Dogo Canario

Dogo Canario

El Dogo Canario es una de las razas de perros más antiguas y grandes que existen en España. El Gobierno de Canarias lo consideró por ley como un «símbolo natural de las islas de Gran Canaria». Su función original era la de perros de pelea, de guardián y ganadero. A pesar de ser una raza catalogada como peligrosa, normalmente suelen ser amigables y tranquilos. En esta guía del Dogo Canario descubriréis todo acerca de esta gran raza como su origen, historia, características, enfermedades, etc…

Definición y Origen

El Dogo Canario o Presa Canario es una raza canina originaria del Archipiélago Canario en España. Concretamente en las «Islas de Tenerife» y las «Islas Canarias». El origen de su nombre «Canario» no está muy claro. Hay quienes defienden que viene por la denominación de las islas donde se originaron. En cambio otras teorías dicen que las Islas Canarias adoptaron ese nombre por estos perros que habitaban desde tiempos remotos. No obstante «can -arias» hace referencia a «can» cuyo significado en latín es «perro».

Surgió de cruzar diferentes perros molosoides (como el Dogo Español) que llegaron al archipiélago con el perro «Bardino Majorero«. Esta raza prehispánica es originaria de la isla de Fuerteventura, también perteneciente al Archipiélago Canario. El Majorero es una raza muy apreciada y valorada en todas las islas y destaca por su inteligencia (aprende fácilmente).

Además tienen una gran fortaleza, coraje, valentía y ladran poco. Eran perros de ganado muy ágiles, con mucho nervio y una gran capacidad para el trabajo. El objetivo de estos cruces era conseguir un perro fuerte de gran tamaño, tipo dogo, y las cualidades del Majorero.

También recibe otros nombres como por ejemplo «Perro Presa Canario» o «Canary Dog«.

Historia del Dogo Canario

La historia de estos caninos es muy antigua ya que surgieron hace varios siglos en el Archipiélago Canario. Realmente, durante sus comienzos, no eran una raza propia ya que eran perros mestizos. Presentaban diferentes morfologías y además tenían diferentes características en cuanto a las funciones que realizaban.

Existen referencias escritas de estos caninos datadas del siglo XVI. En ellas se describen las funciones que realizaban y su vinculación a las Islas Canarias. En ninguno de estos documentos se describe el aspecto o morfología de estos caninos. Aunque por las funciones que desempeñaban se puede deducir que eran robustos y fuertes tipo molosos de presa bastante ágiles.

Durante los siglos XVI y XVII aumentó el número de ejemplares y se hicieron muy populares gracias a sus utilidades. Tenían una gran capacidad para el trabajo y eran unos excelentes perros guardianes de propiedades. También destacaban como perros de ganado de bueyes y vacas.

Origen IndioDatos HistóricosExterminio de los perros de presaInfluencia inglesa

Origen Indio

Hay historiadores que creen que estos perros ya existían con anterioridad a la conquista del Archipiélago en el siglo XV. Existen documentos en los que se puede deducir que aquellos grandes animales eran «antiguos Dogos Canarios«. Incluso parece ser que dos ejemplares se llevaron al Rey de Mauritania durante las expediciones.

Estos enormes perros participaban en las costumbres y cultos funerarios de los indígenas de la isla. En los descubrimientos arqueológicos aparecen perros momificados junto a sus amos. Ya que pensaban que les guiarían hasta el más allá.

También aparecen en mitos y leyendas de estos aborígenes. Cuentan que se les aparecían demonios en forma de «enormes perros lanudos«. Los habitantes de la isla de Palma los denominaban «Irnene» y los de Gran Canaria «Tibicena«. E incluso también formaban parte de su gastronomía ya que se consumían castrados en pequeñas proporciones.

Datos históricos

Una vez finalizada la conquista es cuando comienza a documentarse la presencia de estos perros de morfología presa. Principalmente en los cedularios de los cabildos de Tenerife y Fuerteventura. Los datos más importantes son:

  • Primer documento: Este hace referencia a estos perros y data del año 1501. En él se permite tener a los criadores de cerdos a «uno de los grandes».
  • Isla del cabildo de Betancuria (Fuerteventura): El 25 de agosto de 1617 se permite que cualquier vecino puede matar a perros de presa. Siempre que anden sueltos y puedan causar daños sin que se les castiguen.
  • 19 de febrero de 1618: Se ordena que todos los perros de presa estén atados.
  • 21 de octubre de 1924: Únicamente se puede tener un perro de presa o de caza para custodiar la propiedad.
  • En 1630: Todos los propietarios de perros de presa deben declararlos ante la justicia.

Exterminio de los perros de presa

En 1516 se ordenó el exterminio de los perros salvajes o asilvestrados por los ataques al ganado. Para llevar a cabo esta misión se utilizaron dos perros de presa adiestrados para esta labor. Esta pareja de perros eran propiedad de «Don Pedro de Lugo» y tardaron 2 años en realizar el exterminio.

Más tarde, el 5 de enero de 1526 el Gobierno Canario ordenó la muerte de los «perros de presa grandes«. También fue por los continuos ataques y daños que causaban al ganado mayor y menor. Todos los ejemplares debían sacrificarse excepto la pareja de Don Pedro de Lugo y los de uso exclusivo de carniceros. En diciembre de ese año se dio por concluido el exterminio quedando únicamente 4 ejemplares de perros de presa.

Una vez más, en 1645, se volvió a ordenar matar a todos los perros por causar daños al ganado. No obstante se podía conservar un perro de presa o de ganado para la protección de las casas.

Y por último el 13 de marzo de 1737 se ordena matar a todos los perros abandonados. Esta medida se adoptó por el incremento de ejemplares que los forasteros dejaban abandonados en los puertos. Además únicamente se podía tener perros ganaderos o labradores.

Durante esta época el Dogo Canario pudo extinguirse pero consiguió sobrevivir y actualmente es una raza muy querida.

Influencia inglesa

Las islas Canarias eran una escala en la ruta de numerosos comerciantes procedentes de todas partes. Especialmente de los que venían de la ruta de América. De ahí que llegaran desde siempre diversas razas de perros hispanas de caza, rastro y presa. Como por ejemplo las variedades del presa español, el «Dogo Español» (moloso pesado) y el «Alano Español» (moloso ligero). Ambos se utilizaron en la conquista del Continente Americano.

Pero durante esa época aumentó el cultivo en el campo de la vid en el Archipiélago. Desde el siglo XV hasta finales del siglo XVIII se instalaron comerciantes de Inglaterra en la isla. Este aumento progresivo de británicos dio lugar a la llegada de las peleas o combates de perros. Era un deporte «de sangre» muy famoso en su país y pasaban por sus años dorados. Y con ellos llegaron los perros «Bangdogs» (antecesores del Bulldog) y los «Tiedogs» (antecesores del Mastiff). Eran fieles y los utilizaban para como guardianes para defender sus propiedades.

Perros de pelea

El Dogo Canario fue adquiriendo cada vez más popularidad gracias a estas peleas, que hasta los años 50 eran habituales. Se tuvo que adaptar para esta nueva tarea y se cruzó con razas como el Bulldog y el Bull Terrier.

Durante los combates ningún espectador podía tocar o molestar a los perros. No se organizaban, sino que los propietarios se retaban para que combatieran sus perros. Aunque todos los habitantes de la zona terminaban acudiendo a tal evento.

Los combates se desarrollaban de dos maneras, con collar o sin collar. Sin embargo la mayoría de veces se enfrentaban cara cara a los perros dentro de un círculo marcado en el suelo. Y cuando daban la orden soltaban el collar para que comenzase el combate. No obstante, estas peleas no eran muy sangrientas ya que únicamente los perros se agarraban y empujaban. Normalmente no se mordían y era muy raro que algún ejemplar muriese.

Al borde de la extinción

Estos combates alcanzaron su punto más alto a principios del siglo XX aunque años más tarde se prohibieron. Con la ilegalización de los combates de perros y la pérdida de la ganadería tradicional bajó el interés por esta raza. Y hacia el año 1960 estuvieron a punto de extinguirse. A partir de ahí se dejaron a un lado y se encargaron los criadores de mantener la raza e impedir su desaparición.

Aunque la situación vuelve a empeorar tras la entrada a la isla de nuevas razas forasteras. Como por ejemplo el Pastor Alemán, Dóberman y Mastín Napolitano. Los pocos criaderos que se dedicaban a la cría del Dogo Canario comenzaron a cruzarlos con ellos. Llegó un momento en el cual la raza era irreconocible pero gracias a unas camadas puras no termina de desaparecer.

En 1970 se reconoce la importancia de la presencia de esta raza en la isla. Y se declara como parte del «Patrimonio Autóctono de las Islas Canarias«. Comienza un control en la cría seleccionando los mejores ejemplares para mejorar y recuperar el Dogo Canario. La mayoría de los criadores de la isla de Tenerife se unen y forman el «Club Español del Presa Canario«. También se unen aficionados de Palma, Lanzarote, Gran Canarias y Fuerteventura, en las cuales se crean delegaciones. La raza se consolidó en el Archipiélago y comenzó a su divulgación tanto nacional como internacionalmente.

Hoy en día es una raza reconocida por muchos clubes caninos internacionales como la FCI, UKC y ACA.

Utilización

Inicialmente se utilizaron para cuidar, manejar y proteger el ganado bovino y vacuno de los ladrones y todo tipo de depredadores. Además ayudaban a los carniceros en tareas como agarrar las vacas durante su sacrificio. También desempeñaban tareas relacionadas con la caza mayor como perro de caza o de diente sujetando diferentes presas.

Posteriormente, durante varios siglos, también se utilizaron como perro de pelea. Pero por suerte se prohibieron y se dejaron de utilizar para estas prácticas tan inhumanas.

Actualmente siguen empleándose en tareas de protección y guarda del ganado bovino de los ladrones. Aunque, en su gran mayoría, desempeñan la función de perro de compañía en numerosos hogares. También, por su carácter fiel y protector se utilizan mucho como perro guardián.

dogo o presa canario

Características del Dogo Canario

La principal característica es su gran tamaño con un perfil rectilíneo y su máscara negra. No obstante para tener un gran tamaño estos caninos son muy ágiles. Es un perro tipo molosoide robusto y está bien proporcionado. La longitud del cuerpo es mayor que la altura a la cruz, sobre todo en las hembras. El ancho del cráneo es 3/5 de la longitud total de la cabeza. La proporción del cráneo-ante cara es del 60-40%. La longitud del codo al suelo es la mitad de la altura a la cruz en los machos. En las hembras suele ser un poco menos.

Su movimiento es ágil y elástico y cubre bien el terreno dando pasos largos. En su movimiento natural la cola la lleva hacia abajo y la cabeza ligeramente por encima del nivel del dorso. En cambio, cuando está en alerta, durante el movimiento lleva la cola y la cabeza en alto.

Está clasificado de la siguiente manera:

  • Clasificación General: Se clasifica como una raza de Perros Gigantes.
  • AKC: No reconocido.
  • FCI: Grupo 2: Perro tipo Pinscher y Schnauzer, Molosoides, Perros tipo Montaña y Boyeros suizos. Sección 2: Molosoides tipo Dogo.
CabezaCuerpoColaPelaje

Cabeza

La cabeza es maciza, compacta y está cubierta por una piel gruesa. Tiene la apariencia de un cubo ligeramente alargado. El cráneo es sólido, grande y convexo de delate hacia atrás y transversal. El ancho es casi igual que el largo. El stop o depresión naso-frontal está pronunciado pero sin exceso.

Las orejas tienen un tamaño mediano, están colocadas bien separadas entre sí y cubiertas de pelo corto y fino. Caen de forma natural a ambos lados de la cabeza dobladas hacia atrás siempre que no estén cortadas. Cuando están plegadas tienen forma de «rosa». Están situadas ligeramente por encima del nivel de los ojos. Se consideran poco usuales las orejas de inserción muy alta o que se encuentren muy juntas. Cuando se recortan tienen forma triangular y quedan erectas o semi-erectas. El estándar hoy en día no requiere de su amputación.

Rasgos faciales

Los ojos tienen un tamaño mediano y son ligeramente ovalados. Están bastante separados entre sí y no deben estar ni hundidos ni saltones. El color varía en función del color del manto y va desde una marrón o castaño medio a un marrón oscuro. Nunca deben ser ni amarillos ni claros. Los párpados están bien apretados y son de color negro. No deben estar caídos.

El hocico es más corto que el cráneo y la proporción ideal es de 4/6. El ancho del hocico es 2/3 del ancho del cráneo. Es ancha en su base y se estrecha ligeramente hacia la nariz. La caña nasal es plana, recta y no debe presentar surcos. La trufa es amplia y tiene una fuerte pigmentación de color negro.

Los labios son bastante gruesos y carnosos. Los superiores cubren ligeramente los inferiores y visto de frente se unen formando una «V» invertida. El interior de los labios es de color oscuro. Las mandíbulas están bien desarrolladas y tienen una mordida en forma de tijera o un leve prognatismo (2 mm máximo). También se admite la mordida en pinza pero no es deseable por el desgaste que sufren los dientes. Los dientes son anchos y están fuertemente implantados.

Cuerpo

El cuerpo es largo, ancho, profundo y de complexión cuadrada. La línea superior es recta, corta y no debe presentar deformaciones. Está sostenida por músculos bien desarrollados elevándose desde la cruz hacia la grupa. La grupa es ancha, de longitud media y tiene forma redondeada. En las hembras es un poco más ancha. Una grupa larga limitaría su movimiento.

El cuello es sólido, musculoso, está derecho y bien redondeado. Es más corto que la longitud de la cabeza y presenta una leve papada.

El pecho tiene una gran capacidad, es amplio y llega hasta los codos. Las costillas están bien arqueadas. El vientre está ligeramente recogido y la línea inferior no debe descender. Los flancos están levemente pronunciados.

Los hombros tienen una buena inclinación y los codos no deben estar orientados ni hacia fuera ni hacia dentro. Los pies anteriores tienen forma de «pies de gato» y los dedos están redondeados y no muy juntos. Las almohadillas están bien desarrolladas y son de color negro. Las uñas son oscuras y dependiendo del color del manto pueden ser blancas. No obstante las uñas blancas deben evitarse.

Los miembros posteriores son fuertes y, visto desde atrás, son paralelos sin presentar desviaciones. Los muslos son largos y musculosos. Los pies posteriores son un poco más largos que los anteriores y con las mismas características.

Cola

La cola es de implantación alta y gruesa en la base estrechándose hacia la punta. Llega hasta la altura del corvejón. Durante el movimiento del perro se encuentra elevada en forma de «sable» pero sin encorvarse ni apoyarse sobre el dorso. Cuando el perro se encuentra en reposo la cola cuelga derecha con una ligera curva la final.

Pelaje

El pelo del Dogo Canario es corto, liso, áspero al tacto y queda pegado al cuerpo. No tiene subpelo o capa inferior aunque puede aparecer en la zona del cuello y parte posterior del muslo. Es muy corto y fino en la zona de las orejas y un poco más largo sobre la cruz y parte posterior de los muslos.

Color del pelo

El manto del Dogo Canario es «Atigrado» y puede mostrar diferentes tonalidades como:

  • Marrón oscuro atigrado: Es el más común.
  • Marrón claro atigrado
  • Negro sólido: Este color únicamente lo aceptan algunas organizaciones en su estándar.
  • Cervato
  • Cervato plateado
  • Gris Plateado o gris claro
  • Arena o rubio
  • Rubio rojizo
  • Etc…

Todos los ejemplares deben presentar alguna tonalidad de atigrado. Además la máscara debe ser negra y nunca debe esparcirse en la zona de los ojos. Se aceptan manchas blancas sobre el pecho, base del cuello y pies anteriores. También en los dedos de los pies posteriores pero mínimamente.

La piel es gruesa, flexible y elástica. Se encuentra más suelta en la zona sobre y alrededor del cuello y en la cabeza. De ahí que cuando está en alerta se forman pequeñas arrugas en la frente y unos pliegues debajo de la boca.

Fotos de Dogo Canario

Dogo o Presa Canario Blanco

Existe una variedad denominada «Dogo Canario Blanco«, que presenta un manto muy peculiar de color blanco. Pero, aunque parezca blanco, se trata de ejemplares con un tono de color muy claro. En realidad, suelen ser de un color arena, crema o rubio tan claro que da la impresión de parecer blanco. También presentan la máscara oscura en el hocico.

Estos colores están aceptados por la FCI aunque son bastante diferentes del marrón atigrado típico de la raza. De hecho, los cachorros de las camadas suelen ser de diferentes colores.

¿Es lo mismo Dogo Canario y Presa Canario?

Muchos expertos afirman y defienden que son dos razas totalmente diferentes. Incluso Manuel Curto Gracia, considerado el padre de la raza, afirma que poseen claras diferencias. Especialmente morfológicas, fenotípicas y funcionales. Las dos variedades se han separado siguiendo unos patrones distintos y obteniendo registros en clubes diferentes.

Las evidentes diferencias en las que se basan para considerarlos razas diferentes son:

  • Dogo Canario: En el año 2001 la FCI reconoció y estableció su estándar. Lo clasificó como un perro moderno con una morfología diferenciada. No admiten el manto de color negro y es obligatorio la máscara negra.
  • Perro de Presa Canario: En el año 2003 la UKC reconoció y estableció su estándar. Recibió el apoyo del «United Perro de Presa Canario Club de Estados Unidos». Este club lo clasificó como un perro de línea tradicional y funcional. La UKC elaboró un patrón para estos ejemplares con muchas características que lo diferencian perfectamente del Dogo Canario. Especialmente en el color del pelaje, tamaño y numerosos rasgos morfológicos. Como por ejemplo en estos ejemplares se admiten y es muy común el manto de color negro. Además poseen diferente altura y peso tanto en los machos como en las hembras. También la máscara negra pueden llevarla o no, ya que existen Perros de Presa Canarios sin esta característica.

¿Cuánto mide y pesa?

La alzada a la cruz de los ejemplares machos es de 60 a 66 cm. En las hembras es de 56 a 62 cm. No obstante, en los ejemplares típicos se permiten 2 cm por encima o por debajo.

El peso de los machos está entre los 50 y 65 kg. En de las hembras está entre los 40 y 55 kg.

¿Cuánto vive un Presa o Dogo Canario?

La esperanza de vida es de 9 a 11 años. Aunque con una buena alimentación y unos buenos cuidados pueden durar hasta los 12 años perfectamente.

Temperamento del Dogo Canario

Son bastante tranquilos, equilibrados y muy seguros de sí mismos. Tienen un carácter calmado y una expresión que muestra estar siempre atentos y alertas. Por eso se utilizan mucho para la defensa de mujeres víctimas de violencia de género.

Estos dogos son muy valientes e inteligentes y les gusta trabajar para su amo. Poseen un carácter alerta y templado y esta actitud la mantienen firmemente.

Comportamiento

Normalmente estos caninos tienen un buen comportamiento y suelen ser muy cariñosos y amigables. Son muy leales a sus dueños y son, de natural, bondadosos y nobles. No obstante tienen un alto sentido territorial que les hace tener una aptitud de vigilancia y de protección. Esta aptitud puede llevarles a actuar de manera violenta o agresiva.

Este fuerte instinto de perro guardián unido a una mala educación les ha llevado a estar catalogados como perros potencialmente peligrosos. Por eso, un ejemplar de esta raza, pueden ser un peligro en manos de propietarios que se dediquen a potenciar su agresividad.

Poseen un ladrido bajo, profundo y ladran muy poco. Pero cuando lo hacen es bastante ronco e intimidatorio. En general, las hembras suelen ser más manejables que los machos. Sin embargo no son perros falderos ni podemos pretender tenerlos al lado nuestro a nuestros pies.

Relación con otras mascotas

Se suelen llevarse bien con los gatos y con cualquier otro animal doméstico que convivan con ellos. No obstante deben estar socializados y acostumbrados a esa convivencia desde cachorros.

Sin embargo, suelen ser bastante dominantes con otros perros, especialmente con ejemplares machos. No les gusta compartir su espacio y competirán con ellos para establecer una jerarquía. No tendrán ningún miedo ni a enfrentarse ni a pelearse con ellos.

Relación con los extraños

El Dogo Canario es un perro que le gusta vigilar y se muestra muy desconfiado y reservado con los extraños. Este carácter protector lo demuestra continuamente dentro de su propio territorio. De ahí que un ejemplar de esta raza en nuestro jardín evitará que entre ningún extraño.

Si conseguimos una buena socialización desde cachorros se puede reducir este recelo con los extraños. Si no lo logramos, desconfiarán y se mantendrán distantes a todas las personas que no conozcan e intenten entrar en nuestra propiedad.

Relación con la familia

Con la familia se muestran extremadamente leales, fieles y cariñosos. Si detectan que algún miembro de su familia se ve amenazado o en peligro reaccionarán rápidamente. Son muy obedientes, dóciles y especialmente devotos a sus amos.

Relación con los niños

La relación con los niños es bastante buena y no suelen tener problemas con ellos. Aunque tengan fama de peligrosos, suelen ser muy cariñosos y buenos con ellos. Pero a pesar de su nobleza, pueden ocasionar algún tipo de problema si otros niños molestan a sus pequeños amos.

No obstante para conseguir una buena relación y evitar problemas es importante enseñarles a convivir juntos. Por un lado, enseñar a nuestro perro desde cachorro a respetar a los niños. Y por otro enseñar a nuestros pequeños la manera correcta de comportarse y de jugar con ellos. Si ambos saben cuáles son los límites y no los sobrepasan conseguiremos que sean buenos amigos y compañeros de juego.

Enfermedades del Dogo Canario

Estos caninos, por sus condiciones a lo largo de los siglos, poseen una gran resistencia y fortaleza. De ahí que suelen ser perros muy sanos y tienen muy pocos problemas de salud. No obstante, por su gigantesco tamaño pueden padecer de enfermedades como:

  • Displasia de cadera.
  • Displasia de codo.
  • Torsión gástrica.
  • Epilepsia.
  • Infecciones cutáneas: Como por ejemplo la sarna, luxaciones, criptorquidia, etc…

Cuidados del Dogo Canario

El Presa o Dogo Canario, como cualquier otra raza, requiere de unos cuidados esenciales para una buena convivencia. No obstante no necesitan dedicarles mucho tiempo ni tampoco precisa de grandes cuidados.

Debido a su gran tamaño es conveniente tener un buen jardín o patio para que puedan estirarse sin problemas. Es donde pasarán la gran parte del día y además están acostumbrados a vivir en el exterior. No son aptos para vivir en pisos o departamentos pequeños, puede resultar bastante incómodo tanto para ellos como para nosotros.

presa canario

Alimentación del Dogo Canario

La alimentación de un ejemplar de este tipo precisará de grandes cantidades de comida. También requiere ciertos aportes energéticos adaptados a su edad y peso.

¿Qué come un Dogo Canario? Cuando son cachorros y hasta el año de vida deberemos proporcionarle un pienso seco de alta calidad. Este pienso será especial para «cachorros de razas grandes». A partir del año, que ya es un adulto, se cambiará por un pienso seco de alta gama para razas gigantes.

¿Cuánta comida hay que darles? Es importante adaptar su alimentación según el peso del ejemplar y el ejercicio que desarrolle. Si no tiene sobre peso y realiza ejercicio diario se recomienda darles entre 450 y 560 gramos de alimento diario. Estas cantidades equivalen a unos 40 kg aproximadamente de comida.

¿En cuántas dosis diarias hay que repartir la comida? En perro de tamaño gigante como el Dogo Canario es conveniente repartir su comida en varias dosis. Se recomienda como mínimo de 2 a 3 veces diarias. Evitaremos enfermedades típicas en este tipo de perros como la torsión gástrica.

Higiene

La higiene de nuestra mascota es imprescindible para que exista un buena convivencia. En el caso del Dogo Canario necesita pocos cuidados y no requiere ningún mantenimiento especial. El único inconveniente es su gran tamaño que nos dificultará un poco el baño y secado. En estas tareas necesitaremos dedicarles un tiempo considerable para un perfecto acabado.

Baño y secado

¿Cada cuánto tiempo hay que bañarlo? Deberemos realizar el baño cada 6 u 8 semanas. No obstante si lo requiere, porque está muy sucio, se puede bañar antes sin problemas. Pero no hay que tomarlo por norma. Ya que su piel posee unos aceites naturales esenciales que podrían perder si realizamos baños muy seguidos.

¿Dónde bañarlo? El baño se puede efectuar en una bañera, adecuada a su tamaño, en el interior de casa. También podemos bañarlo en un jardín o patio en el exterior con una manguera. Como es lógico en el interior será más engorroso. Si hace buena temperatura y disponemos de espacio será más sencillo bañarlo en el exterior.

¿Cómo bañarlo? Para bañarlo utilizaremos agua templada si es invierno. Es conveniente emplear un champú específico para su tipo de pelo. Después enjuagaremos y retiraremos todo resto de jabón con abundante agua.

¿Cómo secarlo? Una vez bañado comenzaremos el secado. Si el baño es dentro de casa utilizaremos una toalla y después un secador eléctrico a una temperatura media. Por el contrario, si es verano podemos dejarlo secar al aire ya que él se ayudará sacudiéndose.

De no disponer de tiempo ni medios para llevar a cabo estas tareas existen centros estéticos caninos. Allí se encargarán de dejar a nuestra mascota en perfecto estado.

Cepillado

El pelo del Dogo Canario es corto y apenas sufre caídas, por lo cual, no requiere prácticamente mantenimiento.

¿Cada cuánto tiempo hay que cepillarlo? Aunque el cepillado debe adaptarse a cada ejemplar es suficiente cepillarlos una vez por semana. Así evitaremos que acumule suciedad y lo mantendremos limpios y arreglado. Durante la época de muda deberemos darles cepillados con más frecuencia. Se recomienda darles al menos de 2 a 3 cepillados por semana.

¿Cómo podemos realizar el cepillado? Lo podemos realizar con un cepillo de goma o un peine de plástico de cerdas cortas y blandas. Nunca debemos utilizar un peine metálico ya que podemos dañar su piel. Durante la época de muda utilizaremos un guante de masaje para retirar todo el pelo muerto acumulado en su manto.

Otros Cuidados

Es importante mantener una perfecta higiene bucal para evitar posibles infecciones y enfermedades. Desde cachorros deberemos coger el hábito de realizar periódicamente un buen cepillado dental. De esta manera evitaremos la aparición del sarro y el deterioro de los tejidos que sostienen los dientes. Además evitaremos también el mal aliento de nuestra mascota.

Otro aspecto a tener en cuenta es la limpieza de los ojos y oídos utilizando productos específicos para ello. Las uñas también hay que prestarle atención después de cada baño y cortarlas cuando sea necesario.

El calendario de vacunación es importante llevarlo al día. El veterinario deberá marcarlo y suministrará las vacunas correspondientes que crea oportuno. Evitaremos que microorganismos como bacterias y virus ataquen el sistema inmunológico y afecten su estado de salud.

Por último, deberemos combatir los diferentes parásitos como piojos, garrapatas, gusanos intestinales, etc… Para ello utilizaremos pipetas y collares antiparasitarios disponibles en centros especializados.

Ejercicio

Son bastante tranquilos dentro de casa pero son muy activos y además les gusta estarlo. Por eso es necesario sacarlos a pasear con frecuencia. Además con una buena dosis de ejercicio diario mantendremos su estado físico y psicológico y mantendremos su equilibrio.

Una buena caminata de vez en cuando le vendrá muy bien ya que tienen un instinto de marcha. No obstante con sacarlos a pasear varias veces al día durante al menos media hora es suficiente. También pueden mantenerse en forma jugando con sus dueños o incluso con otros perros. Ya que les gusta interaccionar y estar acompañados de otros caninos. Aunque pueden entretenerse ellos solos en el jardín jugando con una pelota o trapo. En nuestro jardín es imprescindible que disponga de unos buenos vallados.

Es importante que mantengan una actividad o actividad física diaria de las mencionadas anteriormente para evitar que no se aburran. Ya que si se aburren demasiado pueden adoptar algún tipo de comportamiento impulsivo, nervioso e incluso destructivo y violento.

Educación

La educación es muy importante y más en estas razas tan grandes y fuertes. Por eso es muy importante comenzar a una temprana edad del cachorro. Cuanto antes comencemos menos nos costará educarlos. Deben saber qué es lo que pueden hacer y qué es lo que no deben de hacer. Hay que enseñarles con paciencia y despacio dándoles tiempo a asimilar la conducta que queramos que adopten.

Es importante que nos obedezcan y tener claro las reacciones que puedan tener ante cualquier situación. De igual manera debemos enseñarle a que jueguen únicamente con los juguetes que le proporcionamos y no con todo lo que pille. También es importante que aprendan a saber cuál es su comida y no pidan ni más cantidad ni cualquier otro alimento.

Socialización

Estos perros, por su gran potencia, fuerza e instinto de protección y guardián, requieren de una buena socialización. Es esencial que desde cachorros se socialicen y conozcan las personas y demás animales de su entorno. Si desde pequeños conseguimos socializarlos correctamente, de adultos estarán totalmente integrados a su entorno y nos resultará fácil controlarlos.

Es necesario emplear bastante tiempo en la socialización y atenuar esa tendencia a pelear con otros perros.

Adiestramiento del Dogo Canario

Esta raza de perros requiere un buen adiestramiento ya que poseen un gran volumen, bastante fuerza y un gran carácter territorial. No obstante este adiestramiento no debe ser severo pero sí firme y debe desarrollarse en un ambiente tranquilo y agradable. Para lograrlo es importante comenzar desde una temprana edad y dedicarle bastante tiempo.

Estos caninos poseen un instinto natural de tendencia a un orden jerárquico. Este factor es imprescindible dejarlo claro desde el principio a través de su adiestramiento. Deben reconocer a sus amos como el líder de la manada. Por eso el dueño debe mostrarse firme, seguro e inflexible para que no adquiera este rol de líder nuestro Dogo Canario.

Para conseguir nuestro respeto y afecto por parte de ellos es necesario ser coherentes con las órdenes que les damos. Una vez que les damos una orden no debemos mostrar signos de debilidad ni tampoco mostrarnos inseguros. Cuando le digamos rotundamente «no» deben comprender que ese comportamiento no es el adecuado. No obstante son perros muy mansos y con paciencia y dedicación lograremos sin dificultad un correcto adiestramiento.

presa o dogo canario

Es importante que lo llevemos a cabo con el refuerzo positivo y nunca con malas palabras ni con maltrato físico. Cuando realicen un buen comportamiento deberemos premiarles a través de un sistema de recompensa. Como por ejemplo con alguna golosina, algún juguete que sepamos que le gusta y sobre todo con caricias y mimos. Y cuando actúen de una manera que no queramos debemos corregirles poco a poco restándole importancia.

Si no conseguimos adiestrarlo y adopta un comportamiento negativo necesitaremos la ayuda de un experto. Estos adiestradores caninos profesionales corregirán esas conductas y nos darán las pautas a seguir para que no vuelva a suceder. Además también nos proporcionarán los ejercicios adecuados para un correcto adiestramiento.

Entrenamiento

El entrenamiento nos resultará fácil ya que poseen mucha energía y tienen una predisposición para trabajar excelente. No deberemos empezar su entrenamiento hasta que cumpla al menos los 6 meses de vida. Diariamente comprobaremos sus virtudes y habilidades y podremos corregirlas sin problemas.

Si logramos un vínculo afectivo con nuestra mascota antes de iniciar su entrenamiento, confiará plenamente en nosotros. De esa manera nos resultará más fácil llevar a cabo los ejercicios y aprenderá cosa nuevas sin mostrar rebeldía y resistencia. Tienen fama de ser un poco testarudos, con lo que necesitaremos un poco de paciencia para que realicen correctamente los ejercicios.

Adoptar un cachorro Dogo Canario

Antes de adquirir un ejemplar de esta raza es importante conocer bien de qué tipo de perro se trata. Su tamaño, su temperamento y su gran carácter territorial y protector requieren de un dueño con experiencia. Por eso no se recomiendan para propietarios primerizos e inexpertos.

Tampoco para aquellas personas que no tengan el suficiente carácter y fuerza física para poder controlarlos. Es importante mantener la calma y saber imponerles unas normas y modelos de conducta adecuados mostrando liderazgo.

¿Cuántos cachorros pueden tener una hembra? El número de cachorros dependerá de la edad y estado de salud del ejemplar. Pero normalmente suelen tener de 6 a 9 cachorros en una misma camada. Y, como ya comentamos anteriormente, es normal que salgan de diferentes colores.

Curiosidades

El Dogo Canario se convirtió en una raza muy popular en Estados Unidos y Europa gracias a «Carl Semenci». Su best seller «The World of Fighting Dogs» («El mundo de los perros de pelea«) fue todo un fenómeno en la prensa Cinológica.

El último dogo reconocido por la FCI es el Dogo Canario.

Este perro natural de Canarias, durante muchos años se ha conocido como Perro de Presa Canario. Pero el término de «presa«, muy natural y propio del habla hispana, se cambió por el de «dogo«. Ya que a los criadores y aficionados internacionales de la raza no sonaba demasiado bien.

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer