier«. Y todos aquellos que afirman eso están mintiendo y únicamente buscan vender de forma fraudulenta. También añade permanecer lejos de estos «personajes inescrupulosos».

¿Qué ejemplares se consideran mini o teacup?

Un Yorkshire Terrier mini o teacup es cualquier ejemplar anormalmente enano o demasiado pequeño aun siendo adulto. Generalmente pesan menos de 2 Kilos (4 libras) cuando alcanzan su desarrollo completo.

¿Cuántos años vive?

La esperanza de vida de estos caninos está entre los 15 y 20 años. Lo ejemplares que pesen menos de 1,5 Kg. tienen una longevidad menor.

Fotos de Yorkshire Terrier

Temperamento del Yorkshire Terrier

El Yorkshire tiene un carácter equilibrado, vivaz, alegre y seguro de sí mismo. Destacan por su gran personalidad, valor y tenacidad, características propias de perros de mayores dimensiones. Poseen una actitud sorprendentemente desafiante y sobreprotectora para ser una raza tan pequeña. Una de sus virtudes más significativas es que no conocen el miedo.

Son muy inteligentes y astutos. Ocupan el puesto número 27 en la clasificación de «Stanley Coren» acerca de la inteligencia de los perros. En esta lista sobre perros inteligentes comparten ese puesto con la raza Puli y el Retriever de Chesapeake.

Son capaces de saber el horario de cada uno de los miembros de la familia. Cuando se van y cuando vienen de trabajar o del colegio o si alguno no ha llegado todavía a casa. Incluso no dormirá hasta que llegue. Muchos dueños quedan fascinados de ver la capacidad que tienen para entender lo que se habla delante de ellos.

Su fantástico temperamento y carácter les convierte en el animal perfecto de compañía. Incluso para aquellos que, por los motivos que sean, realicen continuos viajes, cortos o largos. Esta raza cuenta con la ventaja que pueden llevarse con facilidad y sin que molesten en los brazos.

Comportamiento del Yorkshire Terrier

Estos caninos son bastante curiosos, activos, vigilantes y suelen estar en alerta. De ahí que suelan ladrar mucho y su ladrido tenga una frecuencia muy alta. Por eso, aun no teniendo la talla de un perro guardián, son unos excelentes perros vigilantes. Cuando note la presencia de alguien acercándose ladrarán para avisarnos de su presencia. Si su ladrido es bastante excesivo y se convierte en un problema, es necesario corregir esta conducta.

La mayoría son muy cariñosos, amables y afectuosos y disfrutan con las caricias. También destacan por ser audaces, inquietos, muy vivos y dinámicos. Por lo general suelen ser bastante abiertos y divertidos y les gusta mucho jugar. Para un Yorkshire Terrier miniatura azul y fuego el juego es su modo de vida. De ahí que tenga tendencia a dar saltos continuamente o a perseguir enemigos imaginarios.

Yorkie

Algunos de ellos, los más atrevidos y valientes, pueden ser muy traviesos, imprudentes y revoltosos. Y aunque parezcan que están serios no lo están y no es nada rencoroso. Suelen involucrarse totalmente en la rutina familiar diaria. Les gusta la gente y son muy protectores de su casa y de su familia. Estos animales detestan pasar demasiado tiempo solos.

Su comportamiento les convierte en una raza excelente para todo tipo de familias. Hoy en día es, junto al Chihuahua (Chihuahueño), el acompañante más adorable y favorito de muchos hogares. Además de ser una de las mascotas más extendidas, apreciadas y populares del mundo. Incluso es perfecto para personas muy mayores o con discapacidad que estén solas y salgan poco de casa.

Relación con otras mascotas

Por su naturaleza la relación con otros perros es bastante buena y no existirá rivalidad alguna entre ellos. Ya que son animales que no son nada egocéntricos ni intentan acaparar toda la atención. No obstante pueden tener comportamientos imprudentes con otros perros de mayor tamaño. Este tipo de conducta puede aparecer durante los juegos entre ellos.

El Yorkshire es un perro de pequeño tamaño y muy frágil y puede sufrir algún tipo de daño por parte del más grande. Es probable que no controle su fuerza y, como es lógico, salga perdiendo el pequeño. No son los primeros que se han lastimado por cogerlos con la boca o aplastarlos sin querer. Y ante esta circunstancia, por su carácter valiente, no se sentirá intimidado ni asustado. Por eso es importante supervisar los juegos entre ellos.

Con los gatos, si han convivido juntos desde cachorros, no tendrán problemas y se llevarán bien. Con otras mascotas o resto de animales de casa, como por ejemplo los roedores, pueden tener problemas. Son su presa natural por excelencia y conservan su instinto de caza. Si hay algún ratón por casa estará en alerta de forma continua hasta cazarlo. Aunque este tipo de conducta se puede evitar con una buena socialización.

Relación con los extraños

Con los extraños no tienen ningún problema y admiten con gusto a toda clase de gente sin excepción. No obstante son unos excelentes perros centinelas y avisarán cuando llegue un extraño a casa.

Relación con la familia

Es una raza que le gusta sentirse unido a la familia, son muy leales y les agrada estar apegados a sus dueños. Les encanta estar sobre sus piernas y siempre están dispuestos a pasar un rato recibiendo caricias y mimos. Sienten un especial cariño hacia sus amos, en especial al que le da de comer y pasa más tiempo con él.

No obstante quiere a todos los miembros de la familia y les apasiona jugar y divertirse con ellos. Independientemente de si son más jóvenes o más viejos, la edad no les influye en nada.

Todo lo que suponga el pasar tiempo con su familia, estarán dispuestos a participar. Por el contrario es una raza que no les gusta estar mucho tiempo solo. Desde el primer momento que llegan a casa se integran con facilidad en la familia. Y con el tiempo son capaces de saber en cada momento sus estados de ánimo.

Relación con los niños

Con los niños, si no los tratan como un juguete o peluche y no los molestan demasiado, suelen llevarse bien. Nuestros pequeños de la casa deben aprender a respetar su territorio para que no haya ningún tipo de problema.

Deben comprender que son muy pequeños y bastante frágiles y pueden salir lastimados en los juegos. También debemos enseñarles cómo tratarlos y respetarlos teniendo cuidado con ciertas acciones. Como por ejemplo que no le tiren del pelo o de la cola, cosas que suelen detestar cuando se las hacen. También es frecuente que los zarandeen violentamente y dejarlos caer al suelo de forma brusca.

Yorkie

Siempre que los traten bien se llevaran estupendamente. No obstante, con niños demasiado pequeños que no sepan tratarlos se recomienda la supervisión de un adulto. Por su corta edad tenderán a cogerlos de forma brusca y pueden causarles lesiones o alguna fractura sin querer. En estos casos se recomienda ejemplares Yorkshire de mayor tamaño y más peso.

Por eso se recomienda estos ejemplares miniatura para familias con niños un poco mayores. Aunque en general, son perfectos para todas las familias con niños. Siempre y cuando como ya hemos dicho, estén educados correctamente.

Enfermedades del Yorkshire Terrier

El Yorkshire Terrier es un perro que en general goza de un buen estado de salud. Es una raza que destaca por ser bastante saludable y sana. Son más fuertes, duros y resistentes de lo que aparentan. Los ejemplares que pesan menos de 1,5 kilos suelen padecer más enfermedades. Incluso tienen más tendencia a tener vómitos y diarreas de forma crónica.

No obstante son propensos a padecer determinadas patologías, principalmente por causas genéticas. Las enfermedades degenerativas o hereditarias más habituales relacionadas con la vista son:

  • Atrofia progresiva de retina: Es una enfermedad hereditaria transmitida por un gen recesivo autosómico. Consiste en la destrucción de las células de la retina de ambos ojos produciendo un deterioro progresivo de la retina. Tiene como resultado la ceguera. Suele afectar a ejemplares mayores, aunque puede aparecer entre los 5 y 8 años de vida.
  • Cataratas: Es la pérdida de transparencia del cristalino, lente situada detrás del iris que ayuda a tener buena visión. Esta opacidad, completa o parcial, puede afectar a ambos ojos o únicamente a uno. Puede aparecer a partir de los 3 años hasta los 6.
  • Queratitis: Consiste en la inflamación de la córnea, parte delantera, transparente y protectora del ojo. Los síntomas más habituales son la secreción ocular, rascado de ojos constante, y tener un ojo más cerrado que otro. Además de tener el ojo inflamado y enrojecido. Generalmente es debido a los pelos del perro y suele tratarse con antibióticos y pomadas especiales. Existen varios tipos de queratitis. La más frecuente es la Queratoconjuntivitis seca o llamada también «ojo seco». Es una deficiencia de las glándulas lagrimales y no humedecen bien el ojo. Es decir, no producen las suficientes lágrimas para proteger la córnea.

Tipos de Queratitis

Además de la «Queratoconjuntivitis» existen varios tipos o clases de queratitis como:

  • Ulcerativa: Es una inflamación muy dolorosa de la córnea. Se produce al complicarse una queratoconjuntivitis o úlcera corneal. Presenta la córnea opaca, nublada o blanca.
  • Infecciosa: Es cuando se complica la queratitis ulcerativa o la seca con infecciones bacterianas. Se trata con antibióticos y puede dar lugar a queratitis micótica.
  • Intersticial: También se conoce como «ojo azul«. El ojo adquiere una tonalidad azulada debido al virus de la hepatitis infecciosa.
  • Vascular y pigmentada: La vascular es cunado córnea pierde su transparencia por los vasos sanguíneos y el tejido conjuntivo. Ya que crecen hacia el interior del ojo. Esto se conoce como neo-vascularización. La pigmentada es cuando se deposita el pigmento melanina en la córnea. Generalmente tiene cura, pero si no está relacionado con la irritación de la córnea es incurable. Además es progresiva y sólo se puede controlar su avance.

Otras enfermedades

Estos perros poseen una anatomía pequeña y son muy frágiles. Es frecuente que se lleven golpes de otros animales o personas durante los juegos. O simplemente sin querer andando por casa o realizando actividades que impliquen dar saltos. Por eso se recomienda evitar que salten desde grandes alturas especialmente cuando son cachorros. De ahí que también tengan una predisposición a determinados problemas ortopédicos como:

  • Luxaciones de rótula y dislocaciones de tibia: Pueden ser como consecuencia de golpes.
  • Disfunciones de columna vertebral: Son propensos a padecer hernias de disco.

También pueden sufrir otras enfermedades muy comunes en razas tan pequeñas como:

  • Bronquitis y problemas cardíacos.
  • Hipotiroidismo: Se produce cuando el sistema inmunológico del perro daña o destruye la glándula tiroides. Esto se conoce también como «tiroiditis linfocitaria«. También se produce cuando el tejido de la glándula se degenera y es reemplazada por tejido adiposo.
  • Problemas de coagulación de la sangre.
  • Hidrocefalia congénita: Es una enfermedad muy común en perros miniatura. Suele aparecer antes de los 6 meses.
  • Intolerancia a la anestesia: Hay que tener mucho cuidado con las intervenciones quirúrgicas.
  • Linfangiectasia: Es una dilatación e insuficiencia de los vasos sanguíneos intestinales.
  • Derivación porto sistémica: Es un conexión anormal entre el sistema vascular porta y la circulación sistemática.
  • Problemas digestivos: Esta raza posee un sistema digestivo bastante sensible y delicado. Esto se debe principalmente como consecuencia de vómitos y diarreas. Y estas se producen por darles alimentos adicionales a su dieta regular.

Algo habitual en esta raza es sufrir alergias en la piel. E incluso reacciones por alguna inyección, como inflamaciones o la pérdida del pelo.

Cuidados del Yorkshire Terrier

El Yorkshire Terrier es una raza muy conocida en todo el mundo. Y es muy fácil y común encontrarse con un ejemplar de estos paseando por la calle. Pero requiere de muchos cuidados y debemos tener en cuenta muchos factores. Uno es su pequeñísimo tamaño, con lo que debemos tener cuidado de no causarles daño con golpes o pisándolos. Además debemos prestar mucha atención a su alimentación, mantenimiento de su pelaje, higiene personal, etc…

Suelen adaptarse perfectamente a todo tipo de familias y espacios. Por eso es apto para vivir en apartamentos o pisos pequeños. Es la mascota ideal para aquellos que no dispongan de demasiado espacio en casa. Se adaptan sin problemas a la vida casera y al ritmo de vida que lleven sus dueños. Aunque lo que más les gusta es salir al exterior y explorar todo a su alrededor. A los Yorkshires les encanta corretear por la hierba y escarbar, son excelentes excavadores.

Yorkshire miniatura

En muchas ocasiones veremos cómo su pequeño cuerpo tiembla sin parar. Esto es bastante habitual en esta raza y puede deberse por el frío o por alguna situación estresante. Por eso es importante tenerlos bien protegidos del frío, especialmente durante la época de invierno. Para ello podemos utilizar la ropa para perros especial para su tamaño. Además, en días lluviosos también se recomienda protegerlos de la lluvia.

A quien dice que estos perros «hablan» con la mirada y que cada ejemplar tiene su propio vocabulario. Y es que en realidad saben comunicar y expresar sus intenciones y sentimientos con sus dueños. Y lo hacen mediante unas modulaciones en sus ladridos, gemidos y gruñidos muy personales.

Alimentación del Yorkshire Terrier

Es importante el aspecto de la alimentación en estos perros, ya que dependerá directamente en su calidad de vida. Debemos tener claro cómo alimentar a nuestro Yorkshire. Su alimentación debe estar equilibrada y dependerá principalmente de su edad. Además debemos tener en cuenta su peso y la actividad física que realiza a diario. Con una buena alimentación nos durará muchos más años y favoreceremos su sistema inmunitario.

¿Qué come un Yorkshire Terrier? Lo ideal y más recomendable es darles un pienso seco de buena calidad. Es importante que el pienso le aporte todos los nutrientes necesarios para gozar de una buena salud. Si le damos comida casera es importante usar ingredientes de primera calidad. Así cuidaremos su frágil estómago y evitaremos problemas de vómitos y diarreas. En el caso de preparar nosotros su comida, la dieta debe estar compuesta por carne de ave, cordero o ternera. Además debe contener remolacha, huevo, maíz, arroz, aceite (vegetal, soja, oliva, de pescado o borraja) y sales minerales. El veterinario nos aconsejará los complementos alimenticios adicionales que debemos darles como las vitaminas.

¿Qué cantidad de comida debo darle? Poseen un estómago muy pequeño y no requieren de grandes cantidades de comida. Por eso lo mejor para este tipo de razas tan pequeñas es acudir a un veterinario. Él nos aconsejará y nos indicará qué cantidad exacta debemos proporcionarle en su dieta diaria. También podemos guiarnos por las recomendaciones de los fabricantes de pienso marcadas en etiquetado. Siempre teniendo en cuenta la etapa de vida en la que se encuentre nuestro Yorkshire. Es importante ajustar la cantidad de comida a lo que su pequeño cuerpo requiera.

¿Cuántas veces hay que darles de comer? Las dosis o raciones diarias en las que debemos distribuir su alimentación dependerán de su edad.

¿Cómo alimentar a un Yorkshire Terrier según su edad?

Es importante proporcionarles un pienso especial dependiendo de la etapa de vida en la que se encuentren. No ingiere la misma cantidad de alimento un ejemplar cachorro que uno adulto. No tampoco todos los ejemplares realizan la misma actividad física. Por lo tanto debemos darles lo que necesiten en cada momento de su vida.

Además no debemos excedernos en darles más comida de la que necesitan dentro de su dieta regular. E igual ocurre con el exceso del consumo de golosinas. Esto dos factores incrementan los problemas digestivos en estos perros.

Etapa de cachorro

Durante los primeros meses de vida es muy importante la alimentación del cachorro. Es fundamental para que se desarrolle perfectamente y crezca sano y fuerte.

¿Qué come un cachorro Yorkshire Terrier? En esta etapa se recomienda proporcionarles un pienso especial de razas minis para cachorros (pienso seco de la gama «Junior«).

¿Cómo debo alimentarlo? Durante los dos primeros meses de vida se recomienda que el pienso se humedezca un poco en agua. De esta manera les será más fácil masticarlo. Poco a poco y de forma progresiva iremos reduciendo el agua hasta que mastiquen el pienso seco. Hasta el quinto mes de vida, su alimentación dependerá de sus necesidades nutricionales. A partir del sexto mes, es importante reducir los gramos de su ración diaria para evitar la obesidad.

¿Cuántas veces hay que darles de comer? La dosis o ración diaria más recomendables es:

  • Hasta los 4 meses de vida: Podemos racionarla en 4 tomas.
  • Desde los 4 hasta los 6 meses: Podemos bajar a 3 tomas diarias.
  • Y a partir de los 6 meses: Ya podemos reducirla a únicamente 2 tomas diarias.

Etapa adulto

Al año de vida se puede decir que hablamos de un ejemplar adulto. En ese momento varía la cantidad de comida y las necesidades nutricionales que debemos proporcionarles. La cantidad diaria de alimento será menor que cuando era un cachorro. Con una buena alimentación sana y equilibrada mantendremos a nuestro Yorkshire fuerte y con vitalidad. Además mantendremos su pelaje sano y suave.

¿Qué come un Yorkshire Terrier adulto? En esta etapa debemos proporcionarles un pienso seco de la gama «adult» especial para razas pequeñas. Se recomienda que sea de buena calidad y debe contener un 40% de proteínas, un 20% de frutas y verduras y un 10% de grasas. Además debe llevar algo de fibra y cereal.

¿Qué cantidad de comida debo darle? La cantidad de comida que debemos darle dependerá de su peso y actividad física. Si realiza una actividad normal podemos darle entre 30-40 gramos si pesa menos de 2 Kg. En ejemplares entre 3 y 4 kg de peso podemos darles entre 55-70 gramos. Si realiza una actividad física bastante alta podemos aumentar estas dosis en 10 gr más diarios.

¿Cuántas veces hay que darles de comer? Durante la etapa de adulto se puede distribuir la cantidad de alimento en 1 o 2 raciones diarias.

Etapa senior

A partir de los 7 años de vida se puede considerar que un perro es anciano. Aunque parezca que sigue con la misma vitalidad y energía, lo cierto es que su cuerpo comienza a envejecer. Y su organismo requiere de nuevas necesidades nutricionales, especialmente sus huesos. Por eso es necesario cambiar la composición y tamaño de su pienso.

¿Qué come un Yorkshire Terrier anciano? Se recomienda proporcionarles un pienso seco de gama «senior» especial para razas pequeñas. Generalmente suelen tener la forma de croquetas y son más pequeñas que las de la gama «adult«. Esto se debe a que en esta etapa a la mayoría de los ejemplares les falta uno o varios dientes. Al ser las croquetas más pequeñas les facilitará bastante el proceso de masticado. No obstante, si les faltan muchos dientes y les cuesta mucho masticarlo se puede combinar el pienso seco con el húmedo.

Es importante que el pienso contenga una buena dosis de calcio para que sus huesos se mantengan lo más sanos posible. Además debe ser rico en vitaminas, ácidos grasos Omega 3 y minerales esenciales. También debe contener un bajo aporte calórico para evitar que engorde demasiado. En esta etapa son propensos a la obesidad. Si observamos que comen poco, dejan de comer, vomitan o cualquier otra anomalía se recomienda acudir a un veterinario.

¿Qué cantidad de comida debo darle? La cantidad de comida que debemos proporcionarles será la misma. No varía y la cantidad irá siempre en función de su peso y actividad física.

¿Cuántas veces hay que darles de comer? Las dosis o raciones diarias se pueden mantener en 1 o 2 tomas diarias.

Higiene del Yorkshire Terrier

La higiene, al igual que ocurre en las demás razas de perros, es muy importante y fundamental para la convivencia. Además el cuidado estético de estos caninos es bastante exigente y su pelo requiere un cuidado especial. Como buen perro faldero termina numerosas veces en los brazos de cualquier miembro de la familia. Con lo que será necesario mantener una buena higiene de nuestra mascota.

Baño

El baño es fundamental y necesario si queremos mantener su manto brillante, reluciente y con una buena longitud. Con el baño eliminaremos toda la suciedad que pueda acumular nuestra mascota durante los paseos. Además evitaremos el mal olor de nuestro perro y lucirá su pelaje en perfecto estado. Al ser un perro tan pequeño esta tarea nos resultará fácil, sencilla y no nos llevará mucho tiempo realizarla.

Al principio es posible que se asusten y se muestren muy inquietos durante el baño. Bien por el agua o el ruido del secador que forma parte de esta nueva rutina. No obstante se acostumbrará a ella en muy poco tiempo.

¿Dónde bañar a un Yorkshire Terrier? Se recomienda utilizar una bañera pequeña con agua caliente. Debemos evitar en la medida de lo posible que pasen frío. Por eso se recomienda realizarlo en un lugar donde la temperatura sea agradable. En invierno podemos poner la calefacción para que el baño transcurre de forma agradable y tranquila.

¿Cada cuánto tiempo hay que bañarlo? Esta raza puede bañarse un par de veces al mes sin problemas. No obstante la frecuencia del baño dependerá de la necesidad y tipo de vida que lleven.

¿Cómo bañarlo? Para realizar el baño es recomendable taparles los oídos con algodón. Comenzaremos echándole agua caliente por encima. Después lo enjabonaremos sin enredar el pelo utilizando un champú especial para perros. Este debe tener un pH similar al de su piel, el cual nos puede aconsejar un veterinario. Generalmente se recomienda un pH neutro que contenga proteínas y suavizante.

Se enjuaga con mucho cuidado retirando todo el resto de jabón. Después podemos aplicar un acondicionador o crema suavizante para reducir la aparición de nudos en el manto. Se deja actuar unos minutos y volvemos a enjuagar minuciosamente.

Secado

Una vez bañado comenzaremos con el secado para eliminar el exceso de humedad. Es importante que no se frote el pelo para no producirles nudos. Para ello podemos utilizar una toalla o un secador eléctrico para retirar toda la humedad del cuerpo.

Es importante que el secador se utilice a una temperatura media y lo suficientemente separado para no quemarle. Hasta que esté perfectamente seco se recomienda que no salga a la calle. Especialmente en invierno ya que podría resfriarse.

El secado debe realizarse en la dirección del crecimiento del pelo. Se recomienda comenzar por la zona de los pies y terminar por la cabeza. Y no debemos pasar de una zona a otra hasta que no esté completamente seca. El secado debe realizarse correctamente ya que el pelo mojado tiende a ondularse y pueden producirse nudos con facilidad.

Si no disponemos de tiempo ni medios suficientes para realizar estas tareas es conveniente acudir a una peluquería canina profesional.

Cepillado

Esta raza requiere de un cepillado muy cuidadoso a diario, especialmente si tiene el pelo largo. En estos ejemplares debemos realizar un correcto cepillado para quitar los nudos y eliminar el pelo muerto. Además ayudaremos a distribuir su grasa natural por todo el cuerpo.

Desde que son cachorros, es muy importante acostumbrarlos a realizar estos cepillados periódicos. Aunque el pelaje de los ejemplares de pelo largo se enreda con facilidad es muy fácil de peinar.

¿Cuántas veces hay que cepillarlos? El proceso de cepillado en ejemplares de pelo corto se debe realizar de 2 a 3 veces por semana. De esta manera evitaremos que se formen nudos y enredos en el pelo. En ejemplares de pelo largo debemos cepillárselo todos los días.

¿Cómo cepillarlos? El cepillado debe hacerse siempre en dirección que crece el pelo. Se recomienda utilizar un cepillo suave o un peine de cerdas anchas. El cepillado debe realizarse suavemente tanto si el pelo es corto como largo. En cada pasada debemos comprobar que no haya ningún nudo y colocaremos bien el pelo. Debemos prestar mucha atención a la parte inferior del pecho, el estómago, las patas y las axilas. Suelen ser zonas bastante complicadas.

Cuando su manto está seco podemos aplicar algún acondicionador para perros con aerosol. Si por el contrario su manto está graso únicamente utilizaremos un poco de agua. Con nuestra mano la esparciremos por su manto.

¿Qué debemos hacer si tienen demasiados nudos o enredos? En estos casos se recomienda realizar un corte de pelo, especialmente si no va a participar en concursos de belleza canina. Así es mucho más fácil mantener el pelaje en buenas condiciones y será suficiente con peinarlos y cepillarlos con regularidad.

Mantenimiento del pelo del Yorkshire

La tarea del cuidado y mantenimiento del pelo del Yorkshire Terrier se remonta a sus primeros días de existencia. El manto largo tradicional conlleva un mantenimiento bastante intenso. La preparación del manto de un Yorkshire de exposición y de uno de compañía es diferente. Y la diferencia está, básicamente, en el empaquetado del pelo.

Como mascota

El recorte del pelo podemos realizarlo nosotros mismos por comodidad para estar por casa y tenerla como mascota. El pelo de la cabeza, para que no caiga encima de los ojos, podemos recogerlos con un moño.

La forma de hacerlo es trazando una línea desde el rabillo de los ojos hasta la parte interior de las orejas. De esta manera se forma un mechón sobre la cabeza que puede recogerse de muchas maneras. Generalmente se recoge con una goma o lazo.

Para exposiciones

Si van a participar en exposiciones caninas debemos dedicar un mantenimiento mucho más cuidadoso y especializado. Los baños deben realizarse una vez por semana.

En este caso el pelaje de estos caninos se deja largo hasta el suelo. Y se va recortando a esa altura para facilitarles el movimiento y para darles un aspecto más limpio. Para no dañar el pelo y mantenga su elasticidad y brillo, el empaquetado se realiza con los mechones aceitados. Generalmente se utiliza un aceite de almendras. Después se envuelve en papel de seda, papel de arroz o con un plástico.

Yorkshire Terrier peinada

Estas envolturas deben fijarse de forma periódica durante la semana y se sujetan con una goma. El objetivo es proteger el pelo y que no se dañe al deslizarse hacia abajo. Ya que con el aceite cogería más suciedad y complicaría bastante el cepillado.

Al Yorkshire Terrier de exposición se empieza a hacer el empaquetado aproximadamente a los 10 meses de vida. Al principio se sentirá un poco incómodo, pero se acostumbrará enseguida. Cuando salen en las exposiciones caninas suelen llevar el pelo enrollados en rulos de papel. El pelo de las puntas de las orejas y de las patas también se recorta para las exposiciones.

John Walsh describió en 1878 una preparación muy similar:

«El pelo debe estar bien engrasado con aceite de coco. El perro debe bañarse cada semana y sus patas deben meterse cuidadosamente en medias».

Colocación de los bigudíes

¿Cómo se colocan los bigudíes? La forma de colocarlos puede cariar dependiendo de la cantidad de pelo que tengamos que recoger. No obstante suelen colocarse de la siguiente manera: 1 en el rabo; 1 en la parte superior del pecho; 1 en la parte inferior del pecho; 2 en cada pata; 5 a cada lado del cuerpo; 1 en la mandíbula; 2 en cada mejilla; 2 en los bigotes; y 1 en el flequillo.

Otros cuidados

El pelo de los ojos suele retirarse mediante un lacito o goma de pelo. Este pelo del flequillo les crece tanto que les puede molestar en los ojos. Y puede causarles diferentes patologías de la visión. Si no lo recogemos es conveniente llevarlo a un peluquero canino para cortárselo.

En las orejas y en la zona perianal el pelo en exceso debe recortarse. Evitaremos que se queden enganchadas las heces. También se recomienda cortar los pelos que les salen entre las uñas ya que puede resultarles bastante molesto.

Al igual que ocurre con las demás razas pequeñas, estos perros suelen tener las uñas largas. No tienen tanto desgaste como en razas de perros más grandes y pueden lastimarse si no se las cortamos. Para ello podemos acudir a un veterinario o centro estético canino. Si realizar nosotros el corte debemos utilizar unas tijeras especiales para ello.

Las legañas son bastante frecuentes en los Yorkshire Terrier. Por eso se recomienda retirarlas después de cada baño. Es el momento perfecto ya que está humedecidas y son más fáciles de limpiar. Nunca debemos tirar de ellas sin estar húmedas, le haríamos bastante daño.

Otro aspecto a tener en cuenta es seguir estrictamente su cartilla de vacunación. El veterinario será el encargado de administrar las dosis que requiera nuestra mascota. De esta manera re fortaleceremos su sistema inmunológico contra los virus y bacterias.

Por último, es importante mantener las desparasitaciones para garantizar su estado de salud. Podemos utilizar las pipetas y collares antiparasitarios para mantener bien alejadas las pulgas, garrapatas y gusanos intestinales.

Higiene dental

Los perros de razas pequeñas son más propensos a la acumulación de placas bacterianas, sarro y caries. Y esto puede generar la pérdida de los dientes a una edad muy temprana, además de producir diferentes enfermedades dentales.

Aunque disponen del mismo número de dientes que el resto de perros (42 dientes), posee una mandíbula muy pequeña. Además los dientes están generalmente encajados unos con otros y esto facilita que se acumulen muchas bacterias en las encías.

Por eso es importante empezar desde cachorros a realizar un buen cepillado de dientes para que se acostumbren. Se recomienda comenzar esta limpieza bucal a partir del séptimo mes de vida. Así nos resultará más fácil llevarla a cabo cuando sean adultos. Podemos utilizar un cepillo y una pasta dentífrica especial para perros.

Cuando cumpla el año de vida podemos ayudar a mantener su higiene dental con un snack dental diario. Se recomienda que esté elaborado con ingredientes naturales. Le ayudaremos en el proceso de masticado e incentivaremos el cepillado de los dientes. También nos servirá de premio cada vez que haga algo bien.

Debemos realizar un cepillado de dientes de forma regular y una limpieza general al menos al año. Esta limpieza profesional debe realizarla un veterinario.

Raza hipo alergénica

El Yorkshire Terrier es una raza de perro hipo alergénica por su pequeño tamaño y porque apenas pierden pelo. A diferencia de otras razas los Yorkshires sueltan pequeñas cantidades de pelo cuando se les baña o cepilla.

De ahí que en muchas ocasiones se dice que su pelaje únicamente se cae cuando se les cepilla. Y por el contrario son muchos los que defienden que simplemente no pelecha. Al perder tan poco pelo se conservan ciertas propiedades en la dermis que hacen disminuir las reacciones alérgicas.

Pero tanto los biólogos y alergólogos como los veterinarios no coinciden con ninguna de estas afirmaciones. Ellos conocen perfectamente todo acerca de la piel de los perros. Y creen que es la caspa y la propia saliva de ellos los principales causantes de la mayoría de las reacciones alérgicas.

Los alergólogos creen que en algunas ocasiones una persona alérgica puede tolerar un perro concreto. Piensan que existen unas diferencias en la producción de proteínas entre los perros y son las hormonas lo que habitualmente causan las alergias. Esto puede beneficiar la convivencia de estos ejemplares con ciertas personas.

Con lo que es posible que algunas personas alérgicas no tengan reacciones ante perros específicos como el Yorkshire. No obstante el hecho de que unos pocos tengan esta suerte no significa que sirva para todos los alérgicos. No se puede tomar como regla infalible e intentar adaptarla a todos ellos ni a todas las razas de perros.

El Yorkshire Terrier es una raza conocida y popular mundialmente por ser hipo alergénica. E incluso la AKC la ha catalogado como una de las razas de perros hipo alergénicos.

Ejercicio

En cuanto a su necesidad de realizar ejercicio se suelen adaptar perfectamente a la familia. No nos va a costar mucho esfuerzo mantenerlos en forma. No obstante requieren una cantidad de ejercicio adecuado a su capacidad y estado físico.

Son perros que tienen mucha energía y son muy activos tanto dentro como fuera de casa. De hecho harán ejercicio en casa mientras nosotros nos movemos de una habitación a otra realizando las labores del hogar.

A pesar de su pequeño tamaño, estos perros son incansables. Disfrutan mucho realizando grandes paseos, cuantos más largos mejor, y largas sesiones de juegos. También les encanta investigar y explorar, sobre todo al aire libre por la naturaleza. Esto se debe a su gran espíritu aventurero. Por su naturaleza, como perros cazadores de pequeñas alimañas, necesitan salir de vez en cuando por el monte o espacios amplios.

Yorkshire Terrier jugando con una pelota

No obstante, con un buen paseo al día y darles juego en casa será suficiente para mantenerlos en forma y felices. Generalmente, a estos perros les encanta jugar con juguetes que tengan o produzcan algún tipo de sonido. Pero debemos comprobarlos con frecuencia por si se rompen ya que pueden tragarse algún trozo. Otro juego que les gusta mucho es el de tirarles la pelota y devolvértela.

Es aconsejable ir cambiando y añadiendo diferentes tipos de juegos en su rutina habitual. De esta manera ayudaremos a mantener su mente activa y despejada. Además aliviaremos tensiones y quemará toda la energía acumulada.

Educación

La educación es un aspecto fundamental para conseguir tener una maravillosa mascota como compañero. Y para conseguirlo debemos comenzar desde cachorros estableciendo límites y siendo firmes en nuestras decisiones. Desde el primer día que llega a casa debemos enseñarle lo que pueden hacer y lo que no.

Es importante mantener mucha firmeza y constancia a la hora de educarlos y enseñarles nuevos comportamientos. Son bastante cabezones y además utilizarán todos sus trucos para intentar salirse con la suya. Destacan por su poder de seducción y buscarán tus puntos débiles para hacerse con el control de la situación.

Por eso nunca debemos ceder nunca ante ellos aunque se muestren mimosos. En las razas de perro miniaturas es común el «síndrome del perro pequeño«. Es cuando creen que han tomado el mando y se vuelven caprichosos y exigente.

En ocasiones estos perros están mal educados porque sus dueños los toman como si fueran un juguete de peluche. Nunca debemos tratarlos con pena ante su frágil apariencia ya que son bastante fuertes en ese aspecto. Este gravísimo error suele desembocar en comportamientos inadecuados como ladrar mucho o volverse agresivos.

Si nuestro Yorkshire ladra demasiado es importante corregirlo cuanto antes siguiendo una serie de pautas concretas. Si adopta un comportamiento agresivo el problema es mucho más grave. Ya que puede peligrar su integridad física metiéndose en peleas con cualquier perro que se tropiece.

Si no lo educamos correctamente será difícil de tratar y nos costará mucho corregir esos malos hábitos. En el caso de conseguir corregir estos malos hábitos se recomienda acudir a un educador experto canino. Corregirá esos comportamientos no deseados y nos dará las indicaciones oportunas para que no vuelva a suceder.

Si enseñamos correctamente a nuestro Yorkshire Terrier tendremos una buena mascota educada y correcta.

Socialización

La socialización en estos perros determinará en gran parte su comportamiento y carácter de adulto. Por eso debemos empezar desde pequeños a socializarlos con otros perros y personas. Es fundamental que conozcan perfectamente su entorno para evitar que desarrollen miedos, fobias o agresividad. Debemos intentar que esta presentación transcurra de la manera más positiva y tranquila posible para él. Evitando los sustos, sobresaltos, agresiones o cualquier cosa que pueda incomodarle.

A pesar de tener un pequeño tamaño, destacan por tener un fuerte y tenaz carácter y esto les convierte en unos verdaderos valientes. De ahí que no dudarán en enfrentarse sin miedo a cualquier perro, ya sea más grande o pequeño. Por eso es importante socializarlos con otros perros desde cachorros para evitar estas acciones tan comprometidas.

También debemos llevar a cabo una buena socialización con las personas ya que tienden a apegarse mucho a su dueño. Y esto les hace ser muy territoriales y comportarse de forma arisca y gruñona con todos aquellos que no conocen.

Es importante una buena socialización antes de que lleguen a la edad de adulto para evitar comportamientos no deseados. Durante las primeras salidas de nuestro cachorro debemos exponerlo a todo tipo de animales, personas, sonidos, visitas, vehículos, etc…

Adiestramiento del Yorkshire Terrier

El Yorkshire Terrier es una raza muy inteligente y suelen aprender bastante rápido y con mucha facilidad. Son muy fáciles de tratar y suelen ser muy obedientes, aunque en ocasiones son un poco testarudos y bastante nerviosos. En general son fáciles de adiestrar y aprenden a escuchar con bastante rapidez.

El adiestramiento debe ser constante, positivo, variado y divertido. Una de sus características es que aprenden los trucos nuevos rápidamente. Es importante que comience aprendiendo las órdenes básicas como sentarse, acudir al lado tuyo y quedarse quieto. De esa manera evitaremos situaciones de peligro y lo mantendremos a salvo.

Se recomienda que el adiestramiento de nuestro Yorkshire esté basado en el refuerzo positivo. Es decir, cada vez que realice una acción buena debemos premiarle con algún tipo de recompensa. Esta puede ser una golosina o algún juguete que le guste mucho. Aunque principalmente debe ser afectiva, mimos, caricias, buenas palabras, etc…

Un aspecto importante es adiestrarlo correctamente para controlar su tendencia a ladrar. Deben aprender a ladrar únicamente cuando escuchen ruidos extraños para alertarnos. Nunca por tener un comportamiento nervioso.

Aunque los Yorkshires son bastante ágiles e inteligentes, es bastante raro verlos en pruebas de «Agility«. Generalmente suelen verse en los concursos de belleza canina y en deportes de obediencia.

El cachorro Yorkshire Terrier

Antes de adoptar un cachorro Yorkshire Terrier es importante conocer bien esta raza. Estos ejemplares son muy pequeños y mantendrán esas dimensiones tan pequeñas cuando sean adultos. Esto nos hace experimentar una sensación de responsabilidad parecida a la de tener un bebé en casa.

Yorkshire Terrier cachorro

También debemos tener claro que poseen un gran carácter territorial. Y ladrarán ante cualquier sonido extraño y cuando llegue algún extraño a casa. Ya desde cachorros, los Yorkshire son bastante activos, nerviosos, inquietos y muy juguetones. Poseen una energía infinita que habrá que quemarla dándoles continuos juegos.

Precauciones para adoptar

Si decidimos adoptar un ejemplar de esta raza para tenerla en casa como mascota debemos tener ciertas precauciones. Especialmente si lo adquirimos por internet, ya que en muchas ocasiones no son de raza pura. Con frecuencia nos engañan y son ejemplares de cruces o pertenecen a otras razas. Es importante acudir a tiendas especializadas o buenos criaderos con buena fama para evitar las falsificaciones.

Lo primero es asegurarnos que el cachorro no se haya desvinculado de su madre antes de los 3 meses de vida. Durante ese periodo es importante que esté con su madre para que se desarrolle correctamente. Además el cachorro Yorkshire Terrier debe tener todas sus vacunas al día y su desparasitación.

También debemos comprobar que tenga los ojos brillantes y los dientes sanos. Las encías deben tener un color salmón y no presentar inflamaciones. Otro aspecto que debemos tener en cuenta es si tiene rastros de excremento alrededor del ano. Esto es síntoma de que pueda tener diarrea. En general, el ejemplar debe tener buen aspecto que será señal de que está bien alimentado.

Al llegar a casa es normal que al principio se comporten con una cierta timidez e incluso que estén asustados. Generalmente mostrarán inseguridad hasta que se acostumbren a su nueva vida.

¿Cuánto cuesta un cachorro Yorkshire?

Siempre es más recomendable adoptar antes que comprar cualquier perro. Pero si decidimos adquirir un ejemplar Yorkshire Terrier de pura raza nos costará bastante caro. El precio depende de donde lo adquirimos, tienda o particular, y del tamaño del ejemplar. En general, podemos encontrarlos desde los 150€ hasta los 800€. Incluso más caros si hablamos de ejemplares de exposiciones.

Lo más llamativo es que suelen ser mucho más caros los Yorkshires que venden los criadores particulares. Y en cambio en las tiendas especializadas los podemos adquirir más baratos. No obstante, los ejemplares más económicos pueden no ser una raza pura o tener muchas faltas al estándar racial.

Fotos de Yorkshire Terrier cachorro

Cría y reproducción

Muchos propietarios de Yorkshires quieren obtener cachorros de sus ejemplares mediante su cría y reproducción. Es importante que esta tarea la lleve a cabo un profesional si somos criadores inexpertos. Si decidimos hacerlo por nuestra cuenta debemos tener en cuenta ciertos factores. Como por ejemplo la salud de los ejemplares que se van a cruzar y la pureza de la raza (su pedigrí).

Recomendaciones para la cría

Es importante y recomendable que la cría, igual que en las demás razas, se realice de forma responsable. La finalidad no es otra que la de mantener y mejorar la raza. Para ello debemos tener en cuenta factores como:

  1. Igual fenotipo: Tanto el macho como la hembra deben tener similar fenotipo. Ya que lo que se pretende es que se aproximen al estándar racial de la raza. Por eso es importante que posean un conjunto de rasgos observables como la altura, color de ojos, etc… y el mismo grupo sanguíneo. Esto es lo que les hace destacar por su tipicidad para obtener perros lo más homogéneos posible. Siempre sin desviarse del estándar racial sin enfermedades y libres de tara.
  2. Aptos para la cría: Es importante que ambos ejemplares que intervengan en el cruce sean aptos para la reproducción. El macho debe realizar las montas por sí solo y la hembra debe tener la capacidad de gestar. Además de ser capaz de amamantar la camada sin poner su vida en peligro.
  3. Tamaño adecuado: La hembra debe tener un tamaño adecuado para ser capaz de sacar adelante a sus cachorros. Por eso es importante no cruzar ejemplares hembras con un tamaño o peso muy reducido. Es importante evitar realizar la cría con perros que pesen menos de 2 Kg. Ya que los cachorros alcanzarán en poco muy poco tiempo un tamaño considerable dentro del vientre materno. Y puede provocar serios problemas a la madre.
  4. Seguimiento de la hembra: Durante la gestación de la hembra es importante realizar un seguimiento por parte del veterinario. Se recomienda que asista al parto ya que en el caso que surja alguna dificultad puede realizar una cesárea con antelación. También es fundamental alimentarla correctamente durante toda la gestación mediante una dieta adecuada.

Tamaño del macho

Es totalmente falso que el macho debe ser ligeramente más pequeño que la hembra. Con bastante frecuencia se cree que de esta manera se facilita la gestación y el parto de la hembra. Los fetos se desarrollan en el vientre de la madre en función de su propio tamaño y de su capacidad.

Las camadas de los Yorkshire

El número de cachorros de Yorkshire Terrier dependerá significativamente del peso, tamaño y edad de la madre. Entonces, ¿Cuántos cachorros puede tener mi Yorkshire Terrier? Pues lo habitual es que las camadas de estos caninos sean de 3 o 4 cachorros. No obstante se han registrado camadas de hasta 8 cachorritos.

Camada de Yorkshire

Además también influye si es su primer embarazo o han tenido alguno con anterioridad. En los primeros celos las hembras de menor tamaño pueden llegar a tener dos o tres cachorros. Y las que tienen una edad más avanzada suelen gestar un mayor número de cachorros. Pueden llegar a tener hasta seis perritos en el mismo parto.

Ciclo reproductivo del Yorkshire Terrier

Cuando las hembras alcanzan la pubertad pasan su primer celo. Este suele producirse entre los 6 y 8 meses de vida. Es frecuente que los pasen de forma silenciosa y totalmente desapercibida. Ya que prácticamente no varía su comportamiento ni físicamente dan señales de que estén en celo. Esto se debe porque son muy jóvenes y aún no se sienten atraídas por los machos.

A partir del segundo o tercer celo es cuando adquieren una mayor fertilidad y está preparada para la reproducción. Por eso se recomienda no intentar la cría hasta ese momento. Una vez quede embarazada podemos saber en qué momento de la gestación se encuentra.

Ciclo estral

Para saber en qué ciclo estral, de celo o reproductivo se encuentra podemos diferenciar 4 fases:

  • Proestro: La 1ª fase tiene una duración entre 5 y 15 días. En esta etapa aún no se muestra accesible para el apareamiento con el macho. La hembra suele presentar signos de sangrado y aumenta la frecuencia de la orina y el tamaño de su vulva. Además también intensifica las ganas de salir a pasear.
  • Estro: Esta 2ª fase alrededor de 5 a 10 días aproximadamente. Comienza cuando la hembra acepte ser montada por el macho. En ese justo momento la hembra tiene muchas posibilidades de quedar embarazada ya que está en su momento más fértil. Durante esta etapa aumenta el sangrado y la vulva sigue aumentando hasta adquirir un gran tamaño. Una vez finalizada esta etapa no volverá a querer ser montada por el macho.
  • Diestro: La 3ª fase dura aproximadamente unos 2 meses (alrededor de 60 días). Durante este período la hembra volverá a la normalidad. Si no ha quedado embarazada seguirá normal y no presentará ninguna alteración en sus hormonas. En estos casos pueden llegar a adoptar comportamientos típicos de «embarazos psicológicos». Comienzan a cuidar objeto o juguetes como si fueran sus cachorros o incluso pueden llegar a almacenar leche en sus mamas.
  • Anestro: La 4ª y última fase va desde que termina el diestro hasta el inicio del siguiente celo. Durante este período no presenta ningún signo reproductivo ni se sentirán atraídas por los machos. De igual manera los machos no sentirán ninguna atracción por ellas.

¿Cuántos períodos de celo tiene las hembras Yorkshire Terrier? Estos ejemplares atraviesan o pasan el celo 2 veces al año.

Curiosidades

Los trabajadores de las minas de carbón utilizaban junto a esta raza cazadora de ratones y ratas a otro animal. Era también muy pequeño y tenía las orejas erguidas. Se llamaba «Black and Tan Terrier«, que en la actualidad se denomina «English Toy Terrier«.

En 1900 algunos criadores de esta raza intentaron fomentar el Yorkshire Terrier Blanco. También el de color plata que surgió al nacer ejemplares sin el color correcto.

Lady Edith Windham-Dawson fue una criadora y juez de exposiciones caninas. Sus perros eran de una excelente calidad y ganaron varios premios en Inglaterra e Irlanda. Todos sus sementales llevaban el afijo del criadero Lady Windham (Soham).

Esta raza muy observadora y es capaz de realizar un registro de todo aquello que ocurra a su alrededor. Les encanta todos los deportes de los Terriers de mayor tamaño.

P. H. Combs, en 1891, se quejó de los permios que se estaban dando a los cachorros Yorkshire Terrier. Escribió que no era justo otorgarles ese honor de campeones por el color de su pelo. Ya que no está totalmente desarrollado y de adulto no se sabe si será ese exactamente su color. Y esta circunstancia beneficia muy poco a su propietario.

Si te ha gustado, compártelo en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin