Arnés

Arnés

El arnés es un accesorio que se utiliza cada vez más por la mayoría de los propietarios de perros. De hecho poco a poco están sustituyendo a las clásicas correas de toda la vida. Los arneses han evolucionado en estos últimos años y podemos encontrar diseños seguros, buenos, confortables y muy prácticos. En este artículo descubrirás sus ventajas y sus inconvenientes, sus inicios y los diferentes tipos de arneses que existen actualmente.

Historia del arnés

El arnés se creó inicialmente con el objetivo de ayudar a los caballos en las tareas de agricultura. Más tarde, se comenzó a utilizar para ayudarlos a tirar de carruajes. En aquella época se existían 3 tipos de arneses que se utilizaban con caballos para tirar y cargar. Estaba el arnés:

  • Cervical: El arnés cervical lo introdujo China en occidente en el siglo VIII y se extendió por toda Europa. Numerosas civilizaciones antiguas lo utilizaron principalmente en las caballerías de tiro y carga durante las conquistas. Existían dos variedades de estos arneses. El «arnés de seguir» que servía para combatir con lanza. Y el «arnés tranzado» que estaba atado con trenzas de cordones o recortador por alguna parte.
  • Pectoral: El arnés pectoral posiblemente llegó a la civilización romana por la expansión de los «Hunos». Se creó este tipo de arnés porque el cervical quitaba fuerza a los caballos para tirar.
  • Collera o de collar: El arnés de collera de forma ovalada también se extendió rápidamente por toda Europa. Este tipo de arnés se creó para el arrastre de cargas con un carro o arando la tierra. Ya que repartía todo el peso de la carga entre el cuello y los hombros. De esa manera los caballos podían arrastrar una mayor cantidad de peso ya que podían utilizar toda su fuerza. Se colocaba entre el cuello y las articulaciones de los hombros. En América era el arnés más utilizado ya que era más eficaz que los otros dos.

Arnés «Brollar»

Más tarde, surgió un cuarto tipo de arnés combinado para casos especiales llamado «Brollar«. Este término viene de la combinación de la traducción de pecho en inglés «breast» con «collar». El objetivo era juntar las características de ambos arneses (pectoral y collera). Se adaptaba al cuello y al hombro del caballo y era bastante cómodo. Además le permitía tirar con más fuerza y tener más libertad de movimiento en la articulación del hombro.

Actualmente este es el tipo de arnés más utilizado en caballos sobre todo en carreras y campeonatos.

Inicio del arnés en perros

El arnés para perros tiene su origen en los arneses que se crearon para los animales que realizaban funciones de tiro. Especialmente en los que se utilizaban en los caballos que tiraban de carruajes. A raíz de los diferentes tipos de arneses creados para estos, surgió el arnés para perros. Ya que los perros podían realizar una amplia variedad de funciones.

Los primeros arneses se utilizaron en perros de:

  • Guerra: Su primera utilización fue en perros destinados en tareas específicas combatiendo en las guerras. Durante la Edad Antigua se escogían los perros más corpulentos y con una gran fuerza. Y los utilizaban para combatir con los soldados en el campo de batalla. Más tarde, con los avances tecnológicos, comenzaron a utilizarse en las unidades de guardia y ayudantes de policía.
  • Trineo: También durante la Edad Antigua se creó un tipo de arnés para tirar de cargas o trineos. El Husky Siberiano fue la primera raza de perro que los utilizó para tirar de trineos por la nieve. Fue en Siberia (Alaska) aunque hasta finales del siglo XIX no se extendió el uso de los perros de trineo. En cambio, las primeras razas que utilizaron arnés para tirar de carros de carga fueron: Pastor Alemán, Rottweiler, perros suizos, etc…
  • Rescate: A partir de la Primera Guerra Mundial se comenzó a utilizar los arneses en perros de trabajo. Sobre todo en perros mensajeros y en perros de rescate.
  • Guía: Al finalizar la guerra aparecieron los primeros arneses para perros guía. Se crearon para guiar a los soldados que quedaron ciegos en la guerra.

Evolución del arnés

Como ya hemos visto anteriormente, el arnés para perros se creó principalmente para arrastrar cargas pesadas y transportar cosas. Desde tirar de carros y trineos hasta llevar mensajes, objetos, utensilios de rescate, etc… Además también se utilizaban en labores de rastreo. Y todo ello requería una continua adaptación y desarrollo de los diferente tipos de arneses. Sobre todo para proporcionar la máxima comodidad y libertad de movimiento en los perros.

Hoy en día, existen en el mercado una gran variedad de arneses que cumplen diferentes funciones. Reflectantes, de rehabilitación, para pasear, especiales para actividades acuáticas, de descenso para rescate, etc…

¿Collar o arnés?

En los últimos años el arnés para perros ha alcanzado mucha popularidad y cada día se utiliza con más frecuencia. Incluso los veterinarios recomiendas su uso ya que no le ocasiona ningún daño al perro. Entonces ¿Qué es mejor, el collar o el arnés? ¿Cuál es el más adecuado para un perro?

Sobre estas cuestiones existe un gran debate entre los defensores de utilizar collares y los que consideran mejor el arnés. Lo cierto es que el arnés es mucho más cómodo para ellos y les permite más libertad de movimiento. Además se controlan mucho mejor sobre todo en ciertas situaciones comprometidas. Y todo sin causarles ningún tipo de daño en el cuello.

arnes para perros

Pero ¿El collar evita los tirones de nuestro perro más que si llevara arnés? Pues lo cierto es que no. Aunque existe el mito de que los perros tienden a tirar más con los arneses que con los collares. En realidad, el perro que tiende a tirar, lo hará siempre independientemente si lleva un collar o un arnés. Muchos adiestradores y educadores caninos afirman que un perro que no esté correctamente educado tirará de la correa siempre.

Pero eso, el perro que tienda a dar tirones, si lleva un collar podrá hacerse daño en el cuello. Y además nos resultará más difícil y complicado manejarlo y tenerlo controlado. Mientras que si lleva un arnés no sufrirá ningún tipo de daño y nos resultará más fácil controlarlo. Sin embargo, por desgracia, hay mucha gente que todavía cree en este mito. Y considera que mediante un collar ahogando al perro y haciéndole daño, éste dejará de dar tirones.

Consejos

En ocasiones, los perros son muy testarudos y pueden llegar a acostumbrarse al dolor que les produzca la correa. Y aunque se ahoguen, siguen tirando con fuerza. Y podemos llegar, sin darnos cuenta, a ocasionarles daños en la tráquea, cuello y columna vertebral. Por eso se recomienda el arnés ya que es una manera suave de enseñarles a no dar tirones. Aunque o mejor para evitar estos problemas es educar a nuestra mascota a pasear correctamente.

La popularidad del arnés

Los arneses para perros se han puesto de moda en estos últimos años. Pero ¿Cómo ha logrado alcanzar esta popularidad? ¿Cómo ha surgido esta moda de utilizar los arneses para perros?

Pues podemos destacar varias razones por las que la mayoría de propietarios adquieren un arnés antes que un collar. Y es que un arnés es:

  1. Más estético, bonito, personalizable y viste bastante más que un collar. El poder destacar a nuestra mascota con una infinidad de opciones resulta muy atractivo para los amantes caninos.
  2. Muy cómodo y seguro para el perro. Hoy en día la mayoría de los modelos están hechos de materiales suaves y acolchados. De ahí que ofrezcan un mayor confort y seguridad para nuestra mascota.
  3. Proporciona más seguridad al dueño durante el paseo ya que se puede controlar con mayor facilidad.

Desde el punto de vista comercial son mucho más rentables que un collar ya que llevan más material. Contienen más tela, hebillas, se les puede acoplar accesorios, etc… Esto incrementa el precio y los beneficios.

Elegir el arnés adecuado

Es importante elegir correctamente el arnés adecuado para nuestro perro para que vaya lo más cómodo posible. Independientemente del color, forma y diseño personalizado debe reunir unos requisitos o características esenciales. El arnés idóneo debe:

  • Ajustarse y adaptarse correctamente al cuerpo del perro.
  • Dejar libre la zona de los hombros para que tenga una mayor libertad de movimiento.
  • No cruzarse en la parte de la espalda.
  • Ser cómodo y fácil de llevar. En las zonas donde ejerza más presión debe ser suave o ir acolchada.

En cuanto a la medida del arnés debemos elegir el modelo dependiendo del tamaño de nuestro perro. La medida debe ser perfecta para no causarles roces ni lesiones musculares y por eso existen diferentes tallas de arneses. Para saber qué tamaño es el adecuado debemos medirlo muy bien. Para ello, simplemente utilizaremos una cinta métrica de sastre y mediremos el diámetro del tórax. En algunos modelos también deberemos medir el diámetro de su cuello.

Si tenemos el caso que la medida se encuentra entre dos tallas, debemos elegir siempre la superior. De esa manera podremos ajustar bien las correas y adaptarlo mejor a su cuerpo. No debe quedar ni muy apretado ni demasiado suelto. Lo ideal es que pueda coger un dedo entre el arnés y el cuerpo.

Además, dependiendo del carácter y comportamiento de nuestro perro, necesitaremos que sea de un material más resistente. La calidad del arnés nos dará más garantías cuando tengamos que mantenerlo al lado nuestro en situaciones comprometidas.

Catálogo de arneses

Diseños de arneses para perros

Existen diferentes tipos de arneses en el mercado dependiendo de su utilización. Si miramos desde el punto de vista del diseño podemos encontrar 2 tipos o grupos según su forma. Por un lado el arnés en forma de «Y» y por otro el pectoral.

En forma de «Y»

También se conoce como «arnés finlandés/noruego» y es el más común y utilizado hoy en día. Se creó a raíz de la collera o arnés de collar de los caballos. Generalmente suelen estar hechas de cuero o nylon y existe una gran variedad de colores, formas, tallas y precios.

Están compuestas por unas tiras que rodean las patas y el pecho. Se abrocha en la zona de las costillas y no suelen rozar las axilas. La correa se engancha a una anilla o argolla situada un poco más abajo de los omoplatos. De esa manera, si el perro da un tirón, la presión se repartirá por el pecho y no sobre el cuello. Y al estar enganchado en la espalda nos permite controlarlo mejor y sin lastimarlo. Estos arneses son muy fáciles y sencillos de colocar. Se mete la cabeza del perro por la parte delantera del arnés y se unen los cierres a la altura de las costillas.

Este tipo de arneses actualmente se suelen utilizar en perros de tiro de trineo, rastreadores y en deportes de arrastre. El arnés-Y de arrastre de trineos se fija a la correa cervical en el tercio trasero del cuerpo del perro. La almohadilla de cada arnés se coloca en la parte de abajo del abdomen y pecho. Estas almohadillas se prolongan paralelamente a la columna vertebral. De esa manera resulta más cómodo y aumenta la fuerza de arrastre.

arnes en forma de y

Arnés-Y para paseo

También podemos encontrar modelos diseñados para pasear a nuestra mascota. En el arnés-Y diseñado para el uso cotidiano la correa se sitúa en el primer tercio delantero del cuerpo del perro. De esa manera se guiará con más facilidad. Además las cintas anchas amortiguan la fuerza y apoyan el tronco del perro. Por eso se recomienda que estas cintas estén acolchadas o forradas para aquellos perros muy mayores o con dificultad para andar.

No se recomienda almohadillas excesivas para utilizarlas durante el paseo ya que se ensucian con facilidad. En este caso se recomienda que sean desmontables para que sean cómodas de quitar y mantenerlas limpias. Aunque es complicado encontrar en el mercado modelos que lleven almohadillas cervicales desmontables.

Estos arneses se pueden utilizar en cualquier tipo de raza de perro. La mayoría de los fabricantes no suelen describir para que razas están o no recomendados. Se pueden usar para cualquier finalidad pero no se recomienda utilizarlos en perros guía.

Ventajas y desventajas

Este tipo de arneses tienen la ventaja de aprovechar todo el peso corporal del perro para arrastrar cargas pesadas. Gracias a su diseño pueden ejercer toda su fuerza muscular desde todo su cuerpo. Además, algunos modelos, incorporan acolchados en los cuales se pueden colocar elementos de visibilidad o cualquier accesorio.

Por otro lado, existen ciertos inconvenientes al utilizar este tipo de arneses. Uno de ellos es que puede resultar un poco molesto para nuestro perro la parte que va alrededor del cuello. Ya que esa correa no suele llevar forro y con los tirones puede producirles alguna molestia. También puede ocurrir que, por la forma de colocarlo, nuestro perro se resista o se niegue a ponérselo. En ese caso debemos pedir consejo a nuestro veterinario o acudir a un adiestrador canino para que nos ayude. Aunque posiblemente la solución sea cambiar de tipo de arnés.

El pectoral

Se denominan arneses pectorales porque llevan un peto. Viene de la traducción del inglés «breast strap harness» (arnés de la correa del pecho). Tienen su origen en la civilización sumeria y posiblemente lo desarrollaron los pueblos nómadas de las estepas. Como por ejemplo los ávaros (procedentes de Eurasia) y los húngaros (del este de los montes Urales).

Se cree que a través de la expansión de los Hunos llegó a la civilización romana y a la Cuenca de los Cárpatos. Más tarde se extendió por toda Europa que hasta ese momento en occidente utilizaban la collera para tirar de cargas. Los arneses pectorales los llevaban los animales de tiro y los caballos. Se ajustaban en los músculos del pecho permitiendo el movimiento de las patas y dejando libre la zona del cuello.

Los arneses pectorales para perros tienen dos correas arqueadas hacia el esternón uniendo las dos articulaciones del hombro. En ocasiones, puede ocasionar al perro problemas en la zona del esófago agobiándolo y ahogándolo durante el paseo. En los ejemplares que tengan el cuello corto deberán llevar como complemento fundas o almohadillas pectorales.

Al igual que ocurre con el diseño en forma de «Y» el diseño pectoral no especifica para que razas se aconseja. Aunque no se recomienda utilizarlos en perros con un determinado físico en deportes de arrastre de cargas específicos.

arnes pectoral

Consejos

Es importante que sea la talla correcta y se ajuste perfectamente al cuerpo del perro. Si está demasiado flojo podrá quitárselo y si está demasiado apretado la hebilla puede rozar con la articulación del codo. Además de seguir las instrucciones del fabricante (talla y ajuste) debemos prestar atención a la anchura del arnés.

También es muy importante y bastante práctico que las almohadillas sean desmontables. En algunos perros cuando saltan o levantan las patas delanteras la correa pectoral que apoya en el esternón puede subirse al cuello. El principal objetivo de los arneses es la protección de las venas del cuello y de los órganos respiratorios.

Por último, existen modelos arneses pectorales que tienen una estructura acolchada y otros no. La diferencia es que la acolchada protege la espalda de irritaciones por la hebilla de la correa.

Ventajas y desventajas

Lo mejor que tienen estos diseños es que son muy fáciles de poner y de ajustar. No llevan tanta hebilla ni elementos para ajustar como los arneses en forma de «Y». Le permite al perro más libertad de movimiento y algunos modelos vienen con una estructura acolchada. Además se puede montar almohadillas, etiquetas laterales y una correa con forma «Y».

Uno de los inconvenientes de este diseño es que la estructura acolchada puede resultar molesta en perros pequeños.

Combinación de ambos diseños

Existe un tercer tipo de diseño de arnés, la combinación del pectoral con el de en forma de «Y». Este diseño surgió para que durante el paseo, la correa pectoral se posicione en el pecho según los posibles impactos. Su inclinación en diagonal evita que se cargue la zona cervical del perro. Este tipo de arnés es único y para crearlo se realizaron cálculos físicos y trigonométricos en el año 2010.

arnes combinado idc

Este diseño se utiliza bastante en concursos de tiro y de velocidad. Podemos encontrarlos con la correa solamente o con una estructura acolchada. La correa pectoral tiene varios ajustes para poder adaptarla perfectamente según la talla del arnés del perro. Es ancha, rígida y se apoya en el esternón. De esta manera no puede deslizarse ni caerse permitiendo que se pueda mover perfectamente con total libertad. La zona cervical queda totalmente libre y la correa del cuello es suave y acolchada.

Ventajas y desventajas

Es importante ajustarlo perfectamente para que la hebilla no pueda molestar el codo del perro. Además si la correa del pecho no se ajusta correctamente o le está demasiado grande puede deslizarse hacia abajo. Estos arneses están diseñados para poder colocarles etiquetas laterales por encima y diversos complementos.

También tenemos unos inconvenientes a la hora de utilizar este tipo de arneses. Como por ejemplo que las almohadillas que van debajo del pecho se tienen que montar aparte. En perros que tengan menos de 10 kg es prácticamente imposible de colocarles lámparas. Y en perros entre 3 y 5 kg, al principio, pueden resultarles molesto pero con el tiempo lo llevarán más cómodo.

Estructura de los arneses

Los diseños de arneses que hemos visto anteriormente, pueden llevar una estructura acolchada o no. A la hora de adquirir un arnés no suele surgir numerosas preguntas como ¿Es mejor los arneses con estructura acolchada? ¿Influye en algo que sea o no acolchada? ¿Qué ventajas tiene un arnés acolchado de uno que no lo es?

Para comenzar debemos tener claro el concepto de acolchado en los arneses para perros. Y ¿Qué es el acolchado de un arnés para perros? Pues es una estructura en forma de manta que va sobre la espalda del perro cubriendo parte de ambos laterales. Realmente es una imitación a la típica silla de montar que llevan los caballos. Además es importante saber que no influye en la distribución de las cargas.

La estructura acolchada:

  • Permite fijar dispositivos y elementos como bolsas, elementos reflectantes, etiquetas, lámparas, etc…
  • Impide que estos accesorios dificulten el movimiento del perro y además que no estén en contacto directo con el cuerpo.
  • Está hecha por fuera de un material impermeable para protegerlo de la humedad y de la lluvia.
  • Por la parte interior que da al cuerpo del perro suele ser de algodón o de materiales suaves. Además la mayoría de los modelos son transpirables.
  • En los arneses combinados la estructura acolchada inclinada está unida a las correas cervicales del arnés-Y. De esa manera ayuda a distribuir la carga que reciben de la correa durante el paseo.

Además los arneses acolchados fortalecen la autoestima de aquellos perros que presentan inseguridad durante el paseo con correa. De ahí que se usen con bastante frecuencia en los refugios y las protectoras de animales.

Tipos de arnés para perros

Además de los diferentes tipos de arneses comentados anteriormente, existen varios tipos dependiendo de nuestras necesidades. Según su utilidad podemos encontrar arneses de paseo, si queremos disfrutar de un agradable paseo con nuestra mascota. De seguridad, si únicamente queremos llevarlo seguro en nuestro coche. Y de adiestramiento o anti tirones, si pretendemos corregir ciertas conductas no deseadas.

Arnés de paseo (tipo chaleco)

Estos arneses clásicos de paseo son muy comunes y se utilizan para dar paseos diarios a nuestra mascota. Suelen estar fabricados de un material transpirable. Su interior es muy suave y contiene una malla respirable que garantiza la ventilación del perro. Son ligeros, muy cómodos de llevar y bastante fáciles de poner y quitar. Se sujetan por la parte superior del lomo del perro.

Llevan un botón ajustable para poder adaptarlo perfectamente a nuestra mascota. Y también poseen un único cierre de plástico aunque, en algunos modelos, pueden llevar un cierre de velcro. Normalmente, en la parte del pecho y en la cruz suelen llevar un acolchado para proporcionarle comodidad, confort y seguridad. Llevan varias cintas que cubren perfectamente el pecho y las patas delanteras. En todos los modelos podemos encontrar diferentes tallas.

arnes de paseo

Se pueden utilizar en cualquier tamaño y raza de perro. Aunque se recomienda utilizarlos en perros calmados y correctamente educados. También en aquellos que estén acostumbrados a pasear tranquilamente por la calle. No obstante, con el arnés de paseo clásico, podemos salir a pasear, correr, trotar, jugar y realizar cualquier actividad con nuestro perro.

Novedades

Recientemente ha salido al mercado el arnés de tres puntos o de seguridad. Estos arneses son ideales para perros lebreles como los galgos o podencos que poseen una anatomía peculiar. A ellos no les vale cualquier arnés y requieren de uno que tenga una mayor sujeción. Ya que cuando se asustan tienden a retroceder hacia atrás y pueden escaparse fácilmente. Este arnés es parecido al de «Y», solo que tiene una tira adicional que rodea el abdomen del perro. Esta tira es la que evita que el perro pueda escaparse cuando intente recular.

También podemos encontrar arneses de seis cierres con micro regulación. Son ergonómicos, suaves, acolchados y suelen venir en tres tamaños. Llevan bandas reflectantes para mayor visibilidad por la noche y un asa en la parte superior. Son ideales para hacer senderismo y excursiones y para perros de carreras.

Accede a nuestro catálogo de arneses de paseo (tipo chaleco)

Arnés de seguridad

Los arneses de seguridad se utilizan para transportar de forma segura y cómoda a nuestro perro en coche. Estos cinturones de seguridad están hechos de un material resistente, duradero y seguro, generalmente de nylon. Además aguanta las mordeduras y los tirones de perros de gran tamaño perfectamente.

La correa se ajusta cómodamente en los asientos traseros del vehículo para evitar que salga despedido en caso de frenada. Dependiendo del modelo la correa puede extenderse entre los 40 y 70 cm, aunque algunos modelos pueden extenderse más. La lengüeta o pestaña del arnés es compatible con la mayoría de los vehículos. No obstante se recomienda comprobar el tamaño y la compatibilidad de la hebilla antes de adquirirlo.

arnes de seguridad

Con este tipo de arnés nuestra mascota puede ir en cualquier coche sentada, acostada e incluso de pie. Evitaremos distracciones mientras conducimos y estaremos tranquilos de que no salten por la ventana ni a los asientos delanteros. Además evitaremos posibles sanciones al llevarlos correctamente atados según la normativa.

Estos arneses de coche para perros son fáciles de usar y poseen un broche giratorio de 360 grados. De esa manera evitamos que el perro se enrede con la correa. Algunos diseños llevan costuras reflectantes para la conducción nocturna.

Accede a nuestro catálogo de arneses de seguridad

Arnés de adiestramiento (anti tirones)

Los arneses anti tirones, también conocidos como «anti tiro» se han puesto de moda en estos últimos años. Se utilizan para educar y adiestrar a nuestro perro a pasear al lado nuestro sin dar tirones, correr ni saltar. No obstante no enseña ni evita por sí solo a nuestro perro a pasear correctamente. Sino que ayuda en su aprendizaje a no tirar de la correa constantemente. Además no les causa asfixia, ahogamiento ni ningún tipo de dolor.

El sistema es muy sencillo, cuando tire de la correa, el arnés se cierra ligeramente por la parte delantera. Con este diseño se limita el movimiento de sus patas delanteras y se consigue evitar tirones bruscos. Si intenta salir corriendo el arnés lo evitará desplazando toda la fuerza del perro hacia un lado.

arnes anti tirones o anti tiro

La correa se engancha a una argolla situada en la parte delantera del perro (en el centro del pecho). Aunque hay algunos modelos que se enganchan en la zona de la cruz. Tienen varias tiras de nylon cruzadas horizontalmente por el pecho. Pueden ser anchas o estrechas y se cierran rodeando el cuerpo. En algunos modelos llevan un único cierre de plástico y en otros varios cierres en las distintas partes del collar.

Tipos o modelos

Dentro de los arneses de adiestramiento existen diferentes tipos o modelos dependiendo de su forma:

  • Forma de «X»: Se denomina de esa manera por su forma y es el más recomendable para perros que tiran de la correa. Cuando dan tirones el arnés tensa la zona del cuello y la zona axilar.
  • Forma de «H» o arnés sueco: También denominado «estilo romano«. Se recomienda para aquellos perros que tiran con mucha fuerza de la correa. Se sujeta por la mitad de la espalda para distribuir la fuerza por todo su cuerpo. De esa manera no sufre el cuello ni los hombros del animal.

Recomendados para…

Estos arneses son aptos para todo tipo de caninos (tímidos, activos, nerviosos, inquietos, miedosos, etc…). Están recomendados para perros en fase de aprendizaje y para adultos que siguen dando tirones de la correa. Con ellos aumentaremos la comunicación con nuestra mascota, reduciremos los tirones y los paseos serán más agradables.

Son muchos los expertos caninos que consideran que utilizando este tipo de arnés el perro da menos tirones. Y también que la intensidad y la fuerza con la que tiran es menor que utilizando la correa. Independientemente de si es cierto o no, está demostrado que el arnés es menos dañino que la correa. De ahí que la gran mayoría recomienden su uso en perros que no saben pasear correctamente.

No obstante debemos controlar el uso prolongado de estos arneses. Ya que si continua dando tirones y no conseguimos enseñarle podemos causarles lesiones físicas. Las más comunes son distensiones musculares, contracturas y dislocaciones.

Accede a nuestro catálogo de arneses de adiestramiento

Otros tipos de arneses

La mayoría de los arneses están hechos de nylon ya que son muy suaves, cómodos y resistentes. Además se pueden lavar fácilmente. También pueden llevar una estructura acolchada que puede ser de neopreno, poliéster o nylon. Este acolchado ofrece mayor comodidad y protección. O incluso existen arneses con luces para tener mayor visibilidad por la noche. No obstante, independientemente de estos materiales, en el mercado podemos encontrar otros tipos de arneses como el arnés:

  • De trabajo: Estos facilitan a determinadas razas de perros de trabajo a realizar sus funciones con mayor seguridad. Como los ovejeros, labradores y pastores alemanes. Estos suelen ir acolchados en la zona del cuello, pecho y la cruz para evitar rozaduras y lesiones. Existen varios tipos de arneses de trabajo para las diferentes actividades y tareas que puedan desempeñar. Como por ejemplo para perros policía, perros guía, de rescate, canicross, etc… Para poder utilizar estos arneses se recomienda consultar a un experto para que nos recomiende el adecuado.
  • Para soporte de cadera: Ayudan a caminar a perros con displasia de cadera o problemas neurológicos. Les aporta confianza y seguridad a sus patas traseras.
  • De apoyo asistido: Incluye un arnés para el propietario para evitar que lleve todo el peso en sus brazos. Además también le ayuda a dirigirlo durante el paseo. Es ideal para perros ancianos o con problemas de movilidad.
  • De descenso y transporte: Se utilizan para rescatar perros que hayan sufrido lesiones en lugares difíciles de acceder. Pueden ir suspendidos por el aire y transportados de forma segura sin producirles más daños.
  • Tipo noruego: Es una mezcla entre el arnés de «Y» (igual material, nylon) y el tipo Julius (la misma forma y sujeción). No son muy conocidos.

Tipo Julius K9

Este tipo de arnés se ha puesto de moda últimamente y son los más populares y demandados. Se utilizan tanto para pasear como para realizar cualquier actividad o deporte. Están formados por un gran acolchado que cubre la espalda y los lados del perro. Tienen una tira que cruza el pecho de forma vertical y se cierra por debajo de la barriga. A través de una argolla situada encima de la espalda se engancha a la correa.

Funcionan igual que los arneses en forma de «Y». Además suelen tener un asa junto a la argolla para poder controlarlo con mayor precisión. Se pueden personalizar fácilmente con parches ya que los laterales contienen velcros.

Accede a nuestro catálogo de arneses tipo Julius K9

Arnés
5 (100%) 1 vote[s]

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer