Dóberman

Dóberman

El Dóberman es una de las razas de perros más recientes ya que surgieron a finales del siglo XIX. Su función original fue la de perro guardián y perro de defensa. Tienen un porte elegante, imponente y destacan por ser uno de las razas caninas más bellos. A pesar de su aspecto peligroso suelen ser cariñosos, leales y pacíficos. En esta guía del Dóberman conoceremos su origen, historia, carácter, temperamento, etc…

Definición y origen

El Dóberman o «Dobermann«, traducido al alemán y denominación oficial, es una raza canina que se originó en Alemania. Inicialmente estos perros se les conocían con el nombre de «Thüringer Pinscher» (perro de «Turingia», estado alemán situado en el centro-oriental del país). O también como «Polizeilicher Soldatenhund» (perro soldado policial o de policía).

El «Perro de Dobermann», alrededor de 1900 los alemanes comenzaron a denominarlos como «Dobermann Pinscher«. Fue en honor a su creador Karl Friedrich Louis Dobermann a raíz de su muerte en 1894. Aunque no se conoce la razón de añadir el apelativo «Pinscher» que se traduce a «Terrier«. Ya que el Dóberman es una raza de perros de trabajo y Pinscher hace referencia a controlador de alimañas. Tarea original por la cual se creó estos perros.

Finalmente, medio siglo más tarde, se suprimió el término «Pinscher«. Alegando que esta palabra alemana «Terrier» ya no era apropiada. A partir de ahí se quedó con el nombre de «Dobermann» (en alemán) o «Dóberman«. Unos años más tarde los ingleses hicieron lo mismo. En cambio en Estados Unidos se conoce todavía como «Dobermann Pinscher» y recibe el apodo de «Dobe«.

Historia del Dóberman

La historia de esta raza comienza a finales del siglo XIX cuyo creador fue el alemán «Karl Friedrich Louis Dobermann«. Karl nació el 2 de enero de 1834 en una pequeña ciudad alemana llamada «Apolda«. Perteneciente al estado de «Turingia» en Alemania. Se dice que tuvo numerosos empleos a lo largo de su vida. Como sereno, recaudador, carnicero, administrador de un rastro y protector de animales de la zona. Además poseía una gran habilidad como criador y era «perrero» con el derecho legal de capturar a cualquier perro que anduviera suelto.

Por el año 1885, Karl trabajaba en el matadero y también como encargado de la perrera. Además también desempañaba la función de recaudador local de impuestos. Esta tarea implicaba un gran peligro ya que llevaba encima grandes cantidades de dinero de un lado para otro. Durante estos largos recorridos por las zonas peligrosas de «Turingia» sufría constantes asaltos de ladrones y bandidos. Cansado de esta situación comenzó a desarrollar una raza capaz de protegerlo y defenderlo de esos asaltantes.

Tenía fácil acceso a diferentes razas, puesto que se encargaba de la custodia de la perrera de Apolda. Se encargaba de recoger todos los perros callejeros que encontrara. También tenía una asociación con dos amigos donde criaban perros para venderlos. Y se propuso crear una nueva raza de perro.

Utilizó perros especialmente mordedores del refugio canino para lograr esa raza deseada. Esta tenía que tener la combinación perfecta en cuanto a lealtad, fuerza, inteligencia y ferocidad. Además debían tener una gran resistencia y agilidad. De ahí que en 1890 creó la raza Dóberman en su misma localidad alemana.

Creación de la razaPrecursores de la razaPrimeros ejemplares

Creación de la raza

A día de hoy, aún no se sabe cómo ni qué otras razas intervinieron en la creación del Dóberman. Karl no dejó constancia por escrito del proceso por el cual obtuvo a estos ejemplares. Ni tampoco llevó un registro de su programa de cría. No obstante no tardó mucho en conseguir su propósito.

La creación de esta raza comenzó en la década de 1880 o incluso se cree que pudo comenzar antes. Ya que en la década de 1870 Dobermann inició su criadero. Los primeros ejemplares eran pequeños y presentaban un pelaje abundante y largo. Eran extremadamente robustos, fuertes y tenían una cabeza muy gruesa y pesada. No eran perros destinados para estar en familia sino perros de protección para un solo dueño. Por el contrario a estos ejemplares originales, el Dóberman actual es más compacto, fuerte y cuadrado.

El principal objetivo de Karl y los posteriores criadores de la época no era su morfología. Sino la de mantener las características propias de la raza como perro guardián. De hecho a principios del siglo XX, los ejemplares seguían presentando las mismas características físicas como la cabeza pesada y las patas cortas.

Alemania reconoció al Dóberman como una raza en 1900. Inglaterra lo hizo después de la Segunda Guerra Mundial. Y en Estados Unidos se presentó en 1898 y se reconoció en 1908. Finalmente en 1910 se fijó el estándar de la raza.

Precursores de la raza

Louis Dobermann murió el 9 de junio de 1984. Criadores como Goswin Tischler, Gustav Krumbholz, Otto Göller y Philipp Gruenig siguieron desarrollando la raza. Se encargaron de conservar y mejorar la raza después de la muerte de Dobermann. Aunque los principales precursores de la raza fueron Tischler y Otto.

Goswin Tischler

Goswin Tischler comenzó en 1895 sus «Perreras von Goenland«, por el nombre de la calle donde vivía en Apolda. El primer campeón que salió de allí fue «Matzi von Groenland» nacido el 15 de agosto de 1895. Cuyos padres eran de su propiedad, la madre se llamaba «Gaesi» y el padre «Bosco«. Philipp Gruenig lo describió como «un perro de cuerpo basto, pelo muy largo y ojos claros«.

Otto Göller

Otto Göller fundó sus «Perreras Thueringen» en 1901 también en la localidad de Apolda. Fue el primer criador que comenzó a centrarse más en el aspecto físico, y desarrolló al Dóberman que actualmente conocemos. Realizó un selección de razas a través de la cruza con sangre «Black and Tan» (negro y fuego). De esa manera consiguió un ejemplar mucho más elegante, refinado, estiloso y distinguido. El primer ejemplar macho notable criado por Otto nació el 12 de junio de 1904 y se llamaba «Hellegraf von Thueringen«. Era de color pardo y alguno lo consideran el patriarca de la raza.

No obstante, anteriormente le compró a su amigo Tischler un ejemplar macho llamado «Graf Belling». El cual ya tenía algunas características físicas que buscaba y eran parecidas al Dóberman actual. Este ejemplar trasmitió estos genes a sus descendientes. Otto tenía 150 perros de esta raza en su criadero y difundió la raza por todo el mundo. También es el creador del primer club del Dóberman el 27 de agosto de 1899.

Durante este período el Dóberman tenía una cabeza corta y eran ejemplares muy pesados. La mayoría de los criadores realizaban cruzamiento consanguíneos para establecer el tipo, o principalmente el color y la «agresividad». Estas características se logró en 1899 con el ejemplar llamado «Prinz von Iln-Athen«. Y más tarde en 1906 con el ejemplar «Fedor von Aprath«, aunque presentaba una cabeza más alargada a la deseada.

Primeros ejemplares

Durante el siglo XIX, se celebraba anualmente un festival muy popular conocido como el «mercado de perros«. Se celebraba el séptimo domingo después de Pascua y en él desfilaban numerosos ejemplares caninos. Este acontecimiento reunía a una gran cantidad de participantes y espectadores para ver a los perros. Los criadores de la zona aprovechan para asistir con sus crías con el objetivo de venderlas. Es posible que los primeros ejemplares Dóberman se expusieran en este gran evento.

No obstante los primeros ejemplares pudieron salir del criadero de Louis Dobermann. Ya que en 1890 comenzó la raza a partir de un ejemplar hembra de color gris llamada «Schnuppe«. Esta perra la cruzó con un «perro carnicero» y además se considera la matriarca de la raza. En 1912 obtuvo el número uno en el libro de Registros del «Dobermann Pincher Klub of Germany«. Aunque Schnuppe y sus crías tenían un aspecto lamentable y temible, causaron un gran impacto en la población esta nueva raza.

Razas que intervinieron

Para lograrlo podría haber usado diferentes razas, las cuales cada una aportaron numerosas cualidades, como por ejemplo:

  • Pinscher Alemán de pelo corto: El Dóberman, inicialmente, tenían el concepto de Pinscher o Terrier Gigante. Por tanto podría haber utilizado la sangre es esta raza.
  • Perros Pastores: En aquella época eran muy populares los perros nativos tipo «perro pastor» en Turingia. Aunque es cierto que los principales perros pastores usados para esta tarea tenían el pelo corto. Y los primeros Dóberman tenían el pelo más bien largo. Además en las primeras camadas los ejemplares tenían la cola corta muy apreciada por los criadores. Los que tenía la cola larga se les dejaba un rabo corto, en puesto de cortarlo completamente. De entre estos famosos perros pastores pudo emplear al «Perro Pastor Turingi0» o «Pastor de Beauce«.
  • Rottweiler: La influencia de esta raza de «perros carniceros» sirvió como pilar de la creación del Dóberman. Ambos perros son visiblemente parecidos aunque el Rottweiler Alemán es más pesado y el Dóberman posee más agilidad. Sin embargo sí coinciden en la coloración negra y fuego.
  • Manchester Terrier: No existen pruebas para afirmar que también interviniera el Terrier Inglés de Manchester. Aunque los criadores posteriores sí que utilizaron esta raza en su desarrollo. De ahí que el Dóberman obtuviera el sentido de vigilancia, la fortaleza y su gran habilidad. Probablemente aportó un color de ojos más oscuros y una mejora en la calidad del pelaje. Influyendo en el pelo corto y duro, la cabeza más alargada y las manchas de color fuego oscuro.

Otros cruces

Al ver que con la cruza con el Manchester Terrier suavizó el carácter de la raza, utilizaron galgos bastante fieros. Estos cruces se llevaron a cabo entre los años 1900 y 1908. Su utilizó un ejemplar hembra de «Galgo Inglés» de color negro, cuya hija «Stella» nació en 1908. De esta manera se recuperó esa «violencia y agresividad original». Este cruce de galgo, con el ejemplar «Subelle von Langen«, aparece reflejado en la estirpe de «Blankenberg«.

doberman

Además se acentuó aún más con la mezcla de sangre de galgo el alargamiento de la cabeza. Esto llevó a defectos degenerativos como la falta de dientes principalmente de los premolares. Además de quijadas prominentes o retraídas o la nariz «romana» que aún se presentan en ejemplares actuales.

Existen indicios desde finales del siglo XIX de cruzarlos con diferentes mastines. También con el «Dogo Alemán o Gran Danés«, «Braco de Weimar«, «Boyero de Appenzell«. E incluso con el antepasado del «Pastor Alemán«. El 1908 el «Greyhound» pudo aportar a esta raza con su cruce su gran esplendor.

Los criadores de esta raza dudan si también pudo intervenir otro perro de raza similar al Dóberman. Incluso podría ser sus antepasados directos, los cuales se les conocía como «Schnuppe» o «Thueringia Doberman«. Estos perros pastores de Turingia eran unos excelentes perros militares y los utilizaba el ejército alemán.

Expansión por América

El primer ejemplar Dóberman importado al Continente Americano fue en 1898 por E. R. Salmann a Estados Unidos. Aunque no existen datos que lo confirmen. El primer ejemplar inscrito según el libro de orígenes genealógico de la American Kennel Club (AKC) fue «Intelectus«.

Era un ejemplar de color negro y fuego inscrito en el año 1908. Su padre de origen alemán se llamaba «Bertel» y la madre «Hertha«. La cual se convirtió en la primera ejemplar campeona estadounidense en 1912. El primer ejemplar macho campeón Dóberman fue «Dix«, que además se crió en Estados Unidos.

En febrero de 1921 se fundó el «Doberman Pinscher Club of America«. Los primeros Dobermann americanos estaban influenciados prácticamente por perros alemanes y holandeses. A partir de finales de la década 1930 y principios de 1940 estuvieron influenciados por otros perros. Estos ejemplares se caracterizaban por tener el cuello y la cabeza corta, la grupa baja y la espalda larga. Además tenían los ojos claros. Los ejemplares más destacados fueron:

  • Westphalia Rameses: Este ejemplar dio a «Dow’s Illena of Marineland«, el cual a su vez dio otros 12 campeones.
  • Patton’s Ponder of Torn: El cual dio 16 campeones.
  • Brown’s Dion: Dio nada más y nada menos que 35 campeones.
  • Alcor v. Millsdod, Dictator v. Glenhugel, Delegate v. Elbe, Steb’s Top Skipper, etc…

Criadores americanos

A finales de los años 60 hubo una serie de incidentes con estos ejemplares. Varios de ellos atacaron a niños pequeños en los que hubo víctimas mortales que lamentar. Se catalogaron como perros muy peligrosos y estuvieron bajo control. A principio de la década de los 70, cuando todo esto se calmó, volvió a aumentar la popularidad de esta raza.

A diferencia de Europa, en Estados Unidos desempeñaron un papel muy importante para el desarrollo de esta raza las mujeres. De las criadoras más importantes podemos destacar a Peggy Adamson, Tess Hensler, Jane Kay y Joanna Walker.

Expansión por Gran Bretaña

Los primeros ejemplares importados a Inglaterra se realizaron antes de la Segunda Guerra Mundial. Fue alrededor de 1925 y se exportaron muy pocos perros. Entre los más importantes se encuentra una ejemplar hembra llamada «Ossi v. Stresow«. Que pertenecía a la periodista, economista doméstica y autora de cocina escocesa Elizabeth Craig.

Ossi alcanzó gran popularidad por todo el país hasta el punto de aparecer en periódicos importantes como «The Sunday Express«. De hecho se conocía como «el perro más romántico del mundo«.

Sin embargo, en estas primeras importaciones, la calidad de los ejemplares era muy baja. Era prácticamente imposible encontrar algún ejemplar que tuviera una buena calidad como perro de trabajo. Por el estándar actual la gran mayoría se considerarían como mucho unas mascotas. Ya que no tenían soltura en el movimiento por su gran tórax, defectos en los pies y ser animales muy pesados.

En 1948 se fundó en Gran Bretaña el «Dobermann Pinscher Club». Aunque más tarde se suprimió el término «Pinscher» y se quedó con el nombre de «Dobermann Club». El primer presidente de este club fue Sir Noel Curtis-Bennett y como director Fred Curnow.

A mediados del siglo XX el Dóberman alcanzó gran popularidad en las exposiciones de belleza. En 1950 participaron 9 ejemplares en el «Certamen Canino de Belleza Crufts«. Y dos años más tarde participaron 15 pero únicamente en dos categorías. En ese mismo año y es esta misma exposición comenzó la concesión de certificados de desafío. El primer certificado se entregó a un ejemplar hembra llamada «Elegant of Tavey«. La cual posteriormente se proclamó la primera Dóberman campeona de Inglaterra.

Criaderos ingleses

Los mejores ejemplares en esa época se encontraban en Alemania, pero no querían exportar ninguno a Gran Bretaña. Por lo que los criadores ingleses comenzaron con su propio programa de cría. Y con los pocos perros que tenían iniciaron sus propias líneas. De los criadores más importantes responsables de desarrollar esta raza fueron:

  • Lionel Hamilton-Renwick: Comenzó a raíz de importar a un ejemplar llamado «Birling Bruno v. Ehrgarten» procedente de Suiza. Un macho de color negro y fuego criado por W. Lenz. Este macho se cruzó con una hembra llamada «Birling v. d. Heerhof«. Y el cruce entre ellos salió el primer campeón Dóberman en Inglaterra.
  • Mary Porterfield y el sargento Harry Darbyshire: Ambos fundaron el criadero de «Bowesmoor». Se dedicaban a la cría y adiestramiento de perros de trabajo. Sus primeros ejemplares adquiridos de esta raza se llamaban «Donate v. Bergertal» y «Ulf v. Margaretenhof«. Ambos influyeron en el desarrollo como perros de trabajo de esta raza. Darbyshire entrenó a «Ulf» para la policía de Surrey (Inglaterra) dentro de la unidad canina. Más tarde se convirtió en el primer campeón en una prueba de campo.
  • Peter Pitt-Milward: Es miembro fundador del «Club Internacional del Dóberman».

Fred y Julia Curnow

Ambos fundaron el criadero «Tavey«. El cual se dedicó a mejorar la calidad de la raza Dóberman durante los siguientes años en Inglaterra. Los primeros ejemplares que importaron se llamaban «Derb von der Brunoburg» y «Beka von der Brunoburg«, criada por Carl Wienenkotter. Ambos ejemplares tenían un manto de colo negro y fuego y compartían la misma madre, que se llamaba «Unruh v. Sandberg«. El padre de «Derb» se llamaba «Axel Germania» y el de «Beka» se llamaba «Frido v. Raufelsen«. Con el cruce de estos dos ejemplares se inició sus líneas fundadoras.

No obstante lograron prestigio y una gran calidad de sus ejemplares a raíz de adquirir a «Prinses Anja v’t Scheepjeskerk». Una hembra criada por Mrs. Kniff Dermout y era hija del famoso campeón internacional holandés «Graaf Dagobert v. Neerlands Stam«. Más tarde esta hembra se cruzó con «Bruno of Tavey» y salió el único ejemplar campeón inglés en obediencia y belleza. Su nombre era «Dual Ch. Jupiter of Tavey«.

Utilización del Dóberman

En sus comienzos, relativamente reciente en comparación con otras muchas razas, tenían una doble función. Una, en la cacería para mantener alejado y exterminar las alimañas. Y dos, la de proteger al hombre y ser su guardaespaldas personal. De ahí que esta raza se desarrollara como perro de trabajo, la cual estuviera al servicio del hombre. Actualmente sigue desempeñando este papel.

Inicialmente eran perros de utilidad y vigilantes de hogares y de granjas con un gran afecto al ser humano. Se utilizaron mucho como perro de protección y perro policía. Durante ese tiempo recibieron el nombre de «perro gendarme«, por su amplia utilidad en el servicio policial.

También se utilizaron como «perros militares«. Participaron tanto en la Primera como en la segunda Guerra Mundial (por los americanos e ingleses), y en diferentes guerras del Pacífico. Durante estos conflictos se dieron a conocer y adquirieron mucha popularidad gracias a las funciones que desempeñaban. Dentro del ejército realizaban misiones como la de guardián en las bases militares y patrullar por el campamento. Además también los utilizaron como guías de los militares que quedaban ciegos en el combate.

Actualmente se siguen utilizando como perro guardián y perros de trabajo y de utilidad. Poseen un gran olfato y también participan colaborando con los cuerpos de policía, unidades antidroga, búsqueda y rescate. Además también se utilizan como perros de terapia y de protección. No obstante hoy en día se crían principalmente como perro de compañía.

Características del Dóberman

Estos ejemplares se caracterizan por tener un tamaño mediano, una gran fuerza y ser bastante musculosos. Poseen una línea elegante mostrando una actitud orgullosa y una expresión de un perro decidido. Su cuerpo tiene forma más bien cuadrada, sobre todo los machos más que las hembras. La longitud de su tronco respecto a la altura a la cruz no será superior al 5% en los machos. En las hembras no deber superar el 10%.

El movimiento es muy importante ya que influye especialmente en su capacidad de trabajo y su apariencia. Debe ser elástico, elegante, ágil y realizarlo de forma libre y espaciosa. Los miembros anteriores deben desplazarse lo máximo posible hacia delante. Los posteriores deben proporcionar el empuje suficiente y necesario con fuerza para lograr una amplia distancia. Deben ir hacia delante al mismo tiempo el miembro anterior de un lado y el posterior del otro lado.

Mientras está en movimiento, la espalda y las articulaciones están bastante rígidas. El paso de estos ejemplares es elegante, largo y suele ser ligero. Sin embargo en los que tienen un paso más lento es parecido al de los felinos.

Está clasificado de la siguiente manera:

  • Clasificación General: Se clasifican como una raza de Perros Grandes.
  • AKC: Grupo 3: como perros de trabajo.
  • FCI: Grupo 2: Perros tipo Pinscher y Schnauzer, Molosoides, Perros tipo montaña y Boyeros suizos. Sección 1: Perros tipo Pinscher y Schnauzer.
CabezaOrejasCuerpoColaPelaje

Cabeza

La cabeza es fuerte, esbelta, huesuda y alargada. Está bien proporcionada y es adecuada a su aspecto general. El cráneo es liso. Visto desde arriba tiene forma de cuña aguda. La línea transversal de su coronilla, vista de frente, es casi horizontal y no debe caer sobre las orejas. La línea de la frente continúa con una bajada visible uniéndose con la nariz.

El área de las cejas está bien desarrollada, aunque no debe sobresalir. La línea entre los parietales comienza en la caña nasal y cae hacia la nuca con una ligera redondez. Los músculos de la cabeza están fuertemente desarrollados. El stop o depresión naso-frontal está poco desarrollado, pero debe reconocerse. La cara es recta y ligeramente convexa.

Los ojos son ovalados, tienen un tamaño mediano y un color oscuro. Muestran una expresión inteligente y enérgica. En los ejemplares que presentan un manto de color café se permite una tonalidad de ojos más clara. Los párpados están bien adheridos y las comisuras tienen pelo.

La nariz está bien desarrollada y es más ancha que redonda. Los orificios nasales son grandes aunque no deben sobresalir. El hocico es ancho. La trufa es negra en los ejemplares de color negro y en los de color café debe ser un poco más clara.

Los labios son lisos, firmes, deben estar bien apretados y pegados a las mandíbulas. Deben mostrar un cierre rígido en las comisuras. La apertura bucal debe llegar hasta los molares. Presentan una pigmentación oscura y en los ejemplares de color café puede ser un poco más claro. Las mandíbulas son fuertes, potentes y anchas. La mordida es normal y en forma de tijera.

Orejas

Las orejas son naturales y están insertadas a ambos lados en el punto más alto del cráneo. Son anchas, grandes y caen de forma natural pegadas a las mejillas. En algunos países está permitido cortarlas para mantenerlas erguidas. Se suelen cortar al largo y es el veterinario el que lo realiza y decide por donde cortar. Dependerá del tamaño y forma de la cabeza del perro y del uso que se le quiera dar. Se cortan cuando son cachorros entre las 8 semanas de vida y antes de cumplir las 10. Los cortes más comunes son:

  • Corte militar: Es cuando son muy anchas en su base y se corta de largo. Con este corte no quedan estéticamente muy bonitas pero les hace perfectos para desempeñar tareas de guardián. De hecho este corte es deseable para esa labor en concreto.
  • Corte de competencias de conformación: Es cuando son muy finas en la base y muy largas. Con este corte no se garantiza que las puedan mantener quietas y no se desea.
  • Corte intermedio o de mascota: Con este corte las orejas se quedan los más largo posible manteniéndose siempre erguidas.

Aclaración

Hay mucha gente que no sabe cómo son realmente las orejas de un Dóberman. Y realizan preguntas de por qué sus cachorros no las tienen erguidas y de qué manera pueden hacer que se levanten. Es importante recalcar que los cachorros no tienen las orejas de punta hacia arriba. Las orejas de un Dóberman caen siempre hacia abajo de forma natural. Y mediante cirugía, recortando parte de ellas, se quedan erguidas o puntiagudas.

Cuando se realiza la amputación se le coloca un vendaje elástico con un soporte para inmovilizar las orejas. Deben llevarlas durante varias semanas hasta que finalmente se quedan erguidas. No obstante al principio no se amputaban por estética sino para facilitarles la tarea de vigilancia y protección. Ya que el objetivo era hacerlos menos vulnerables. Que junto con la amputación del rabo para hacerlo más corto sería más difícil que un atacante lograra agarrarlos.

En los países donde se permite la amputación por estética, las orejas cortadas tienen el mismo valor que las completas naturales. No obstante se prefieren las orejas de tamaño medio con el borde anterior bien pegado a las mejillas.

Cuerpo

El cuerpo es musculoso, fuerte, delgado y elegante. Tiene forma cuadrada ya que es casi igual de alto que de largo. La cruz debe sobresalir en altura y longitud sobre todo en los machos, para que la espalda muestre una trayectoria hacia arriba desde la grupa. La espalda es corta, dura, ancha y fuerte. La región lumbar debe ser ancha y musculosa. En las hembras es ligeramente más ancha ya que lo necesitan para la gestación.

La grupa es ancha y está levemente inclinada desde el sacro hasta el inicio de la cola. Esta inclinación no está muy pronunciada y da la impresión de tener forma redondeada. No debe parecer recta ni estar caída. El pecho tiene una buena anchura y su profundidad es el 50% aproximadamente de la altura a la cruz. El antepecho es bastante notorio. Las costillas están ligeramente abultadas. El vientre está bien marcado y moderadamente recogido desde el final del esternón hasta la pelvis.

El cuello es musculoso, compacto y tienen una buena longitud en relación con la cabeza y el cuerpo. Se ensancha hacia el pecho y su línea asciende arqueada en posición derecha dando una apariencia de elegancia y gentileza. El cuello corto se considera un defecto.

Extremidades

Los miembros anteriores, vistos desde cualquier ángulo, son rectos, perpendiculares y fuertes. Los hombros son musculosos y están inclinados hacia atrás formando un ángulo de 50 grados horizontalmente. Los codos están bien pegados al cuerpo y no deben torcerse hacia fuera. Los pies anteriores son cortos y están cerrados. Los dedos están redondeados y arqueados hacia arriba (pies de gato). La uñas son cortas y son de color negro.

Los miembros posteriores, vistos desde atrás, son anchos, fuertes y paralelos. Tienen forma redonda. Los muslos son anchos, largos, musculosos y forman un ángulo entre 80 y 85 grados horizontalmente. Las rodillas son anchas y fuertes y las piernas son de longitud mediana. Los corvejones son medianamente fuertes y paralelos. Los pies posteriores son cortos, cerrados y redondos, con las uñas cortas de color negro. Los espolones deben cortarse.

Cola

La cola se debe dejar de forma natural y la lleva alta con una ligera curva. No debe curvarse sobre el dorso o grupa. En los países en los que está permitido, suele amputarse para que sea más corta. Normalmente suele cortarse unos 4 o 6 cm.

En los países donde está permitido existe un gran debate sobre el corte tanto de la cola como de las orejas. Hay quienes están de acuerdo y quienes se oponen rotundamente a esta amputación. Los que se oponen se basan en la posibilidad de que cojan infecciones durante el saneamiento de la operación. Y además defienden que los perros en su comunicación utilizan el rabo y las orejas.

No obstante cada vez hay más países que prohíben esta práctica. Recientemente se ha prohibido en Bélgica, Suecia y en España, en Comunidades Autónomas como Madrid y Cataluña. Además las orejas caídas y la cola larga les proporcionan rasgos suaves y amables. Y estos rasgos han conseguido cautivar a los amantes de esta gran raza que sigue aumentando el número de seguidores.

Pelaje

El pelo del Dóberman es corto, duro, brillante, denso y liso. Está bien pegado y repartido de forma uniforme por todo el cuerpo. No se permite lanilla interna visible. La piel de todo el cuerpo está bien pigmentada y apretada.

Color del pelo

Existen diferentes estándares dependiendo de las distintas organizaciones caninas. Cada una admite unos determinados colores de manto dentro de cada una de las razas de perros.

Admitidos por la FCI

En los países miembros de la FCI, el Dóberman únicamente se cría en dos variedades de color de manto. Los colores admitidos son:

  • Negro (negro y fuego): Es el más frecuente.
  • Castaño o marrón pardo intenso (castaño y fuego): Actualmente estos ejemplares son más deseados. Ya que el tono del pelaje, aunque no influye en el carácter, les da un aspecto menos amenazante que los negros.

Las manchas fuego deben ser de color rojo óxido. Estas «marcas fuego» deben estar bien delimitadas y claras. Se encuentran en el hocico, mejillas, cejas, un par de manchas a cada lado en el pecho, patas y pies. Además también en la garganta, parte interna de los muslos y por debajo de la cola. En las exposiciones de belleza las manchas blancas se consideran faltas eliminatorias.

Admitidos por la KC

En otros países pueden presentar otros colores. Como por ejemplo, en el Reino Unido, «The Kennel Club«, además de los colores admitidos por la FCI, admite el:

  • Azul y tostado: Gris con marcas de color cobre.
  • Isabelino y tostado: Leonado, color beige o café pálido con manchas de color cobre.

Ambos colores pueden incluir tonos más claros. Todos estos colores han estado desde el comienzo de la raza y se debe a un factor genético de dilución. De tal manera que el color gris o azul es una dilución de color negro y el isabelino es una dilución del rojo. De ahí que algunos crean que intervino el «Braco de Weimar» en la creación de la raza. Estos factores genéticos se perdieron y tras la Segunda Guerra Mundial, se reconstruyó la raza en Alemania nuevamente. Y estos colores se excluyeron de los estándares de la FCI. Las manchas blancas son indeseables.

Admitidos por la AKC

Los colores admitidos en la «American Kennel Club» son los mismos que el «KC«. Además admite una pequeña mancha de color blanco (medallón) que no debe superar el tamaño de media pulgada cuadrada. No se admiten los colores:

  • Blanco o albino: Son más propensos a las enfermedades ya que se consideran una debilidad genética.
  • Negro: Los ejemplares de color negro sin manchas fuego.

Los ejemplares de color azul y leonado se aprecian mucho en Estados Unidos y son muy populares. Se considera un defecto el pelaje amarillo pajizo o tiznado y las manchas de color blanco. Los colores más demandados y populares son el negro con fuego y el rojo o marrón sin manchas blancas. El tono cervato o cervatillo es conocido como Isabel o Isabelino.

Fotos de Dóberman

Dóberman blanco o albino

¿Existen los Dóberman blancos o albinos? Realmente sí existen ejemplares que poseen un manto de color blanco y existen desde 1976. El primer ejemplar considerado blanco o parcialmente albino se llamaba «Sheba«. Este perro, al ser una rareza, se cruzó con sus propios cachorros (inbreeding). El objetivo era no perder el gen que le daba ese peculiar color. De ahí que todos los Dóberman blancos o albinos que existen actualmente descienden de este ejemplar.

No obstante los criadores responsables no introducen en sus líneas de sangre a este tipo de ejemplares. De hecho recomiendan no adquirirlos ya que, aunque puedan resultar únicos y preciosos, el color blanco es una debilidad genética. El albinismo se debe a la mutación de un gen por la falta de una proteína. La cual es la responsable de la pigmentación del pelo y la piel.

doberman blanco

¿Qué características tienen? La característica principal de un Dóberman blanco o albino es pelo blanquecino y su piel clara. El color de los ojos es claro y la trufa también es mucho más clara. En cuanto al aspecto físico es exactamente igual que el de cualquiera perro de la raza con distinto color.

¿Qué inconveniente tienen un Dóberman blanco o albino? Es importante antes de adquirir un ejemplar de este tipo conocer sus defectos. Suelen tener problemas oculares, más enfermedades de la piel y son más sensibles a la luz, especialmente a los rayos solares. Y al padecer estas patologías, como la ceguera, el comportamiento también se ve afectado. En la mayoría de los casos se vuelven miedosos, desconfiados e incluso agresivos. Además no se admite el Dóberman blanco en concursos y campeonatos de pureza de la raza.

¿Cuánto mide y pesa un Dóberman?

La altura a la cruz de un ejemplar macho oscila entre 68 y 72 cm. Las hembras poseen una alzada entre 63 y 68 cm. No obstante se desea una medida intermedia en ambos casos.

El peso de un macho está entre 40 y 45 kg y en las hembras entre 32 y 35 kg.

¿Cuántos años vive?

La esperanza de vida de un Dóberman es de 10 a 13 años. Aunque muchos de ellos pueden llegar a vivir hasta 15 años.

Temperamento del Dóberman

Estos ejemplares tienen un carácter brioso, elegante, despierto, vivaz y vigoroso. Destacan por tener mucha energía y ser bastante orgullosos e impulsivos. Son tenaces, valerosos, valientes y no temen a nada ni a nadie. Además, no deben mostrar signos de cobardía ni tampoco de agresividad. Estos perros tienen un carácter equilibrado y estar seguros de sí mismo.

Siempre que reciban una buena educación y socialización, serán tranquilos, serenos y sociables. El Dóberman es una de las razas más listas e inteligentes del mundo actualmente. De hecho su cerebro está en el puesto número 5 de la «Stanley Coren» sobre los perros inteligentes. Estos perros se conocen por tener una gran capacidad para razonar.

Comportamiento del Dóberman

Son leales y están muy unidos a su familia, y la defenderá con gran decisión. No obstante suele estar unidos principalmente a una sola persona en el seno de la familia. Son pacíficos, mansos y emocionalmente débiles y frágiles que no les gustan las relaciones conflictivas. Ya que son muy dependientes de su círculo familiar.

Les gusta mucho vigilar y tienen una mirada que refleja decisión y en ocasiones incluso puede ser inquietante. A veces pueden ser un poco ruidosos. Son bastante territoriales y les convierte en unos excelentes perros guardianes que siempre están en alerta.

Son atentos, afectuosos, amistosos, cariñosos y muy dulces con las personas, siempre y cuando se socialicen correctamente. Además les gusta la compañía de la gente.

Relación con otras mascotas

El Dóberman macho no tolerará ni aceptará vivir junto a otros ejemplares machos de ninguna manera. Ya sea convivir o encontrarse por la casa con ellos siempre reaccionarán con agresividad hacia ellos. Por lo general se muestran muy dominantes con otros perros.

No obstante, siempre que se hayan criado bien y estén socializados se llevarán bien con otros perros y demás animales.

Relación con los extraños

No admiten los extraños y se muestran muy desconfiados con aquellas personas que desconocen. Defenderán sin dudarlo y con decisión a su familia de cualquier extraño que considere un peligro para ellos. Sin embargo, si su amo se lo indica puede apreciarlos.

No obstante, son unos excelentes perros guardianes y, por su carácter territorial, vigilará y cuidará su hogar de cualquier persona. Todo aquel que entre sin tu permiso lo interpretará como una amenaza y se creará una situación delicada.

Relación con la familia

Con la familia suelen ser bastante fieles y demuestran una gran devoción y entusiasmo por su amo. Poseen un gran instinto innato de protección hacia sus dueños. Aunque son perros de un solo dueño, les será fiel a él y al resto de la familia y a nadie más. También serán muy complacientes, amables y tolerantes.

Les gusta sentirse útiles y necesitan realizar tareas junto a su familia para sentirse felices y estar tranquilos.

Relación con los niños

Con los niños suelen llevarse bien si han recibido una buena socialización y se crían juntos desde pequeños. Si crecen juntos el cariño y afecto será mutuo. Si adquirimos un ejemplar adulto, si está bien socializado, no tendrá problemas en adaptarse a los pequeños de la casa. Los tratará como si fueran cachorros suyos.

No obstante, se recomienda no dejarlos solos y supervisar los juegos entre ellos. Además, por su tamaño y su gran energía con la que juegan, pueden tirarlos y dañarlos sin querer.

Si tenemos niños muy pequeños es preferible tener un ejemplar hembra ya que suelen ser más tranquilas y tolerantes. Además poseen el sentido de guardián mucho más controlado. También es importante que nuestros hijos aprendan a tratar a su mascota ya que no es un juguete.

Enfermedades del Dóberman

Estos caninos destacan pose ser una raza fuerte y sana y, generalmente, suelen gozar de muy buena salud. No obstante, como todos los perros de gran tamaño, pueden padecer determinadas enfermedades como por ejemplo:

  • Torsión gástrica: El síndrome de dilatación o torsión de estómago no es hereditario y afecta a numerosas razas de perros. El intestino se gira como consecuencia de una gran entrada de gas al estómago. Al retorcerse, las venas y arterias del estómago impiden el riego sanguíneo produciendo arritmias cardíacas. Si no se interviene con rapidez puede causar la muerte del perro.
  • Displasia de cadera: Es una enfermedad hereditaria y no congénita. Ya que no aparece al nacer sino durante el crecimiento. Es una malformación en la unión de la cadera con el hueso (fémur). Produce cojera y de no tratarla a tiempo puede producir la invalidez total del perro.
  • Síndrome del Dóberman Azul: Es una enfermedad que afecta, como su propio nombre indica, a los Dóberman de color azul. Generalmente suele aparecer al nacer y produce escamas en la piel y calvas en el pelaje en diferentes partes del cuerpo. Esta alopecia de dilución del color no tiene cura. Sin embargo podemos aplicar champús antibacterianos recomendados por el veterinario para evitar infecciones en la piel.

También pueden padecer enfermedades cutáneas producidas por reacciones alérgicas, hormonas, hongos o parásitos y algunos pueden ser hereditarios. Además de problemas cardíacos o enfermedades del corazón como la cardiomiopatía dilatada o insuficiencia cardíaca. Donde el músculo cardíaco, al estirarse y volverse más delgado, no bombea correctamente produciendo fallos cardíacos.

Otras enfermedades

También pueden verse afectados por ciertas patologías como por ejemplo:

  • Síndrome de Willebrand (VWD): Es una enfermedad que produce hemorragias poco comunes. Estas se producen por una deficiencia en la coagulación de la sangre debido a una proteína responsable de adherir las plaquetas. Existen cuatro tipos hereditarios de esta enfermedad dependiendo del grado de hemorragia. Estos se pueden presentar en forma de dolor, sangrado nasal y sangrado de encías. Se puede detectar esta enfermedad mediante una prueba de ADN.
  • Problemas de columna: Especialmente en la zona de las vértebras cervicales. Como por ejemplo la inestabilidad cervical (ICV), también conocida como síndrome de Wobbler o síndrome del tambaleo. Esta anomalía se debe a una presión en la médula espinal que provoca inestabilidad en las extremidades posteriores.
  • Boca torcida: No es muy común en estos caninos y es un defecto en la mandíbula. Estos ejemplares tienen un lado de la cabeza que tienen un cierre adelantado o retrasado.
  • Hipotiroidismo: Es una enfermedad endocrina. La glándula tiroides no produce la suficiente cantidad de hormona tiroidea que el cuerpo necesita. Producen letargo, aumento de peso, depresión y necesidad de buscar lugares calientes. Puede afectar a la piel (piel seca o mate) y al pelaje (caída del pelo y aparición de abundante caspa).
  • Atrofia progresiva de la retina (APR): Es una enfermedad hereditaria del ojo. Produce ceguera en el perro a causa de una degeneración de las células de la retina del ojo. Comienza afectando a la visión nocturna y terminan con la pérdida total de la visión.

Cuidados del Dóberman

Se adaptan perfectamente a la vida tanto en la ciudad como en el campo. También son aptos para pisos o departamentos pequeños siempre y cuando realicen su rutina de ejercicio. Aunque lo ideal sería disponer de un buen jardín o patio o tener lugares amplios alrededor de casa. Son perros grandes y de esa manera podrán correr, estirarse y jugar sin problemas.

dobermann pinscher

No son perros de exterior ya que tienen un pelo muy corto y no soportan muy bien el frío. Prefieren vivir y dormir dentro de casa y salir al jardín para distraerse y divertirse. No obstante, si tienen que dormir en el exterior, no debemos dejarlos a la intemperie sobre todo en invierno. Debemos proporcionarle una caseta adecuada donde puedan estar calientes y resguardados. También debemos evitar que descansen en lugares en los que pueda haber corrientes de aire.

Otras ventajas que tienen estos caninos es que no suelen roncar ni babear ni tienen tendencia a escarbar. Además suelen ladrar poco y no soportan estar atados.

Alimentación del Dóberman

Estos perros son grandes y tienen un apetito voraz por su gran actividad física. Cuanto más enérgicos sean necesitarán una mayor ración de comida diaria. La alimentación debe estar lo más equilibrada y balanceada posible.

¿Qué come un Dóberman? Es importante proporcionarles alimento de alta calidad adecuado siempre a su edad. Necesitan un pienso que contenga una apropiada y correcta nutrición con proteínas de alta calidad. De esta manera los mantendremos en plena forma, sanos y fuertes en todo momento. Una buena opción sería darles croquetas secas de alta gama.

A partir de las 4 semanas del cachorro podemos comenzar con un pienso seco ablandado con agua. A partir del año de vida, que ya se considera un ejemplar adulto, cambiaremos a un pienso de gama alta para adultos. Este cambio debemos hacerlo poco a poco mezclando en anterior con el nuevo hasta el cambio total. Se recomienda que el veterinario nos de las pautas a seguir.

No obstante podemos darles alimentos naturales o caseros basados en arroz y carnes como de cordero o pollo. Además debemos complementarlos con suplementos de vitaminas y minerales. También es muy bueno que coman fruta y verdura cruda. Es importante evitar aditivos, conservantes artificiales y subproductos de base química. Tampoco se recomienda alimentarlos a base de cereales únicamente.

¿Cuánto comen o cuánta comida hay que darles? Para un ejemplar adulto sano se recomienda darles de 500 a 650 gramos de alimento completo seco al día.

¿Cuántas veces hay que darles de comer? Se recomienda distribuir su comida en 2 raciones o tomas diarias. De esta manera evitaremos problemas, principalmente de estómago.

Es importante no proporcionarles huesos crudos ya que pueden ocasionarles lesiones en la boca y lengua. Además de que pueden romperse los dientes. Estos problemas generalmente terminan en enfermedades como la peritonitis.

Higiene del Dóberman

Mantener una higiene básica de nuestra mascota facilita la convivencia tanto para ellos como para nosotros. La higiene de estos caninos no es muy complicada pero no debemos descuidarnos. Especialmente si queremos mantener el brillo de su pelaje, un buen baño y un buen cepillado, lucirá perfectamente.

Baño y secado

El baño de estos caninos no es muy complicado aunque debemos tener tiempo, paciencia y disponer de espacio. Es importante mantenerlos limpios para que no desprendan mal olor y no cojan infecciones o enfermedades. Además nos ayudará a controlar la caída del pelo y eliminar los posibles desechos de las patas. De no reunir estos requisitos podemos acudir a centros de estética canina para que nos lo dejen niquelados. En muchos de estos centros tenemos a nuestra disposición el auto lavado.

¿Dónde bañar a un Dóberman? Se puede realizar en una bañera adaptada a su tamaño o en un jardín si no hace frío. No soportan mucho las bajas temperaturas, por lo que únicamente lo bañaremos en el exterior en época de calor.

¿Cuántas veces hay que bañarlo? Se recomienda bañarlo cada mes o mes y medio aproximadamente si no requiere antes. Es importante no bañarlos con mucha frecuencia ya que puede resecarse su piel.

¿Cómo bañarlo? Para bañarlos utilizaremos agua caliente si lo realizamos en el interior de casa. En el exterior nos ayudaremos de una manguera con el agua templada. Utilizaremos un champú especial para su tipo de pelaje. Después enjuagaremos con bastante agua retirando todo resto de jabón que pueda quedar por su cuerpo.

Cuando terminemos con el baño iniciaremos la tarea del secado. Para ello utilizaremos una toalla o un secador eléctrico a una temperatura media.

Cepillado

El manto de estos caninos no necesita muchos cuidados aunque pierdan pelo de forma regular. Sin embargo necesitan unos cepillado para mantener principalmente la elegancia y el brillo de su pelaje.

¿Cuántas veces hay que cepillarlos? Es suficiente cepillarlos una vez por semana. En época de muda debemos cepillarlos con más frecuencia. Se recomienda de 2 a 3 veces por semana.

¿Cómo realizar el cepillado? Se puede realizar con un cepillo de cerdas suaves y una manopla para darle brillo. Durante la época de muda podemos utilizar una manopla rugosa para retirar el pelo muerto caído.

Otros cuidados

Debemos mantener limpios los ojos y los oídos. También hay que prestar atención a las uñas ya que les crecen muy rápido. Es importante revisarlas con frecuencia y cortarlas cuando requiera.

Debemos realizar una buena higiene bucal y es imprescindible comenzar desde bien pequeños. Si los acostumbramos desde cachorros a un cepillado de dientes periódico no será más fácil mantenerlo de adultos. Podemos utilizar cepillos de goma. Con estos cepillados dentales evitaremos la aparición del sarro y posibles enfermedades de la boca. Además eliminaremos el mal aliento de nuestra mascota.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es llevar al día su cartilla de vacunación. El veterinario marcará su calendario y las vacunas que debe suministrar. De esta manera su sistema inmunológico estará preparado para combatir los microorganismos.

Y por último, es importante mantener a nuestro perro libre de parásitos como piojos, garrapatas o gusanos intestinales. Los mantendremos a raya con la ayuda de pipetas y collares antiparasitarios que podemos adquirir en tiendas especializadas de animales.

Ejercicio

El Dóberman está hecho para la velocidad y además tiene mucha energía. Por eso no es suficiente con darle solamente un par de paseos diarios. Necesitan realizar mucho ejercicio para quemar toda esa energía. Además de mantenerlos físicamente también conseguiremos tener un perro equilibrado mentalmente.

Debemos dedicarles al menos una hora al día para darles largos paseos a un ritmo ligero por el parque. Además de disponer de bastante tiempo para jugar con ellos como juegos con la pelota, perseguir discos, etc… Estos juegos son muy buenos para mantener su dosis diaria de estimulación.

Les gusta realizar todo tipo de deporte como nadar, correr y saltar. Incluso les encantan acompañar a su amo mientras hace «footing«. De ahí que se consideren unos excelentes compañeros de deporte. De vez en cuando es bueno que pueden correr por el campo, el monte o la playa para desfogarse.

Dentro de casa serán tranquilos siempre y cuando reciban su dosis de ejercicio diario y estarán esperando el momento de realizarlo. Si no hacen bastante ejercicio pueden volverse irritables e incluso adquirir un comportamiento destructivo y agresivo. Por eso no se aconsejan para aquellas personas que les guste estar en casa y tener a su mascota acostada a sus pies.

Durante las salidas debemos llevarlos siempre atados con correa en todo momento. Podrán ir sueltos únicamente cuando estemos en lugares abiertos donde no haya personas.

Educación

La educación es muy importante y especialmente en estos perros. Debemos enseñarles desde el primer día que lleguen a casa a cumplir una serie de normas básicas. Deben saber qué es lo que les está permitido y qué no deben hacer. Estas órdenes deben cumplirlas en todo momento y ante cualquier situación. Como por ejemplo «no«, «quieto«, «sentado» o «aquí«, órdenes sencillas que nos ayudarán ante cualquier situación comprometida.

Además de enseñarles lo básico para una convivencia optima, tienen que aprender otras normas de conducta. Como por ejemplo esperar acostados mientras estamos comiendo, no saltar encima de nosotros ni de la gente, etc… Cuando muestra signos de agresividad o «ataca» es mejor dejarlo y que se vaya calmando por sí solo.

La educación debe continuar a lo largo de toda su vida ya que pondrá continuamente a prueba la autoridad de su amo. Es importante educarlos desde cachorros ya que entre los 6 y 9 meses desarrollan generalmente su carácter protector y posesivo. Conforme pasen los años, se vuelven más tranquilos y fiables.

Socialización

Cualquier familia, antes de adquirir un ejemplar Dóberman quiere saber si se adaptan bien dentro de un hogar. Y especialmente si pueden convivir sin problemas con niños pequeños. Ya que, aunque no los tengamos, seguramente durante su vida se encontrará con ellos por la calle, en visitas, etc… Por este motivo estos caninos necesitan una buena y profunda socialización con las personas y sobre todo con los niños.

Si va a convivir con bebes o niños muy pequeños deben conocerlos y aprender a valorarlos los antes posible. Además deben aprender a relacionarse con personas de todas las edades que no formen parte de su familia. Y también a todas aquellas con las que se crucen por la calle.

doberman

Si adquirimos a un ejemplar cachorro nos costará menos socializarlo y se adaptará más rápido al entorno. Un ejemplar joven aceptará y se acostumbrará a su familia rápidamente sin problemas desde el principio. E incluso no tardará en aparecer su instinto protector. Si es un ejemplar adulto y está socializado correctamente se encariñará enseguida. Pero si por el contrario se muestra desconfiado o le incomoda la presencia de las personas o niños tendremos un problema. Un ejemplar viejo le costará mucho más adaptarse.

También es importante socializarlos desde cachorros con los demás perros tanto de la casa como los de la calle. Debemos evitar y corregir cualquier conducta agresiva o violenta hacia otros perros. Las experiencias positivas que tengan de cachorros determinarán el futuro comportamiento que tengan de adultos. Si conseguimos un proceso de adaptación perfecto y completo a su entorno entenderá muchas situaciones como algo normal.

Adiestramiento del Dóberman

El Dóberman precisa de un entrenamiento muy cuidadoso y concienzudo, y debe desarrollarse en perfecta armonía. Requiere de un adiestrador que se comporte con ellos con honestidad, franqueza y fiabilidad. Deben ser los más claro posible en todo momento. Sus dueños deben tener un carácter equilibrado, tranquilo y saber llevarlo correctamente con autoridad y paciencia. De esa manera tendremos un perro seguro y obediente.

Son fáciles de adiestrar ya que son muy inteligentes y aprenden las órdenes con bastante rapidez. Además poseen una gran capacidad para razonar y siguen las órdenes de buen grado. No obstante debemos comenzar desde una temprana edad para obtener buenos resultados en su entrenamiento. Se recomienda comenzar a los 3 o 4 meses de vida para que aprendan las órdenes básicas.

Es importante no recurrir jamás al castigo físico o maltrato y que se puedan sentir acosado. Debemos ser firmes pero en ningún caso crueles. Suelen responder bastante bien con el método del refuerzo positivo. Esta técnica consiste en premiarles con cada acción o ejercicio que realicen correctamente. Los premios pueden ser desde gestos cariñosos y caricias a darles alguna chuchería o juguete que más les guste.

Los adiestradores de perros expertos aconsejan un adiestramiento de obediencia más que de protección. Es una raza muy protectora y adiestrarlos para ello puede derivar a que se incremente esa protección con mucha agresividad. No obstante se pueden adiestrar para pruebas de obediencia, de trabajo y de agility en los que son bastante eficaces. Incluso son excelentes para las exposiciones de belleza.

Entrenamiento

Los entrenamientos deben ser dinámicos y muy interesantes para mantener constantemente sus estímulos psíquicos. Es importante que tengan retos y ejercicios creativos y nuevos para evitar que se aburran. Juegos como por ejemplo de caza, búsqueda, rastreo, acuáticos, con otros perros, o saliendo a pasear por el monte. De lo contrario buscarán otras formas de entretenerse y nos costará trabajo que se centren en el entrenamiento. Y generalmente terminan adquiriendo un comportamiento destructivo.

Hasta que no cumplan los 18 meses de vida no se recomienda realizar un entrenamiento severo y estricto. Y nunca, bajo ningún concepto, debemos enseñarles órdenes agresivas o comportamientos para que ataquen.

Recomendaciones

No se recomienda a dueños primerizos ni inexpertos en la cría de este tipo de perros. Ya que si no se cría adecuadamente puede volverse neurótico.

Tampoco para aquellas personas que no dispongan del tiempo libre suficiente para dedicárselo. Ellos necesitan realizar bastante ejercicio y actividad diaria y necesitan sentirse dentro del núcleo familiar. Si no reciben la suficiente atención por parte de sus dueños se volverán miedosos, tímidos y mostrarán signos de nerviosismo. Como por ejemplo tiraran de la correa, ladrarán con el más mínimo ruido, se moverán de forma nerviosa, etc…

¿Es el Dóberman un perro agresivo?

En los comienzos de esta raza eran bastante agresivos y feroces, de hecho se crearon con ese propósito. Pero el Dóberman de hoy no es el mismo de hace 100 años. A través de una selección minuciosa se ha logrado corregir ese rasgo. En muy poco tiempo ha evolucionado muy rápido pasando de tener mala fama a ganarse la confianza y aceptación popular.

En la actualidad existen casos aislados de ataques de estos perros, pero la prensa suele hacerse eco de estas noticias. De ahí que en muchos países se consideren una raza de perros potencialmente peligrosos. Pero lo cierto es que si reciben cariño y una buena educación y socialización, no tienen por qué comportarse de manera agresiva. Es más su aspecto feroz, sus características físicas y su fama lo que les ha llevado a atemorizar a las personas.

En general no suelen atacar, pero si se les adiestra para que ataquen, lo harán y además agresivamente. Además también suelen desarrollar malos hábitos los ejemplares que viven abandonados y aislados en perreras o centros. También los que no reciben apenas atención suficiente o los que no confían en sus dueños. En definitiva, los que no se cuidan y se tratan adecuadamente.

Un Dóberman debe tener un carácter tranquilo, afable, cariñoso y dócil. Por lo tanto esta raza no es nada agresiva ni peligrosa, sino hay ejemplares mal adiestrados y educados.

El Dóberman cachorro

¿Cuánto tiempo dura el embarazo de una hembra Dóberman? El embarazo dura entre 58 y 62 días.

¿Cuántos cachorros puede tener? En una misma camada una ejemplar hembra Dóberman puede dar entre 5 y 14 cachorros. Dependerá de la salud, edad, y estado en la que se encuentre la hembra y también del macho.

¿Cuánto cuesta un Dóberman? El precio dependerá de varios factores. Como por ejemplo su pedigree, país donde lo compres, calidad del ejemplar, campeones en sus líneas, etc… No obstante un buen ejemplar vale entre 1000 y 1500 €.

Fotos Dóberman cachorro

Curiosidades

Hasta 1983, en Alemania, únicamente se permitía ejercer de juez del Dóberman a una mujer, y se llamaba «Margaret Bastable«.

La raza, además de estar reconocida por la FCI y AKC también la reconoce otros clubes caninos de todo el mundo. Como por ejemplo «The Kennel Club» (KC) que la clasifica como «guardian dog» (perro guardián). También está reconocida por la «Canadian Kennel Club» (CKC).

El ejército alemán utilizó a casi 6000 ejemplares de esta raza durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Por desgracia también es conocido por utilizarlos para vigilar los campos de concentración alemanes.

Debido a sus numerosas apariciones en el cine y en televisión han perjudicado su imagen considerablemente. Ya que generalmente suelen parecer como una fiera peligrosa atacando o como perros asesinos. Sin embargo, últimamente gracias a series como la estadounidense «Magnum» ha cambiado esta tendencia. En ella aparecen 2 ejemplares Dóberman llamados «Apolo» y «Zeus«, ambos muy inteligentes, dóciles y obedientes. Vigilan y protegen la finca de intrusos y sospechosos e incluso vigilan al propio «Thomas Magnum«.

25 Dóberman heroicos

En la guerra del pacífico de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y Japón protagonizaron la «Batalla de Guam«. Los marines estadounidenses junto a 60 ejemplares Dóberman llamados «Devildogs» (perros diablo) desembarcaron en la isla de Guam para conquistarla. Estaban adiestrados para detectar al enemigo, localizar minas, explorar cuevas y pozos y vigilar el campamento.

Durante la guerra en la isla de Guam, 25 ejemplares Dóberman murieron heroicamente. 14 en combate y 11 por accidente o enfermedad. Todos dieron sus vidas por los marines estadounidenses. Podían detectar la presencia de los japoneses a 2,5 km de distancia a través del olfato y oído. Con ellos nació la leyenda de «los perros diablos de la isla Guam«.

La leyenda comenzó una noche sobre las 3 de la madrugada en el campamento de marines americano. Un ejemplar llamado «Kurt» olfateó a los japoneses y dio la voz de alarma avisando a su criador. Gracias a él, el ejército estadounidense que hasta la fecha solamente había cosechado derrotas, logró una victoria. La batalla duró varias horas y el heroico Dóberman murió esa misma noche a causa de las balas de una ametralladora japonesa.

Estaban adiestrados para no ladrar y alertar de la presencia del enemigo a través de señales en silencio. Principalmente era con la cabeza y las patas. Un ejemplar llamado «Cappy» iba con su cuidador en cabeza patrullando cuando de repente se detuvo. Inmediatamente alertó realizando gestos la presencia de enemigos ocultos. Se trataba de un francotirador, el cual de un disparo certero acabó con la vida de «Cappy». Otro acto heroico que salvó la vida al pelotón de marines que estaba patrullando.

Siempre fiel

Las tumbas de los 25 perros caídos se quedaron allí marcadas con unas pequeñas lápidas blancas. El capitán veterinario William Putney inició una campaña en la década de los 80 para repatriarlos a Estados Unidos. En 1994, en el 50º aniversario de la batalla de «Guam», se inauguró un monumento de granito en su honor.

En él aparecen reflejados los nombres de los 25 ejemplares allí enterrados junto a una estatua de bronce de «Kurt». El primer ejemplar que murió en combate. En la estatua se puede leer el título de «Always Faithful«. Se traduce «siempre fiel» y hace referencia al lema en latín del Cuerpo de Marines: «Semper fidelis«.

Mito Nazi

Existe un falso mito o leyenda que dice que el Dóberman fue una creación de los nazis. Cuentan que el propio Hitler creó una raza de perros en un laboratorio. Supuestamente fue una especie de experimento genético fallido. Probablemente intentaban crear algún tipo de raza sanguinaria, feroz e implacable para usarla como un arma biológica. Y dio como resultado esta raza. Pero está más que demostrado que no lo crearon los nazis ya que esta raza existía mucho antes que ellos.

Mito del cráneo

Desde 1960 existe otro falso mito referente a su cerebro que les vuelve animales locos. Este mito, hoy en día, aún sigue latente en la sociedad. Supuestamente el cerebro de estos perros no para nunca de crecer o en algunos casos es más grande que el cráneo. Por eso se vuelven locos y se transforman en animales peligrosos y extremadamente agresivos.

Pero lo cierto es que esto no hay por dónde cogerlo. Con respecto a lo primero es matemáticamente imposible que el cerebro crezca continuamente. Si lo hiciera, causaría sin más remedio daños irreversibles y por supuesto la muerte del ejemplar. Con lo que no llegaría a producir ningún tipo de daño. Y con respecto a lo segundo no existe ningún estudio, prueba o evidencia científica que lo certifique. De hecho, ocupan el puesto número 5 de los perros más inteligentes del mundo.

Dóberman
5 (100%) 5 vote[s]

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer